in

Sin acuerdo con el ejido

Ejidatarios de Halachó en la zona de trabajos para el Tren Maya

Fonatur pide alto al bloqueo en un área de Halachó

A tres días de que un grupo de 30 ejidatarios de Halachó mantiene bloqueadas las obras del Tren Maya en ese municipio, en los límites de Yucatán con Campeche, los inconformes han recibido la presencia de la delegada de la Procuraduría Agraria en la entidad, Rita Candelaria Chuil Gómez, y ayer viernes de una representación del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Éste los exhortó a encauzar sus demandas por los canales legales adecuados y permitir que las obras continúen, lo cual rechazaron.

Los quejosos argumentaron que para que eso ocurra es necesaria la destitución del comisario ejidal Fabián Yerves Huchin, la rendición de cuentas sobre los montos pagados al ejido por 27.05 hectáreas entregadas al proyecto federal y un nuevo avalúo de las tierras.

Representados por Fernando May Sosa, los inconformes refieren que los ejidatarios no han dado su permiso para vender las tierras, toda vez que aseguran el comisario ejidal pactó la venta de las mismas sin el visto bueno de la asamblea.

Además, acusan a sus autoridades ejidales de haber aceptado un precio muy bajo por cada hectárea cedida comparado con los montos pagados por tierras en los vecinos municipios de Becal, Campeche y Maxcanú.

Entrevistado vía telefónica, el señor May Sosa señaló que hasta ahora el bloqueo de las obras se ha llevado de manera pacífica. Aunque se han tenido acercamientos con la Procuraduría Agraria y Fonatur.

En ambos casos se les ha solicitado encausar sus demandas por la vía legal, cosa que se ha rechazado porque los inconformes ponen como condición a la libración de las obras la destitución del actual comisario ejidal, la rendición de cuentas y un nuevo avalúo de las tierras por las que, se dijo, se ha pagado muy poco.

El entrevistado comentó al Diario que la representante de Fonatur, cuyo nombre no fue proporcionado, les hizo ver que parar las obras podría tener consecuencias hacia quienes protestan, ya que el asunto debe ser atendido por los canales legales al ser evidente que el problema está al interior del ejido y no compete al proyecto.

May Sosa le hizo ver que ahora los ejidatarios ponen las condiciones para que continúen los trabajos, ya que están ocupando tierras que aún pertenecen al ejido y no han otorgado su permiso para trabajar en ellas.

“Estamos cansados de esta situación, parando las obras es como nos están haciendo caso y llegan hasta aquí para pedirnos que dejemos a los obreros trabajar y lo que se tenga que atender al interior del ejido se haga por caminos legales. Ya vimos que no funciona”, expuso.— Emanuel Rincón Becerra

Acusan mal proceder

“Ya vimos que no funciona porque el comisario Yerves Huchin hace las cosas a espaldas de los ejidatarios, crea asambleas falsas y no vela por el interés de todos por igual”, apuntó.

“Somos muy claros: liberaremos las obras cuando las autoridades agrarias convoquen a una asamblea ejidal para la destitución del comisario, (se cumpla) la rendición de cuentas de los recursos entregados por Fonatur por las hectáreas entregadas al proyecto y se realice un nuevo avalúo de las mismas”.

Como hemos informado, la presunta opacidad con que se ha manejado en el ejido el tema de las tierras entregadas al Tren Maya ha detonado este conflicto.

A la par, hay problemas en el padrón de ejidatarios que consta de 1,825 nombres, pero que en años no ha sido depurado o actualizado, lo que significa que cerca de dos terceras partes de quienes ahí aparecen ya fallecieron y existen por lo menos 70 nombres repetidos.

Esto hace suponer a los inconformes que el número real de ejidatarios es de alrededor de 700.

Los ejidatarios que mantiene bloqueadas las obras también denunciaron el saqueo de los sitios arqueológicos que hay en los alrededores de la zona de trabajos.

Ellos aseguran que de ahí se han extraído diversas piezas cuyo paradero se desconoce.

Los alrededores del trazo ferroviario poseen una amplia riqueza de montículos y basamentos mayas prehispánicos que muchos conocen, pero no han sido intervenidos; ahora con el uso de drones para ubicarlos y maquinaria pesada para arrasarlos, estos espacios son saqueados y con esto los “tesoros” que sus ancestros dejaron a sus descendientes.

 

De un vistazo

Recurso extraordinario

Los representantes de Fonatur se marcharon sin llegar a un acuerdo con los inconformes, pero la funcionaria que encabezó la representación del Tren Maya les hizo ver que hay un recurso pendiente por entregar al ejido e incluso se habla de un recurso extraordinario, esto debido a los espacios que ocuparía un puente del proyecto que, al parecer, no estaba considerado que atravesara por estas tierras.

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Desarrollan parche contra el Covid

Alistan su tumba