in

Sin rumbo ni proyecto

Preparativos en el Zócalo capitalino previo al informe que hoy realizará el presidente Andrés Manuel López Obrador

La gestión de López Obrador, con pocos logros

En sus primeros siete meses de gestión, Andrés Manuel López Obrador, quien celebra hoy un año de su triunfo en las elecciones, ha dado muestras de que no tiene claro un proyecto de Nación que sea capaz de sacar adelante contra viento y marea, opina el analista Othón Baños Ramírez.

“Se ve muy errático, como que ha caído en una especie de pragmatismo político, como se puede ver en sus conferencias mañaneras, en las que va resolviendo algunas dudas, va sembrando otras nuevas y con eso va conformando algo así como la agenda política nacional”, señala el investigador y catedrático de la Uady.

Las “mañaneras”, dice, cobran importancia al calor de los hechos inmediatos, de lo que está ocurriendo, de lo que él puede visualizar a corto o mediano plazo en términos del período presidencial, o sea, de aquí a seis meses a lo sumo.

Al doctor Baños Ramírez le parece que por ese tipo de decisiones, de comportamientos, hay una parte de la población que está empezando a dudar de que el Presidente sea capaz de gobernar de una manera más organizada, un poco más con visión de mediano y largo plazo, con un proyecto bien pensado y bien definido.

El pueblo bueno

López Obrador justifica esta errática forma de conducir al país con el argumento de que él gobierna para el pueblo, para SU pueblo, con el que, efectivamente, ha logrado mantener una relación, señala el investigador. “Es en ese sentido como se puede explicar por qué algunas cuestiones que parecen importantes para la mayoría el Presidente las trata con cierto desprecio. Así ha sido, por ejemplo, con las guarderías, la extinción de dependencias y otros muchos temas que ha tratado de una manera despectiva, porque él únicamente toma como referencia a ese que llama SU pueblo”.

Especialistas políticos encuentran en ese estilo personal muchos elementos que asocian con el perfil del gobernante populista. “A mí me parece que sí tiene rasgos populistas, porque en nombre de Su pueblo no gobierna para la ciudadanía y ha hecho a un lado a la sociedad civil organizada”.

No se ha dejado acompañar, no pide que lo acompañen, siente que todas las OSC están manipuladas, que son corruptas y con esos calificativos ha señalado en varias ocasiones que no quiere nada con la sociedad civil organizada, solo con Su pueblo, comenta. “Y Su pueblo es aquel que le aplaude, que le levanta la mano, que le festeja sus ocurrencias.

Cuestionamientos

“Francamente eso es lo que hemos estado viendo en estos meses. Un comportamiento con el que una porción importante de la clase media no está de acuerdo”.

Y es que la clase media, sobre todo, está resintiendo ese estilo de gobernar porque percibe que hay un efecto negativo en su bolsillo, señala el investigador. Estamos viendo que el crecimiento económico, que según él mismo no tardaría en enderezarse, no levanta y no parece que vaya a levantar: todos los pronósticos apuntan a que este año el PIB del país crecerá 1% cuando mucho.

“Y tampoco se ve que alguien diga: ‘Bien, una vez superado el difícil primer año de gobierno el siguiente tendremos un crecimiento de 2%, después del 3%…’, no se ve esa proyección. Todos los expertos son pesimistas”.

Frentes abiertos

“Nadie, creo, puede sacar un balance positivo, es un recuento que tiene más oscuros que claros”.

El doctor Baños aborda también el tema de la política exterior, en la que tiene muchos frentes abiertos, como el caso de los inmigrantes, en el que México se ha convertido de facto en el “tercer país seguro” y se comprometió a controlar el flujo. “Está haciendo exactamente lo que exigió Trump, aunque con eso México pierda soberanía”.

“México es económicamente dependiente de los Estados Unidos y eso es una debilidad para el país, pero no veo cómo el gobierno esté reaccionando a esa posición de inferioridad más que con sumisión. No está poniendo las bases para que ese tipo de cosas no vuelvan a ocurrir en el futuro”.

Sin leyes

En la misma línea de interpretación, el catedrático de la Uady señala que López Obrador está decidido a pasar por encima de los grupos de la sociedad civil, periodistas, empresarios, leyes, porque los ve como obstáculos que lo que siguen la línea y la lógica de sus enemigos políticos. “Entonces, al ponerlos a la misma altura que sus enemigos tiene derecho a pasarles por encima, incluso si sus actos caen en el terreno de la ilegalidad”.

“Por todo esto, es difícil sacar algo positivo del desempeño del Presidente en estos siete meses”, insiste. “Y no estoy con los que piensan que hay que darle más tiempo. No es cuestión de tiempo, es más, creo que van a ir apareciendo cada vez más inconsistencias”.

Como todo el país es testigo, el Presidente ha caído en posturas antagónicas incluso con sus funcionarios, sus secretarios dicen una cosa apegados a los datos oficiales y él les enmienda la plana con sus “otros datos”, esto ha llevado a que pocos de los integrantes de su gabinete se atrevan a dar opiniones.

López Obrador no ha sido capaz de darle un rumbo claro y consistente al país. Su proyecto lo divide internamente y lo aísla del exterior, señala. “México es hoy un país globalizado que está siendo gobernando con una política local”.

Como el avestruz

Tampoco se puede decir que haya priorizado la educación, se extiende el doctor. Ya que se enfrentó a la inercia que traía la reforma educativa y la apagó, hizo a un lado el tema educativo, lo abandonó.

“Nadie puede decir que el gobierno de López Obrador le esté apostando a la educación como una palanca de desarrollo, como tampoco lo está haciendo en el ámbito de la ciencia, de la investigación, de las universidades”.

“El apoyo a la ciencia ha sido recortado, pese a que desde hace años ya era muy bajo, a algo así como el 0.5% del porcentaje del PIB, tres veces menos que lo recomendado por la OCDE. No está gobernando para que México sea un país globalizado, fuerte, con presencia en la arena mundial”.

“Hoy estamos metiendo la cabeza en el agujero, como el avestruz, para ignorar que existe algo allá afuera”.— Mario S. Durán Yabur

Hallan derroche de recursos en el sector salud

“Medalla” para Mérida