in

Sospechosa finalidad al crear dos empresas por quien impulsa polémica obra

Terrenos de Cordemex

La compañías se instituyeron con el capital mínimo

Siete meses antes del primer anuncio de la construcción del Estadio Sostenible de Yucatán, que se hizo el 9 de septiembre de 2020, César Esparza Portilla, el empresario norteño que impulsa esa obra, creó en Mérida dos empresas específicamente para ese objetivo, con un capital social mínimo de 100,000 pesos cada una y en donde él aparece como el principal dueño, con el 99 por ciento de las acciones.

Como hemos informado, Esparza Portillo, que promueve la edificación de los estadios sostenibles de Yucatán y de Verona, Italia, nunca ha hecho un estadio y tampoco tiene antecedentes sólidos en ese ramo.

El 31 de agosto, cuando se anunció el lugar donde se construiría el estadio, Esparza Portillo se presentó como presidente de la empresa Juego de Pelota Inc, con supuestas oficinas en Nueva York, que se formó, como también ya publicamos, dos años antes que esas dos compañías, en marzo de 2018, en el estado de Delaware, considerado uno de los principales paraísos fiscales y del offshore de Estados Unidos.

Hasta ahora se desconoce el capital social de esa compañía norteamericana y el nombre de los otros accionistas que acompañan a Esparza Portillo, la persona a quien el gobierno del estado está punto de venderle el codiciado terreno donde funcionó la Normal Superior, en el norte de la ciudad.

Empresas

Las dos empresas que César Esparza abrió en Mérida, cuyos directivos tampoco tienen experiencia en la construcción de estadios, son Juego de Pelota México, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable y Estadio Sostenible de Yucatán, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable.

Ambas compañías se formaron el 12 de febrero de 2020, ante el corredor público Gerardo José Rodríguez Villamil, con un capital social mínimo de $100,000, equivalente a igual número de acciones.

Esparza Portillo posee el 99 por ciento de las acciones en las dos empresas y el resto está en manos de José Antonio Téllez Castellanos.

Como presidente de la sociedad se nombró al propio Esparza Portillo y como secretario a Téllez Castellanos. En la tesorería quedó Miguel García Mercado y como comisionado del órgano de vigilancia, Miguel Ángel Aguilar Hernández.

Las dos empresas tienen casi los mismos objetivos sociales, entre ellos, la comercialización, edificación, urbanización y mantenimiento de todo tipo de obras de ingeniería y arquitectura ya sean de carácter público o privado.

También la venta de alimentos, bebidas alcohólicas, souvenirs, prendas de vestir, recuerdos, y cualquier otro objeto promocional comercializable en el estadio, así como ejecutar toda clase de desarrollos inmobiliarios, incluyendo complejos sociales, comerciales y deportivos. Igualmente, adquirir, rentar, operar, concesionar y disponer en cualquier forma permitida por la ley, terrenos, estadios deportivos, palcos, asientos, locales comerciales, restaurantes, hoteles, almacenes, oficinas, museos, estacionamientos, parques, transporte, representaciones, etcétera.

Entre los objetivos de estas dos sociedades figuran también adquirir, formar, organizar, explotar, contratar, representar y tener participaciones, acciones o intereses en toda clase de equipos deportivos, así como tramitar y manejar apoyos económicos gubernamentales ya sean municipales, estatales o federales.

José Antonio Téllez Castellanos, el socio minoritario de las empresas de Esparza Portillo (posee apenas el uno por ciento de las acciones de ambas compañías), fue el encargado de presentar por primera vez el proyecto del Estadio Sostenible, el 9 de septiembre de 2020, junto con el gobernador Mauricio Vila Dosal. (También estuvo el 31 de agosto, junto con Esparza Portillo en la nueva presentación del proyecto, cuando se anunció la ubicación).

En esa ocasión, Téllez Castellanos dio los detalles de la obra, en su carácter, dijo, de director operativo de Juego de Pelota Inc y de director de Estadio Sostenible de Yucatán, S.A.P.I. de C.V.

Te puede interesar: Disputa jurídica por la compra de dos hoteles en la zona de Chichén Itzá

Éste es un empresario oriundo de Ciudad de México que vive en Mérida desde hace algún tiempo. No tiene, empero, ninguna experiencia en la construcción de estadios. Según los datos obtenidos por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, trabajó varios años en Walmart y aquí se ha dedicado a distintas actividades comerciales.

El comisario del órgano de vigilancia de las empresas de Esparza Portillo, Miguel Ángel Aguilar Hernández, un ex directivo de Diretec, una compañía de mercadotecnia en universidades, de la que Esparza es socio, hace las funciones de Téllez Castellanos en Verona. Allí, Juego de Pelota Inc ha anunciado sus planes para la construcción de un moderno estadio de fútbol, parecido al proyecto del estadio de Mérida, con el apoyo de una parte del ayuntamiento y del dueño del equipo local, Hellas Verona Fútbol Club, pero hasta ahora no se ha hecho nada.

Como ya informamos, César Esparza ha dicho que también tiene planes para levantar un estadio para los Tigres de Monterrey, aunque ese proyecto sigue atorado.

Experiencia y capacidad

No obstante estos antecedentes, en septiembre de 2020, el secretario de Fomento Económico y del Trabajo, Ernesto Herrera Novelo, cuando se refirió a los empresarios del nuevo estadio, resaltó que éstos tenían la experiencia y capacidad suficientes y que estaban detrás de los estadios de Verona y Monterrey.

Al tratarse de un proyecto que involucra bienes públicos, llama la atención que hasta ahora Esparza Portillo no haya publicado avances del proyecto final —solo ha mostrado renders (imágenes virtuales)— ni tampoco haya dicho de dónde saldrá el dinero para la obra.

Herrera Novelo informó en 2020 “que los inversionistas son de Estados Unidos comandados por la empresa Juego de Pelota Incorporated, ubicada en Nueva York”, que, como ya dijimos, está registrada en Delaware, uno de los paraísos del offshore.

Empresas nuevas

César Esparza Portilla, el empresario norteño que impulsa el Estadio Sostenible de Yucatán, creó en Mérida dos empresas específicamente para ese objetivo

Nombres

Las dos empresas son Juego de Pelota México, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable y Estadio Sostenible de Yucatán, Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable.

Objetivos sociales

Tienen casi los mismos objetivos sociales, entre ellos, adquirir, formar, organizar, explotar, contratar, representar y tener participaciones, acciones o intereses en toda clase de equipos deportivos, así como tramitar y manejar apoyos económicos gubernamentales ya sean municipales, estatales o federales.

Lee: El promotor del Estadio Sostenible de Yucatán nunca ha hecho una obra de ese tipo

Calor y posibles lluvias para hoy en Yucatán

Dos reacciones ante la vida