in

Suman ocho feminicidios

Diligencias por los hechos del viernes pasado

Se necesita dinero para que se haga justicia, lamentan

Con el asesinato de Teresa Vega Cuéllar, el pasado viernes, ya se han cometido ocho feminicidios en la entidad, según un reporte del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en Yucatán.

El primero ocurrió el 19 de febrero en la colonia Santa María Chuburná, donde una joven de 20 años fue acuchillada por su pareja.

El mismo organismo ha registrado, de enero a la fecha, 17 feminicidios en grado de tentativa.

Adelaida Salas Salazar, representante local del Observatorio, afirmó que en el estado no hay medidas de protección efectiva para las mujeres.

“En Yucatán no lo hay, y lo puedo decir, porque acompaño diariamente a las víctimas de violencia que corren peligro”, señaló la activista al Diario.

Tras señalar que en el estado sí hay leyes y que se ha trabajado de manera abierta con la diputada Milagros Romero Bastarrechea para mejorarlas, éstas no sirven porque no se llevan al cabo. Mencionó que mujeres a las que han intentado matar no cuentan con protección.

“Hemos tenido que llegar a los amparos como el caso de Greta (Martínez Corona) que ahorita llegaremos hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque no es posible que requieras a un elemento que te cuide porque te pueden matar y te den únicamente rondines, y que esos rondines aparezcan cuatro horas después”.

Como con Greta, añadió, a muchas les ha preguntado si tienen medidas de protección y le contestan: rondines. “Solo rondines, cuando su vida corre peligro”.

La activista, quien también contaba con protección porque ha recibido amenazas de muerte por su labor de acompañamiento a mujeres víctimas de violencia, y se le retiró con el pretexto de la pandemia, recalcó que no hay medidas efectivas.

“Los rondines no son suficiente para nada. Necesitamos más elementos que pudieran resguardar la vida de las mujeres cuando se mandatan las medidas de protección, que pudieran ponerles guardias, ponerles botones de pánico”.

En ese sentido, dijo que ojalá algún día en Yucatán en lugar de comprar camionetas blindadas o hacer obras que no sirven para nada, se pudiera contar con el botón de pánico para víctimas.

“Imagina que esta muchacha (Teresa) hubiera tenido uno, y que cuando vio que se bajaron esas personas hubiera podido apretar ese botón. En ese momento hubieran llegado muchos elementos a auxiliarla”.

Adelaida Salas indicó que lo tratarán de impulsar con la nueva Legislatura. “Aunque para eso se requiere dinero, para que haya protección se requiere dinero, para que se cumpla la ley y se haga justicia a las mujeres se requiere dinero”.— IVÁN CANUL

Por otro lado, mencionó que una de las cosas que se puede hacer para apoyar a las mujeres víctimas de violencia es poner en puestos públicos a gente capaz y sensible en el tema.

“Estamos hablando de niñas y de mujeres, no de simples estadísticas. Aunque sea solo una, es una mujer, es una niña, es una familia rota, es una mujer que deja hijos, hermanos, hermanas…”.

También dijo que falta, primero que nada, prevención y luego aprehensión, sanción y erradicación.

Habla activista

“Si cuando menos pudiéramos manejar la prevención, que las niñas conozcan cuando están viviendo una relación violenta en el noviazgo y que no es normal que le digan: quítate esta falda, no hables con tus amigos o no te pintes… cuando reconozcan que están iniciando una relación con una persona violenta que puede llegar a un feminicidio, eso sería un avance”, dijo Adelaida Salas.

Mujeres sin protección

Dulce María Sauri Riancho

Dulce María Sauri: Negociar no es perverso