in

Nueva sanción al notario Carlos Goff Rodríguez

Entrevista al notario Carlos Goff Rodríguez.

Incurrió en falta de honradez en un caso, subrayan

Por considerar que incurrió en “una grave falta de probidad y honradez con la que debe conducirse en el ejercicio de su encargo”, la Consejería Jurídica del gobierno del Estado acordó suspender en el ejercicio de sus funciones por un período de 180 días naturales al notario público Carlos Tomás Goff Rodríguez.

La sanción está relacionada con un caso en el cual, según se señala, el fedatario omitió notificar a las partes interesadas la revocación de un poder. Al no hacerlo, éste se siguió usando para operaciones por las cuales aquél cobró honorarios.

“La omisión del abogado Carlos Tomás Goff Rodríguez vulnera los principios de veracidad y legalidad a los que deben estar sujetas las actas notariales o las escrituras públicas…”, indica la resolución de la Consejería.

La institución advierte de “una franca transgresión al artículo 100 de la Ley del Notariado del Estado de Yucatán” con esa conducta.

Hasta el viernes pasado, último día hábil de la semana, no se había publicado en el Diario Oficial del Estado la resolución de la autoridad, que está respaldada por un dictamen de la Comisión de Honor y Justicia del Consejo de Notarios.

Es la segunda vez que la Consejería Jurídica impone una sanción similar al abogado Goff Rodríguez. La anterior se anunció el 17 de enero de 2019, cuando el notario fue vinculado a la mafia inmobiliaria que opera en Yucatán. Sin embargo, el sancionado recurrió a la justicia federal y el 29 del mismo mes fue reinstalado por disposición del Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del 14o. Circuito, con sede en Mérida.

Un año después, el 30 de enero de 2020, el Juzgado Quinto de Distrito en Yucatán acordó que no ampara ni protege al notario contra actos que él atribuye al Congreso del Estado, al gobernador y al consejero jurídico.

El notario recurrió de nuevo al Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del 14o. Circuito y el caso está en revisión, con el expediente 122/2020. Por tanto, esa primera sanción no está firme aún.

La nueva suspensión ordenada contra Carlos Goff, titular de la Notaría Pública 97 con residencia en Tekax, se deriva de una queja que interpuso Fany Mercedes Ancona Cituk de Montalvo ante el Consejo de Notarios el 27 de diciembre de 2019.

Según el relato de la denunciante, todo comenzó cuando acudió con los abogados Ángeles Ortiz Ordaz y Pablo Héctor Bolio de Ocampo para solicitarles asesoría porque su hijo Javier Ricardo Montalvo Ancona, quien reside en Estados Unidos, dejó de proporcionarle a ella y a su esposo, Javier Montalvo Mena, dinero para su sustento después de que los persuadió de que le donaran dos propiedades.

Los abogados, quienes se ostentaron como notarios según dice la señora Ancona Cituk, le preguntaron a ésta si tenía algún documento para solicitar alimentos. La aludida respondió que ella y su cónyuge tenían un poder general para asuntos judiciales suscrito ante el notario número 3, René Alberto Martínez López, y firmado por su hijo Javier.

Los litigantes le aseguraron que podían recuperar sus propiedades mediante la donación de una y compraventa de la otra.

La donación se hizo a favor de Fanny Lucely Montalvo Ancona, hija de la pareja. Los abogados fijaron precios de sus honorarios, que les pagó de inmediato la donataria, y se acordó que las escrituras se firmarían ante el notario Goff Rodríguez.

En otro lugar de esta misma página abundamos en los pormenores de este caso.

Grabaciones

Según el expediente, la denunciante entregó una memoria USB con grabaciones de conversaciones del notario, que presuntamente muestran que éste “acepta tácitamente haberse puesto de acuerdo” para actos contra sus clientes.

Querían acuerdo

Se dice que en parte de las conversaciones “el abogado del citado notario” quiere llegar a un arreglo con los quejosos.

El sancionado alega un error

La sanción de la Consejería Jurídica del gobierno del Estado contra el notario Carlos Tomás Goff Rodríguez, a la que nos referimos en otro lugar de esta página, tiene antecedentes en un trámite que iniciaron Fany Mercedes Ancona Cituk y su esposo Javier Montalvo Mena.

Pasado un mes de la donación que hicieron a favor de su hija Fanny Lucelly Montalvo Ancona, ante la fe del notario Goff Rodríguez, los denunciantes fueron a averiguar en el Registro Público de la Propiedad y se percataron de que no se había inscrito la operación. Reclamaron a los abogados y éstos les dijeron que había “problemas” en la dependencia y habría que hacer de nuevo el trámite, siempre con el notario Goff.

La pareja aceptó y pagó de nuevo. En el momento de la firma se dio cuenta de que en una de las cláusulas se indicaba que el notario no se haría responsable de nada si no procedía la escritura.

Los litigantes iniciales se negaron a devolver el dinero, pero Goff Rodríguez indicó a los inconformes que no debían preocuparse porque él los apoyaría. Les remitió con el abogado Carlos Güemes Borges y les anticipó que les cobraría $18,000 al momento de la firma, lo cual se haría en el despacho del notario Mario Pérez Montejo.

Se hizo de nuevo todo el trámite pero no se pudo inscribir la escritura de la donación en el Registro Público. El abogado Güemes dijo que esto se debía a que el poder que tenía el matrimonio Montalvo-Ancona era de pleitos y cobranzas. Se negó a devolver el dinero, alegando que él hizo su trabajo.

No obstante, el abogado dijo que el problema tenía solución y ya lo había platicado con el notario Goff. Se hizo nuevo pago, ahora de $25,000 aportados por Fanny Montalvo.

A principios de diciembre de 2019 llamó telefónicamente a la señora Ancona Cituk su hijo Javier Ricardo, quien le pidió que no siguiera “malgastando” dinero porque ya le había entregado “una buena cantidad de dinero” al notario para que cancelara las operaciones.

La mujer acudió a entrevistarse con el abogado Goff, quien le confirmó que había realizado las cancelaciones porque Javier Montalvo había revocado el poder a sus padres.

Al intervenir el Colegio de Notarios, por la queja de la parte afectada, Carlos Goff argumentó, entre otras cosas, que el 16 de diciembre de 2019 el abogado Luis Medina Villamil le informó que se estaban realizando operaciones “con los predios del señor Javier Ricardo Montalvo Ancona” con un poder que se había revocado precisamente ante Goff Rodríguez.

Según el notario acusado, por un “error humano” no se cercioró de que el aviso de la cancelación del poder se le entregara personalmente al notario René Alberto Martínez López, quien había dado fe de ese documento.

Añadió que al percatarse del error solicitó al Registro Público de la Propiedad que procediera a la cancelación de las operaciones que ya había iniciado por solicitud de sus clientes. También negó que hubiera recibido dinero de Javier Montalvo.

De acuerdo con el expediente, el 22 de enero de 2021 la señora Ancona Cituk presentó ante la Consejería un escrito acompañado de una memoria USB con grabaciones de conversaciones del notario, que presuntamente muestran que éste “acepta tácitamente haberse puesto de acuerdo” con Javier Montalvo “para realizar actos en contra de nuestros intereses”.

El dispositivo contiene otros documentos y fotografías. Se dice que en parte de las conversaciones “el abogado del citado notario” se compromete “a llegar a un acuerdo” monetario para que no se cierre la notaría con motivo de la queja.

En su resolución, la Consejería Jurídica declara procedente la inconformidad de Fany Ancona y dice que Carlos Goff no pudo desvirtuar en el momento procesal oportuno las responsabilidades que se le imputan. Se declara “la falta de probidad y honradez” del abogado y se le impone la suspensión en el ejercicio de sus funciones notariales por un período de 180 días naturales.

También se señala que el notario obtuvo un lucro indebido al haber realizado “actos que carecían de eficacia legal” al no haber avisado de la revocación del poder notarial. Se especifica que las cantidades erogadas “por la realización de los diversos actos notariales que finalmente resultaron estériles” ascendieron a $175,000 que no fueron devueltos.

El acuerdo está fechado el 4 de marzo pasado. Hasta el viernes pasado seguía pendiente su publicación en el Diario Oficial del Estado.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Consejería Dictamen

En su resolución, la Consejería Jurídica declara procedente la queja de una ciudadana.

Lucro indebido

La dependencia del Ejecutivo dice que Carlos Goff no pudo desvirtuar las responsabilidades que se le imputan. Se declara su “falta de probidad y honradez” y se señala que obtuvo un lucro indebido al realizar “actos que carecían de eficacia legal”. Le pagaron en total $175,000 que no fueron devueltos.

Presentan quejas contra candidaturas ante el Iepac

Anticipan un embate fiscal del SAT