in

Testigo narra la detención de José Eduardo

Testigo afirma que la detención de José Eduardo Ravelo Echevarría fue en el parque de San Juan
Un taxista pidió la intervención de la policía porque recibió el impacto de un proyectil. Afirma que la detención se hizo en el parque de San Juan (Foto de Carlos de la Cruz)

El taxista Gabriel Acosta Várguez, de la ruta foránea Tekax-Mérida-Tekax, es un testigo del caso de José Eduardo Ravelo Echevarría porque, aseguró, él recibió el impacto de una piedra que le lanzó el joven veracruzano, él llamó a la Policía Municipal y vio el momento de la detención en el parque de San Juan.

“Me tiró una piedra el chavo. Me dio por encima de mi oreja, tengo la cicatriz, se abrió una herida entre mi oreja y cabeza”, relató en entrevista con el Diario.

Su testimonio refuerza la versión de que la detención de José Eduardo no fue por "verse sospechoso", sino por la agresión a un ciudadano.

Acosta Várguez lleva 21 años de taxista en la ruta Tekax-Mérida-Tekax y el miércoles 21 de julio esperaba pasaje en la terminal  de la calle 62 entre 69 y 69-A, cerca  del almacén El Artillero.

De acuerdo con su narración, José Eduardo apareció tambaleándose y sin razón entró en el área de taquilla de la terminal de taxis, dio la vuelta y salió  sin decir nada. Momentos después regresó con una piedra en la mano (más bien un pedazo de concreto y cemento de la acera) y se la lanzó al taxista Acosta Várguez, quien recibió el impacto en la cabeza.

“Eran como las 10 de la mañana”, recordó. “El chavo estaba drogado, estaba bien pasado. Entró la primera vez corriendo y salió. Como lo vimos drogado y que solo llegó donde está la taquilla, no le dijimos nada ni él dijo nada”.

Regresó minutos después

“Él regresó como a los 10 minutos, yo estaba  descuidado viendo mi celular, no vi que venga y sentí el golpe en la cabeza. Cuando cayó la piedra a mi lado vi que era él, después que me lanzó la piedra corrió al parque”.

“Tenemos cámaras de vídeo en la terminal y allí se ve que agarra la piedra de la escarpa y viene blandiendo la piedra. Cuando cruza me avienta la piedra, yo estaba medio inclinado y me dio en  la parte de la oreja, no me golpeó en la cabeza”, relató. “Lo reporté al 9-1-1 con mi celular y al momento en que hablaba se asomó una patrulla de la Policía Municipal sobre la calle 62. Le señalé que ese sujeto me tiró una piedra. El poli venía solo en la camioneta municipal, lo reportó por radio, vinieron otros policías y también pidió a los paramédicos. No el que me atendió se lo llevó, vino otra camioneta y ellos lo detuvieron y se lo llevaron”.

Terminal de taxis a Tekax donde el joven José Eduardo Ravelo Echevarría  agredió a un chofer, quien llamó a la Policía Municipal
En las cámaras de la terminal de taxis foráneos de la calle 62, entre 67 y 69, del Centro, se grabó la agresión del joven, quien lanzó un pedazo de banqueta contra dos taxistas que estaban sentados esperando pasaje para salir a ruta (Foto de Carlos de la Cruz)

El taxista informó que el policía municipal que llegó primero le preguntó si pondría su denuncia, pero como en ese momento no sintió malestar y los paramédicos le informaron que la herida no era profunda, sino más que nada era una rayada en la oreja, no lo consideró necesario.

“No me dio malestar ni dolor de cabeza y ya no fui a poner mi denuncia”, dijo Acosta Várguez. “En la tarde me quité la gasa y la cinta que me pusieron los paramédicos y lo di por terminado”.

La detención de José Eduardo

Los otros policías municipales que llegaron de refuerzo localizaron y detuvieron a José Eduardo en la explanada del parque de San Juan, expuso. En esa explanada hay puestos de comida y conduce al otro lado de la calle, a la iglesia y una de las entradas al parque.

José Eduardo estaría como a 20 metros en la explanada caminando y tambaleándose. Cuando vio que los policías se dirigían a él se tiró al suelo.

“No podía ni hablar el chavo por lo bien drogado que estaba”, contó el taxista que señaló a su agresor a los policías. “Lo detuvieron, esposaron y lo llevaron en la cama de una camioneta pick up de la Policía Municipal”.

“La operación no tardó ni 10 minutos y se lo llevaron sobre la calle 69”.

“Tres policías lo agarraron y lo esposaron”, aseguró el testigo. “Fuimos (él y otro taxista) al lugar donde lo detuvieron, el chavo opuso resistencia y le doblaron la mano para esposarlo. No lo golpearon, no le dieron puñetazos ni golpes en ese momento de la detención”.

Declaración para la Policía Estatal de Investigación

Sin recordar día y fecha exacta, el taxista volvió a tener noticias de su agresor cuando lo interrogó un agente de la Policía Estatal de Investigación (PEI).

“Vino a verme un policía de la PEI y me preguntó sobre el incidente que había pasado, me contó que el chavo estaba grave y podía morir, ya había pasado una semana cuando vino a verme el policía, me dice que el chavo estaba grave en el hospital. Me preguntó si puse mi denuncia, le dije que no. Me tomó mi declaración y se fue. Al tercer día de que me buscó el policía de la PEI regresaron los policías de homicidios, me volvieron a interrogar, sacaron los vídeos de las cámaras que tiene la terminal y se retiraron”.

Gabriel Acosta recordó que durante la plática con los policías municipales que lo detuvieron, aquellos comentaron que el chavo estaba en el parque. Ya lo habían visto, estaba tranquilo y no estaba haciendo nada. Pero de momento, según cree, le hizo efecto la droga.

“Cerca del Bazar San Juan, sobre la 62, los muchachos que venden tortas me comentaron que a ellos ese mismo chavo le jaloneó su carrito del puesto, pero le dijeron ‘jala, jala antes que te dé en la ma…’ y se retiró”, contó el taxista. “Yo era la primera vez que lo veía, conocemos a algunos que andan por el parque, ya tengo 21 años de taxista en esta ruta y los conocemos. No habíamos visto a este chavo”.

Estancia en Mérida

Se preguntó qué hubiese pasado si la pedrada la recibiera un niño o si a él le hubiera dado bien en el cráneo o el rostro.

“El chavo sí estaba drogado, quién sabe de qué rumbo era o qué hacía”, señaló. “Leí que llevaba cuatro meses en Mérida, que su madre no sabía de él, te imaginas qué está haciendo sin decirle nada a su familia”.

Se le pidió que describiera la ropa que llevaba puesta José Eduardo el día en que le lanzó la piedra y fue detenido por policías municipales.

“Estaba vestido con una (camiseta) sport roja, no tenía mangas, y un pantalón azul de mezclilla... Si no borran los videos, allá está en la memoria de las cámaras (de la terminal) lo que pasó y el momento en que me agrede”, comentó.

El interrogatorio en la calle

Respecto al vídeo que circula en redes sociales y páginas web, en el cual se ve al joven bajo aparentes efectos de drogas y admite que consume “cristal”, el taxista tiene dudas, no sabe si fue ese mismo, pero le llama la atención que tenga un bulto, pues recuerda que el joven no llevaba nada cuando le tiró la piedra.

“En ese vídeo hay una pared, donde lo agarraron no hay paredes, es un arriate”, afirmó. “Creo que no es el momento en que lo detuvieron, a él lo detienen en la explanada del parque”.

Una persona que tiene un negocio sobre la calle 71 entre 64 y 62,  donde en el video se ve a un joven en estado inconveniente que es interrogado y que tiene vestimentas parecidas a las descritas por el taxista, informó que en ese tramo de la calle 71 llegan las patrullas de la Policía Municipal para realizar revisiones de los detenidos porque ese tramo de la vía pública es menos transitado por la gente y los vehículos que las calles cercanas.

A puertas de este taller, en la calle 71 entre 62 y 64, del centro de Mérida, ocurrió el interrogatorio a José Eduardo Ravelo Echeverría que se ve en un video que circula en redes sociales
A puertas de este taller, en la calle 71 entre 62 y 64, ocurrió el interrogatorio a José Eduardo Ravelo Echeverría que se ve en un video que circula en redes sociales (Foto de Carlos de la Cruz)

Sin embargo, nadie vio el momento en que ese joven que aparece en el vídeo estuviera en el lugar.

“Ni me enteré, hasta que me dijo una persona que aparece la pared del taller”, señaló un mecánico del taller Servicio Eléctrico Córdova.

Leer: “Aunque haya mil videos, es homicidio”: madre de José Eduardo

Otra persona también negó que haya visto ese momento del interrogatorio porque no sale de su mostrador y tampoco hubo  escándalo o gritos.

“He visto que llega alguna patrulla municipal con algún detenido y lo revisan en este tramo de la calle”, señaló. “En una ocasión vi que revisaran  a un joven tatuado que se portó muy valiente en un principio, pero cuando le descubrieron la droga en su mochila se puso a llorar para que no lo  llevaran. Su acompañante mujer también fue retenida por una mujer policía y como argumentaron que era para su consumo personal los liberaron”.


Para entender mejor

Escrito por Joaquín Chan Caamal

Joaquín Orlando Chan Caamal, reportero de la Agencia Informativa Megamedia (AIM); es periodista desde 1987 y en 1993 ingresó a Diario de Yucatán, buque insignia de Grupo Megamedia.   Escribe sobre el ámbito local y peninsular. Ha desarrollado  contenidos sobre educación, economía, medio ambiente, sectores empresariales y seguridad y policía.  

José Eduardo llegó de Veracruz a Mérida como ''voluntario''

Accidente aéreo en Rusia

Labores de búsqueda de desaparecidos tras caer helicóptero ruso