in

Tranquila jornada dominical en los comercios previo a la reapertura

En una zapatería de la calle 65 entre 60 y 62 del Centro

Poco movimiento en el Centro, pero habrá protocolos

En un recorrido ayer por el Centro y las zonas comerciales más importantes del norte de la ciudad, se vio que los comercios y plazas no realizaron ninguna adecuación para la reapertura.

Sin embargo, ya tienen esquemas y protocolos en parte de sus instalaciones donde funcionan supermercados, restaurantes y negocios esenciales desde la primera ola económica aplicada el 8 de junio pasado, por lo que ya poseen experiencia en las medidas sanitarias.

Los sitios que trabajan desde hace un tiempo en este período de pandemia saben los protocolos sanitarios y colocaron en la entrada de los comercios cadenas de plástico, cintas amarillas de precaución para limitar las áreas, puertas de entrada y salida para que los clientes no se amontonen en los accesos.

Los almacenes de ropa, los restaurantes como Los Trompos y La Parrilla de la calle 60, las zapaterías y otros céntricos comercios de diferentes giros no tuvieron movimiento interno ni tienen a sus puertas los horarios de atención, que como se sabe ahora serán escalonados.

Solo una zapatería de la calle 65 entre 60 y 62 contrató a unos empleados a fin de que cambiaran uno de los equipos de aire acondicionado del techo, para que cuando reabra sus espacios cuenten con el clima artificial que aminore el fuerte calor de Mérida.

El club de precios Costco, como siempre, tuvo larga fila de entrada por las numerosas personas que acuden al lugar. Su estacionamiento al aire libre estuvo lleno durante el día. En contraste, Plaza Galerías solo tuvo actividad en el restaurante que tiene acceso en el lado norte.

Como se sabe, desde el lunes 24 de agosto pasado el gobierno del Estado dispuso con carácter de obligatorio horarios laborales escalonados en Mérida para tratar de evitar las aglomeraciones en los paraderos del transporte público.

El sector de la industria de la construcción trabaja de 7 de la mañana a 6 de la tarde; el sector industrial de 9 de la mañana a 7 de la noche; y servicios profesionales y sector de gobierno, de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Los comercios del Centro, de 10 de la mañana a 7 de la noche, y los que están fuera de esa zona, de 11 de la mañana a 8 de la noche.

A estos nuevos horarios de entrada y salida de los centros de trabajo, el gobierno le agregó otros cambios en esta reapertura a partir de mañana 1 de septiembre.

Los comercios del Centro trabajarán de martes a sábado; la industria manufacturera no esencial y la industria de la construcción, de lunes a viernes; servicios de profesionistas y de gobierno que no brinden atención al público, de lunes a jueves de manera presencial, dando prioridad al “trabajo en casa” de lunes a viernes.

La industria restaurantera lo hará de miércoles a domingo a partir del 16 de septiembre en servicio de comedor y los siete días de la semana con operación de servicio a domicilio o en ventanilla.— Joaquín Chan C.

 

Salud/ Economía

En los comercios de la ciudad se deberán continuar con las medidas sanitarias señaladas.

Ejemplo

Gran Plaza está cerrada, pero tiene tres puertas de acceso donde los clientes pueden entrar en el supermercado, en un centro de atención de telefonía y en un restaurante. En los accesos hay control sanitario como medición de temperatura, gel antibacterial, tapete desinfectante de zapatos y un control de entrada. Incluso, el centro de atención de telefonía instaló un toldo, una mesa de control de personas y aplica los protocolos sanitarios antes del ingreso a las oficinas.

 

 

Sigue el lío por la venta de lotes en Tizimín: niega daño de $3 Mlls.