in , ,

Tranquilo inicio del cambio de paraderos en Mérida

sobre la calle 58. Debajo de estas líneas

“Me rocié aceite, me resbala todo lo que me digan”

En un recorrido realizado ayer en la mañana por los paraderos del Norte, Sur, Oriente y Poniente se vio poca afluencia en los puntos de abordaje de autobuses porque hubo baja movilidad en el Centro, tanto por la dispersión de las rutas y el descenso anticipado en calles diferentes a las de ascenso, como por ser domingo.

En promedio, según informaron supervisores de ruta, la espera de los autobuses fue de media hora porque, como ocurre cada domingo, las líneas camioneras retiran el 50% de sus unidades por la baja ocupación. Sin embargo, a partir de hoy lunes aumentarán al 100% porque al inicio de la semana aumenta la demanda del transporte urbano.

Ayer, los autobuses ni siquiera salieron de los paraderos con cupo completo y apenas llegaron a estos puntos subieron al pasaje y reanudaron los recorridos por la ruta trazada.

Así se vio en el paradero de Los Reyes y Conalep que está cerca de la ESAY y otros más donde había gente esperando. Apenas llegaron las unidades, la gente subió y en menos de cinco minutos el autobús arrancó.

Más unidades, hoy

“Mañana (por hoy lunes) que aumente el número de autobuses la tardanza será de 15 minutos en promedio en las rutas del Oriente”, señaló un “checador” de horarios de una ruta camionera. “Hoy son dos unidades en Los Reyes y dos en Conalep, mañana serán 4 ó 5 en cada ruta”.

La Policía Municipal de Mérida destacó uno o dos agentes en cada crucero para agilizar el tránsito vehicular o para cerrar la calle al tránsito particular. Las denominadas calles estratégicas del Centro solo fueron para camiones, combis del transporte urbano o taxis bien identificados.

Los vehículos de plataformas no fueron considerados como transporte público porque no están identificados y aunque les aleguen a los policías “soy Uber”, “soy Didi”, no los dejan pasar, con la consiguiente molestia del conductor o conductores particulares.

“Ya me rocié aceite”, comentó un agente municipal. “Me resbala todo lo que me digan, o si me insultan. Yo tengo que obedecer las instrucciones de los mandos superiores, si ya me dijeron que no pasan vehículos particulares, sino solo unidades del transporte público, así lo haré”. Y así lo hizo durante su turno, que terminó a las 4 de la tarde.

Pero el agente también mostró que quiere colaborar con este plan de movilidad porque usó correctamente su criterio y no se sujetó al color del semáforo. Cuando vio que no había tránsito, cedió el paso a los conductores que esperaban el verde para agilizar la circulación, por lo que su crucero estuvo siempre sin filas de autos.

El agente municipal usó una máscara negra, completa, similar a un pasamontaña y lentes oscuros; no precisó si para que no lo reconozcan y lo agredan cuando esté de civil, o era simplemente un sustituto del cubrebocas o la careta.

Aunque en la mañana dominical el tránsito fue bajo, el día no estuvo exento de accidentes de tránsito ocasionados por el transporte público: llamó la atención del reportero que el automóvil Tsuru placas ZBP-949A cerrara el paso a un autobús de Minis 2000 en la calle 57 con 50 y que momentos después ambos vehículos estuvieran rodeados de policías municipales que averiguaron el motivo del pleito entre el conductor y el chofer de la unidad de la ruta Conalep, placas A-03655-Z. Se trató de un accidente leve por el rumbo del Chembech.

El Tsuru estaba estacionado a la puerta del predio de la madre del conductor y cuando pasó el camión rayó el costado derecho del vehículo, según se vio por el color amarillo impregnado en el auto. El chofer no se detuvo, pero fue perseguido por un guiador que vio el choque y minutos más tarde lo siguió el conductor afectado, Alberto González Díaz, quien lo detuvo en el citado crucero.

Para mala fortuna, Alberto González también recibió, según dijo, una reprimenda de su agente de seguro automotriz cuando le notificó del accidente y pidió su presencia para que evaluara los daños y llegara a un acuerdo con el camionero.

El Centro Histórico no se vio como lo plasmó el Imdut en los vídeos promocionales y carteles porque todavía no se instalaban las macetas con árboles de mediano tamaño, como es el plan original.

Este nuevo plan de movilidad, según informó el gobernador Mauricio Vila durante su presentación, tiene como fin reducir la movilidad social y evitar los contagios de coronavirus en lugares públicos de alta concentración de personas como ocurre en el Centro Histórico. “Y para que haya un equilibrio entre un centro histórico seguro para la salud de todos y que mantenga su actividad comercial surgió este plan en consenso y suma de voluntades de todos”, dijo.

Este plan consiste básicamente en reubicar los paraderos para disminuir la concentración de usuarios, incrementar la capacidad de las vialidades con un ajuste en el recorrido de las rutas del transporte público, incrementar el espacio público para los peatones, aumentar el espacio para las filas para acceder a los servicios y comercios, y fortalecer las medidas sanitarias para la prevención de contagios, entre otros objetivos.

Foto: Megamedia
policías municipales colocan conos para delimitar carriles como parte del plan de movilidad urbana en el Centro
Policías en el centro de Mérida
sobre la calle 58. Debajo de estas líneas
Foto: Megamedia

Comercios /Inhábil

Hoy, segundo día del plan de movilidad, los comercios no esenciales del primer cuadro de la ciudad no laboran.

Reactivación, mañana

Mañana martes sí, todos abrirán sus puertas en los horarios escalonados que ya fueron dispuestos por las autoridades.

Colocan macetas

Ayer al mediodía comenzó la colocación de las macetas ornamentales en la calle 60. Hasta ayer, la mayoría de las calles intervenidas para el plan estaban divididas con conos naranja.

Los Pumas se afianzan en la cima