in ,

Tras la pista de banda delictiva en Yucatán

Oficio firmado por Edgardo Medina Rodríguez

Alertan de sistema “gota a gota” de grupo extranjero

MÉRIDA.— Delincuentes colombianos operan en municipios de Yucatán mediante el sistema “gota a gota”, de acuerdo con un oficio firmado por Edgardo Medina Rodríguez, secretario técnico de la Mesa de Coordinación Territorial para la Construcción de la Paz.

El exdiputado local es también el subdelegado federal para la región norponiente de Yucatán, con sede en Progreso. De acuerdo con el documento hecho público por el Ayuntamiento de Yaxkukul, sería en esta zona donde operarían los extranjeros.

En la carta, el también exalcalde de Cenotillo “alerta acerca de una situación que está ocurriendo en nuestra región dos”.

El funcionario detalla que “un grupo organizado delictivo originario de Colombia ofrece un supuesto negocio ilícito llamado ‘gota a gota’ para ganar dinero fácil engañando a la gente (sic)”.

Aviso

La Comuna de Yaxkukul publicó en su cuenta de Facebook una fotografía de la carta, en este caso dirigida a Wílliam Gorocica Falcón, presidente municipal.

Un oficio similar habría sido enviado a otros alcaldes de la zona.

El escueto mensaje pide al primer edil tomar precauciones e informarle “en caso de que hagan presencia en su municipio, para dar aviso a las autoridades competentes (Guardia Nacional)”.

¿Qué son?

El sistema “gota a gota” surgió en Colombia y poco a poco se extendió a otros países. Básicamente son agiotistas que dan dinero con tasas muy altas de intereses. Para que les paguen mantienen amenazados a “sus clientes”.

En marzo del año pasado Diario de Yucatán publicó: “Préstamos ‘gota a gota’ asfixian a los pequeños comerciantes en la CDMX”.

Testimonios

En el reportaje una de las víctimas de estos usureros narró su testimonio y representantes de comerciantes dieron detalles sobre cómo operan en la zona de Pino Suárez y el Correo Mayor, calles llenas de pequeños comerciantes.

Modus operandi

De acuerdo con la Condusef los estafadores operan de la siguiente manera:

Los prestamistas se instalan en zonas de afluencia comercial donde ofrecen a pequeños comerciantes, establecidos y ambulantes, préstamos que van de 2 mil a 60 mil pesos, a través de empresas fantasma, sin la necesidad de un contrato.

Si el interesado accede, en un día recibe el monto solicitado, siendo el único requisito tener un negocio y una identificación oficial.

Deudas impagables

Estos préstamos suelen tener un interés presuntamente bajo, del 10 o 20% mensual y otros del 1 o 3% diario.

Debido a que el monto prestado e intereses generados se cobran de manera diaria o mensual, poco a poco la deuda se vuelve impagable.

Es entonces cuando comienzan las amenazas a las víctimas e, incluso, roban sus mercancías para exigir el pago. Otros son golpeados o amenazados.

Los afectados no pueden interponer denuncia porque el préstamo se hace de palabra. Las deudas, de ese modo, se vuelven impagables porque los intereses moratorios son excesivos.

Cifras de la Secretaría del Gobierno de Ciudad de México revelan que la red de agiotistas llega a obtener ganancias hasta por 100 millones de pesos semanales, como resultado del incremento de la deuda en caso de no pagar.

De acuerdo con una investigación de Noticieros Televisa, los delincuentes extranjeros llegaron en 2015 al país. Comenzaron a operar en la Ciudad de México y el Estado de México, principalmente en mercados y tianguis. Ya para 2017 había datos de que estos “prestamistas” operaban también en la Península de Yucatán.— Jéssica Ruiz

Valladolid, cerca de los 300 contagios de Covid-19