in

Uady con canonjías: la nómina ya es una carga en aumento

El rector de la Uady

Al cierre de 2019 los ingresos de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) correspondían a 1,978.575 millones de pesos de aportación federal, $224.334 millones de aportación estatal y 263 millones de recursos propios, según datos de la propia institución.

Sus egresos son: nómina, 1,304.499 millones de pesos (57% del total de los ingresos); becas, $89.791,000; varios, $814.169,000; jubilados, $430.396,000 (prácticamente la tercera parte de la nómina de los activos); servicio médico, $220.372,000, y subsidio del Impuesto sobre la Renta (ISR), $163.401,000.

Los gastos de operación e inversión suman $439.722,000, que equivalen al 17% del monto total.

En el caso de la nómina hay rubros que inflan considerablemente los ingresos de una parte del personal, como compensaciones, “remuneración” (nada tiene que ver con el sueldo base), antigüedad y otras prebendas.

Hay también trabajadores con dos y hasta cinco plazas, como se puede observar en una lista proporcionada por la Plataforma Nacional de Transparencia, de la que hace unos días ofrecimos detalles en yucatan.com.mx

Una revisión que efectuaron el Sindicato de Personal Académico (Sipauady) y la asociación civil Docentes e Investigadores de Yucatán (Diuyac) para sustentar su petición de ajustes en los rubros “inflados” para no afectar el de servicio médico arroja datos reveladores.

En el documento se desglosa el elevado monto que representan las prestaciones extraordinarias de personal de confianza, funcionarios y exfuncionarios, así como el subsidio al ISR otorgado a las compensaciones de una fracción del personal.

Bases del análisis

La revisión abarca la nómina del personal activo correspondiente a junio de 2019 y la nómina del personal jubilado correspondiente al mes de agosto de 2019, obtenidas en la Plataforma Nacional de Transparencia.

En el caso de los empleados activos se tomaron en cuenta únicamente los salarios y prestaciones mensuales, ya que no se tuvo información sobre aguinaldos, primas vacacionales, días económicos no disfrutados y demás pagos no mensuales que reciben los trabajadores.

En la nómina figura un selecto grupo de 43 personas que reciben “remuneración” como exfuncionarios y sobresalen seis que perciben, adicionalmente, una compensación como funcionarios actuales, o sea, tienen doble compensación.

Para entender mejor estos conceptos hay que precisar que los pagos extraordinarios a funcionarios, exfuncionarios y personal de confianza se dividen en tres categorías:

1) Compensación a directivos en funciones, así como a exfuncionarios con menos de dos años de haber concluido su gestión. Se sustenta en el artículo 100 del Estatuto General de la Uady.

2) Compensación a trabajadores de confianza que no son funcionarios. El sustento son los artículos 31 y 151 del Estatuto General.

3) Remuneración a exfuncionarios cuya gestión concluyó antes de un acuerdo que eliminó el llamado “sueldo vitalicio para funcionarios de la Uady”. Esto les permite recibir esa suma adicional hasta que se jubilen.

El primer rubro, llamado Compensación 100 por el artículo que la justifica, es para funcionarios activos y también se les paga a quienes han dejado esas funciones en los siguientes dos años al término de sus encargos.

Por ejemplo, se le paga puntualmente a un directivo, pero si éste deja esta actividad la puede seguir cobrando dos años más. Es el caso de José Luis Villamil Urzaiz, quien sigue cobrando como secretario general aunque haya dejado esa encomienda hace un año para incorporarse al Sistema Estatal Anticorrupción.

El segundo punto, de compensación a secas, es para trabajadores de confianza de nivel intermedio, como jefes de departamento y coordinadores. Son de función administrativa, aun cuando la desempeñen personas con categoría de académicos.

Los exrectores

Cuando Raúl Godoy Montañez era rector se eliminó el sueldo vitalicio para funcionarios. No obstante, se conservó el beneficio para quienes ya lo recibían y ese pago aparece como “remuneración”. Se pierde en el momento de la jubilación.

Y hablando de rectores, en 2019 Alfredo Dájer Abimerhi recibía una jubilación que ronda los cien mil pesos —antes del pago de ISR—, más una compensación anual de $93,519, que se forma de $15,586 de una cantidad que recibe en agosto y un aguinaldo de $77,932.

Godoy Montañez percibió ese año unos $85,000, también antes de ISR, y una compensación anual de $77,487 (sumando $12,914 de agosto y $64,572 de aguinaldo).

Otro exrector, Carlos Pasos Novelo, tuvo cerca de $75,000 sin descontar el ISR y una compensación anual de $77,887 ($12,914 de agosto y $64,572 de aguinaldo), igual que Raúl Godoy.

Los exrectores tienen acceso a vales de despensa de $7,028 mensuales.

En el documento de Diuyac y el Sindicato de Personal Académico se explica que, de acuerdo con los contratos colectivos de trabajo de la institución con sus sindicatos, el tope máximo de pago por antigüedad es del 75% del salario para los que cumplan 30 años de servicio.

Sin embargo, hay 43 personas que reciben un porcentaje superior al 75%, lo que arroja un costo mensual de $469,219.93 y un total anual de $5.630,639.93.

Cuando un académico alcanza 30 años de antigüedad laboral ya tiene derecho a ese 75%. Si decide quedarse a trabajar en la universidad, al día siguiente de su año 31 tiene un 30% adicional. Desde ese momento, cada año va subiendo un 2% hasta llegar a un máximo de 50%.

Si se suma ese porcentaje al 75% inicial, entonces se obtiene un total de 125 por ciento sobre el salario. Ese 50% viene en la nómina como “antigüedad adicional”.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Finanzas de la Uady

Algunos datos relacionados con la situación financiera de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

57%

de sus egresos corresponden al pago de la nómina de personal activo y jubilado

17

funcionarios de la casa de estudios tienen salarios brutos de 150 mil a 200 mil al mes.

100,000

pesos, en cifras redondas, percibe como jubilación el exrector Alfredo Dájer

189

personas sin base reciben irregularmente el subsidio del Impuesto Sobre la Renta

Los Pumas se afianzan en la cima