in

Un centro atiende el trasfondo de la violencia de género

Arriba

Conductas aprendidas

El Centro de Atención en Educación para Hombres que Ejercen Violencia de Género busca atender el trasfondo que genera la actitud violenta de los hombres hacia su pareja, por medio de una atención integral que incluye tratamiento individualizado y grupal, así como evaluaciones que ayudan a determinar la efectividad de las terapias recibidas y registrar si hay un cambio real y positivo.

El año pasado se atendieron en ese centro a 198 hombres, incluidos varios que comenzaron a recibir atención en 2017.

En el primer cuatrimestre de ese año comenzaron a recibir atención 33 varones, de los cuales 21 acudieron de manera voluntaria y 12 fueron enviados de manera obligatoria por los juzgados o dependencias como la Fiscalía General, el DIF o la Prodemefa.

Son 63 en total los hombres que atienden al momento, pues hay 30 que comenzaron a acudir desde 2018.

Así lo dio a conocer el coordinador de ese centro, Israel Gamboa Aguayo, quien puntualiza que cuentan con un modelo de atención que se basa en una entrevista inicial y 15 sesiones en las que se abordan diferentes temas.

Manejan tres enfoques en este modelo: conductual, Gestalt y el psicoeducativo, y en cada uno las sesiones están diseñadas de tal forma que el usuario pueda identificar sus situaciones de violencia, pero principalmente la posición de que él es el agresor a partir de que acepta esa condición, que se comienza a atacar el problema y a trabajar en él.

En el centro, afirma, uno de los valores más importantes es dar atención humana y de calidad, y para ello el personal está capacitado en todas las vertientes que tienen que ver con situaciones de violencia, pues es distinto el abordaje de cada caso según la situación y al hecho de si llegaron voluntariamente o enviados, pues suelen presentarse situaciones de resistencia.

El modelo con el que trabajan, indica, es integral y holístico, y busca abarcar todas las etapas del hombre en la cuestión de vivir.

Gamboa Aguayo expresa que es complicado trabajar temas de masculinidad, sobre todo cuando hay una cuestión introyectada, pues la masculinidad es toda forma permitida que se observa y lo que determina ser hombre, pero cuando ésta tiene principalmente una educación errónea se fomenta una masculinidad hegemónica, una cuestión de superioridad y se identifican cuestiones de violencia que muchas veces los hombres reconocen como algo natural o normal.

Pone como ejemplo hechos de la infancia, como cuando los padres dicen a los hijos: “Si te pegan pégale, no te dejes porque eres hombre”.

También señala que ahí se comienza la masculinidad hegemónica y la sociedad tiende normalizarlo.

Cuando estas situaciones se identifican, comienzan a trabajar en deconstruir ese proceso, de esas masculinidades hegemónicas y de una mala identificación de educación, que tiene ver mucho con la cuestión de las emociones, ya que los hombres no suelen manifestar lo que sienten porque se les ha castrado emocionalmente.

Lo clásico que escuchamos es “no puedes llorar, tienes que aguantarte porque eres hombre”, y esto ocasiona que el varón se sienta frustrado porque no demuestra todos esos sentimientos que tiene reprimidos, pues desde niño así le ensañaron.

Por eso, cuando están trabajando con los hombres en aspectos emocionales, en la paternidad y nuevas paternidades, dice que ven en muchos de ellos falta de afecto.

Necesidad

Muchos hombres tienen necesidad de realizar estas manifestaciones de afecto, pero no las hacen no porque no quieran, sino porque no saben cómo hacerlo.

Este tipo de situaciones son atendidas en las sesiones, ya sea en las individuales, como en los círculos de hombres o grupos de reflexión que se realizan de manera semanal o quincenal.

En cuanto a la atención individualizada, los usuarios acuden cada semana, cada quincena o cada mes, de acuerdo con su situación, de modo que para cumplir las 15 sesiones en ocasiones lleva más de un año.

El coordinador del centro asegura que entre el 30% y 35% de los casos que atienden son exitosos; es decir, se logra un cambio positivo en ellos, que se refleja en su vida familiar y laboral.

Cuando no se logra el objetivo, se les recomienda seguir acudiendo, en los casos en los que van voluntariamente, y cuando son enviados, se emite un informe a la autoridad que lo envió para determinar su situación.

La apreciación de los especialistas que los atienden no es la única vía para medir los resultados, sino que se les aplican evaluaciones para determinar sus avances.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Ocasionalmente las parejas de los hombres que atienden acuden al centro a manifestar los cambios que han visto en sus esposos.

Y en los casos en los que en las sesiones se detecta hay riego potencial de peligro para las parejas, se comunica a las instituciones competentes y a las mujeres en riesgo, para que tomen medidas precautorias.

Martín Balam Guillén, jefe del departamento de vinculación para la atención a las mujeres, señala que a raíz de que se creó la Secretaría de la Mujer se están mejorando los programas y los servicios que se ofrecen, y se está rediseñando el modelo de atención del Centro de Atención en Educación para Hombres que Ejercen Violencia de Género, y también en campañas que se pondrán en marcha en breve.

Reeducación

El Centro de Atención en Educación para Hombres que Ejercen Violencia de Género está en Juan Pablo II.

Seguimiento

Los psicólogos César Gutiérrez Peña y Eddy Raúl Sansores Solís, quienes laboran en el lugar, comentaron que se da seguimiento a los casos y se les invita a seguir acudiendo de vez en cuando a las sesiones grupales.

Cambios

Ocasionalmente las parejas de los hombres que atienden acuden al centro a manifestar los cambios que han visto en sus esposos.

Riesgo

En los casos en los que en las sesiones se detecta hay riesgo potencial de peligro para las parejas, se comunica a las instituciones competentes y a las mujeres en riesgo, para que tomen medidas precautorias.

Mejoras

Martín Balam Guillén, jefe del departamento de vinculación para la atención a las mujeres, señala que a raíz de que se creó la Secretaría de la Mujer se están mejorando los programas y los servicios que se ofrecen, y se está rediseñando el modelo de atención del Centro de Atención en Educación para Hombres que Ejercen Violencia de Género, y también en campañas que se pondrán en marcha en breve.

“México, sujeto de crédito”

Las porristas de los Broncos, de paso por Mérida