in

“Un rebrote anunciado”, urgen a acciones más enérgicas en contra del Covid

Las campañas y la movilidad por las actividades sociales son factores que influyeron en el actual rebrote de coronavirus

Crónica de un rebrote anunciado. Así empezó sus comentarios el doctor Manuel Baeza Bacab, especialista en inmunología clínica, sobre el rebrote de coronavirus que se da en Yucatán.

Al comentar las nuevas medidas de la Secretaría de Salud del Estado (SSY) para tratar de controlar el rebrote, el doctor Baeza Bacab enfatizó que no basta con la emisión de medidas restrictivas y de control, es muy importante la vigilancia de su cumplimiento.

Pero sobre todo, apuntó, es imperiosa la participación de la sociedad para lograr el control de la enfermedad en estos momentos porque se trata de una responsabilidad compartida entre sociedad y autoridades. Cada uno debe cumplir cabalmente la parte que le corresponde.

Las personas y familias deben ser solidarias y comprometidas con el cumplimiento de las medidas de prevención por todos y cada uno de sus integrantes, pasando por niños, jóvenes y adultos, refirió.

“Las medidas preventivas se tienen que establecer ahora y deben ser enérgicas con la finalidad de disminuir la gran movilidad observada en días pasados y abatir la transmisión de la infección”, recomendó.

En su opinión, la trillada cantaleta de “quédate en casa” sigue siendo válida y solo se debe salir de casa si hay necesidad, pero hay que hacerlo de manera segura y protegida: cuidando la sana distancia, usando cubrebocas y medidas higiénicas, estas recomendaciones están más vigentes que nunca.

“Una observación persistente durante la pandemia es la relación directa que tiene la movilidad poblacional, ya sea social o por fines económicos y educativos, con los casos de Covid-19: a mayor movilidad mayor número de casos y viceversa”, señaló. “Así ocurrió en 2020 y este año no es la excepción, solamente que se añadió un factor muy volátil: el proceso político y sus campañas electorales”.

“Como resultado de lo anterior, en las últimas tres semanas se perdió, si es que en algún momento se tuvo, el control de la pandemia”, explicó.

“Los casos de contagios se han cuadruplicado, pues pasaron de 46 a 199 por día lo que lleva, como era de esperarse, a un notable incremento en las hospitalizaciones, las cuales pasaron de 144 a 266 pacientes internados en hospitales públicos, lo que significa un incremento del 85%, eso sin tomar en cuenta a los enfermos hospitalizados en clínicas privadas”.

“La letalidad del padecimiento en este lapso ha sido baja, de solo 4.5%, aunque en los últimos días muestra un incremento, que de sostenerse nos llevaría de nuevo a una elevada letalidad”, dijo.

El doctor Baeza Bacab recordó que este rebrote lo había advertido en varias ocasiones durante sendas entrevistas con el Diario y ahora, ante el aumento de casos y hospitalizaciones, forzosamente debe darse un cambio en el semáforo epidemiológico de amarillo a naranja, como estaba antes de este rebrote.

Ajustes

Este regreso al semáforo epidemiológico anterior debe servir para establecer medidas preventivas que detengan el avance de este nuevo brote de Covid-19, no esperemos a que “el niño se ahogue para tapar el pozo”, las medidas preventivas se tienen que establecer ahora y deben ser enérgicas con la finalidad de disminuir la gran movilidad observado en días pasados y abatir la transmisión de la infección, indicó el especialista.

Afortunadamente, apuntó, las campañas políticas ya terminaron y ahora vencedores y vencidos deben trabajar al unísono para revertir este rebrote de Covid-19, atrás quedaron los mítines multitudinarios sin sana distancia ni cubrebocas.

No es momento de buscar responsables en el incumplimiento de las normas, no se debe perder tiempo en ello, mejor invirtamos nuestro esfuerzo en recuperar los bajos indicadores que dieron pie al semáforo amarillo, afirmó.

“La segunda y tercera ola de Covid-19 a nivel mundial nos ha enseñado que los jóvenes también se pueden enfermar, por lo que es necesario transmitir esta situación y sus riesgos a este núcleo de la población”, recomendó. “Al inicio de la pandemia, parecía que los adolescentes y jóvenes no padecían la enfermedad, pero todos somos susceptibles y el Covid-19 ya los alcanzó”.

“Ahora no solo son transmisores, sino que también sufren la enfermedad y pueden fallecer. Ojalá que pronto llegue la vacunación a este grupo etario como ha ocurrido en nuestros países vecinos del norte, mientras tanto es nuestra responsabilidad educarlos y hacerlos conscientes del problema, que en el peor de los casos podría costarles la vida”.

Como señaló con anterioridad, la letalidad de Covid-19 en este período ha disminuido, probablemente porque en la entidad ya se vacunaron los grupos de mayor riesgo: los mayores de 60 años y el personal de salud. Aunque no a la celeridad que uno desearía, el programa de vacunación avanza, pues ya se incorporaron a la campaña a grupos de menor edad y a las embarazadas a partir de los 18 años.

También es loable el esfuerzo desplegado por las autoridades y los medios de comunicación para mantener informada a la población acerca de las vacunas; sin embargo, no parece haber sido suficiente, pues algunos sectores de la población han desarrollado una falsa percepción de seguridad a causa de la vacuna, consideró.

Ninguna vacuna brinda una protección del 100%, que su eficacia para prevenir formas leves y moderadas varía entre 50% y 95%, pero prácticamente evitan las formas graves y disminuyen de manera significativa la mortalidad, indicó.

Por lo anterior, es importante tener en cuenta lo siguiente:

—La protección máxima se alcanza después de un mes de haber completado el esquema, ya sea de una o de dos dosis, de tal modo que quienes no lo han completado continúan en riesgo.

—Aunque estemos vacunados, podemos contagiarnos y transmitir la infección, por lo que debemos continuar con las medidas preventivas y evitar en lo posible las reuniones sociales, sobre todo las numerosas y con personas que no son de nuestro núcleo básico familiar.

—Solo deberían reunirse en grupos pequeños quienes han completado su vacunación, mezclar personas sin vacuna o con inmunización incompleta generalmente tiene consecuencias.

—Aceptar que la única forma segura y efectiva de romper la transmisión de la infección es la inmunización; por tanto, debemos vacunarnos en el momento que nos corresponda, la mejor vacuna es la que está disponible. La única vacuna buena es la que ya se aplicó.— Joaquín Chan Caamal

Coronavirus Yucatán

El doctor Manuel Baeza Bacab habló del reciente aumento de los contagios en la entidad.

Campañas

“Aunque la mayor movilidad provocada por las actividades sociales de los jóvenes ha facilitado el rebrote de Covid-19, la causa principal parece deberse a la movilidad disparada por las campañas políticas y a la falta de cumplimiento de las medidas de prevención”, consideró.

Elecciones

“Además, existe la posibilidad que la gran participación ciudadana en las votaciones del 6 de junio favorezcan la tendencia del incremento. Por tanto, las autoridades tendrán que aplicar medidas estrictas para controlarlo y la sociedad en su conjunto deberá cumplirlas para mejorar las condiciones de salud del Estado”.

La revolución olvidada

Gana Julián Zacarías con menos votos