in ,

Una aventura personal

Ivonne Ortega Pacheco (al centro) durante su presentación como integrante de Movimiento Ciudadano

A Ivonne Ortega “la mueven sus propios intereses”

El transfuguismo político de Ivonne Ortega Pacheco, quien tras abandonar al PRI saltó sin pudor y sin problemas a Movimiento Ciudadano (MC), le parece al Dr. Luis Ramírez Carrillo la confirmación de que la exgobernadora, como muchos ya sospechaban, es una mujer de fines, no de principios.

Es una mutación totalmente convenenciera que atiende exclusivamente a un interés personal, porque el movimiento naranja no tiene ninguna afinidad con el partido en el que ella militó toda su vida, dice el investigador de la Uady. Las ambiciones particulares de Ivonne son las que están definiendo su cambio de piel.

En principio, considera con humor, “el partido tendría que comenzar a llamarse Zangoloteo Ciudadano, un nombre que lo define mejor, porque Ivonne se zangoloteó a su antojo de una posición política a otra”.

En tono más serio, reconoce que MC gana con la incorporación a sus filas de la política yucateca. “Le sirve para mostrar que es capaz de sumar un peso pesado a su causa. La huida de Ivonne hacia MC es una prueba de que ese partido puede ser una alternativa, una opción para cualquier personaje —oscuro o claro, del PRI, del PAN, de donde venga— que busque tener jugada en la política nacional”.

Dulces celos

Ahora bien, destaca, por el lado de Ivonne este brinco confirma que para ella no hay más principios que los que le indican sus ambiciones de poder y dinero.

El politólogo también está convencido de que a la exgobernadora la acicateó el hecho de que Dulce María Sauri, que pese a los altibajos nunca ha dejado de pertenecer al PRI, ocupe hoy la presidencia de la Cámara de Diputados. “Ivonne siente por Dulce María unos celos enfermizos, enormes. Y ella también quiere a toda costa figurar a nivel nacional”.

“Digamos que allí se mezclan las ambiciones personales y las conveniencias políticas de Ivonne con los celos por una mujer a la que envidia y que considera su oponente. No puede permitir que su rival destaque más que ella y busca poner los reflectores sobre su persona. Ese es un elemento adicional que influyó para dar el brinco”.

A juicio del sociólogo, en esta búsqueda de protagonismo, la señora Ortega Pacheco muestra también una desfachatez enorme, porque su gestión al frente del gobierno estatal fue pésima, un auténtico desastre: nulo desarrollo económico, un endeudamiento brutal, un opaco manejo de las finanzas públicas.

Dejó a su sucesor enormes problemas de infraestructura y altísimas cuentas pendientes: el desfalco al Isstey, el hospital inconcluso, los desvíos de los fondos para la agricultura y la ganadería que acabaron en un partenón en la playa del secretario en turno…

“Entonces digamos que además de los celos, de sus ambiciones personales, de su obsesión por seguir figurando, del carácter convenenciero de ese cambio de color —que no puede dejar de ser catalogado por cualquier priista como una traición—, está el cinismo y la desfachatez que vuelve a mostrar con un reflector encima”.

Ivonne es una caradura: presumir de ideales democráticos cuando todos los yucatecos saben que tiene en el Estado una gran cantidad de temas pendientes relacionados con su inadecuado manejo del presupuesto público, es propio de una personalidad taimada, de alguien a quien le tiene sin cuidado la opinión pública, sentencia.

Sin consecuencias

Fuera de las anteriores consideraciones, el Dr. Ramírez no cree que la incorporación de la ex mandataria estatal pueda alterar significativamente el panorama político.

Podría ser que Ivonne Ortega represente un activo para el MC local, dice, en la medida en que es un partido con presencia limitada en Yucatán. “Sin embargo, no veo una estampida priista a las filas naranjas. Primero, porque el PRI tiene dos figuras muy fuertes en la contienda, que son Jorge Carlos Ramírez Marín y Dulce María Sauri”.

Y segundo, porque tendrá poco que ofrecerles. Es muy limitado el número de puestos de elección popular o en la directiva con que podría tentarlos. Además, aunque esto ocurriera, no significaría más votos para MC.

O sea, tal vez algunos personajes del PRI cercanos a Ivonne den el salto y quizá logren apoderarse del partido en la entidad para hacerlo la casa del “ivonnismo”, pero de allí a hacerlo más fuerte localmente, no.

Poder y dinero

Se trata entonces de una aventura de carácter personal. Ivonne no tiene metas democráticas. Busca llevar agua a su molino: rascar del presupuesto, si no una diputación plurinominal sí un puesto en la directiva nacional, con lo que estaría cerca del manejo del poder, “porque el poder y el dinero son sus obsesiones”.

“Entonces, creo que esto es una cuestión de interés personal, de ego. Gana ella y gana el partido en términos de presencia, porque Ivonne es conocida —para bien o para mal— y el conocimiento es capital”.

“Si hablas de la época de oro del cine mexicano, piensas en Pedro Infante, pero también en Carlos López Moctezuma, el villano por excelencia, que también era muy famoso. Ivonne se está volviendo la villana clásica de la política y por tanto es conocida. MC gana con la presencia de Ivonne, pero esto no representa peligro para el priismo y mucho menos para el panismo”.

Incluso puede reafirmar el movimiento a favor del PAN una presencia como la de Ivonne, arribista y convenenciera, en la boleta.

No estamos ante una tragedia, ni mucho menos. Más bien presenciamos una función de teatro de carpa, divertida y corriente, señala. “La directiva local del MC recibió mal esta incorporación, porque pone en un brete a Silvia López y a Milagros Bastarrachea, las hace ver como miembros de un partido chafa, integrado por farsantes”.— Megamedia

 

Trapecismo Salto mortal

El salto de Ivonne Ortega a Movimiento Ciudadano no cambiará nada...

Ni fu ni fa

El Dr. Luis Ramírez Carrillo no cree que pueda suceder algo extraordinario en el escenario político local tras este acto de transfuguismo de la exgobernadora.

Pocos efectos

El investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán tampoco ve una estampida de priistas hacia Movimiento Ciudadano y aunque algunos políticos, pocos, cercanos a Ivonne dieran el salto, no significaría más votos para el partido naranja.

Efecto contrario

Y la posible presencia de Ivonne en las boletas electorales incluso podría beneficiar al PAN, porque todavía está fresco el recuerdo de su polémica gestión al frente del gobierno estatal.

Intereses personales

Se trata, pues, de una aventura personal que quizá le dé a la política yucateca una cierta cuota de poder, una cierta cuota de presencia nacional.

Ricardo Anaya confirmó que dio positivo a la prueba de Covid-19

"Mutación convenenciera" de Ivonne Ortega Pacheco