in

Una herramienta de respaldo vital

El O’Horán recibió recientemente ventiladores del gobierno local

No solo enfermos de coronavirus usan respiradores

Ante la pandemia del coronavirus, los respiradores artificiales, que sirven para suplir la función de los pulmones, se han convertido en una herramienta de esperanza para salvar la vida de los pacientes más graves.

Son tan necesarios, que varios gobiernos han hecho hasta lo imposible por conseguir el mayor número para la atención de los enfermos que ya no pueden respirar por sí mismos. Yucatán no ha sido la excepción.

Los ventiladores existen desde hace varias décadas y se han utilizado para diferentes causas que pueden ser respiratorias, metabólicas, quirúrgicas.

“Todo el tiempo tenemos pacientes en la terapia con diferentes patologías que necesitan un ventilador”, señala Lourdez Josefina Canul, enfermera especialista en cuidados intensivos del Hospital O’Horán. “Los usamos en pacientes que padecen problemas respiratorios que se agravan, los que están en estado de choque que no puedan manejarse, en estado de coma o los pacientes posoperados que están en sedación”, indica.

En el caso de los pacientes de Covid-19, la especialista dice que como no pueden respirar pues los bronquios se les cierran, es necesario ventilarlos. “Hay que utilizar los ventiladores para suplir la función de los pulmones porque si no pueden morir”.

Añade que los ventiladores son necesarios pues se estima que el 5% de los pacientes con Covid-19 se agravan, principalmente por estar dentro de la población de mayor riesgo: diabéticos, hipertensos, con obesidad o enfermedades cardíacas. “Eso lo hace más complicado y hay que ir al hospital”.

Según la gravedad

Sin embargo, aclara que no todos los que llegan al hospital requieren de un ventilador. “Dependiendo de la gravedad primero te pueden poner una mascarilla de oxígeno, si te agravas un poco más te ponen una mascarilla de alto flujo, y si empieza a haber más complicaciones es cuando se recurre a los ventiladores”.

Lourdez señala que el hospital tiene suficientes ventiladores y no son exclusivos de terapia intensiva, sino que también hay en urgencias, medicina o cirugía. “En el caso del Covid-19, se solicitaron con tiempo varios de ellos, que esperamos no llegar a utilizar”.

La ventilación la realiza el médico, quien es el que regula el nivel de oxígeno que recibirá el paciente y que tiene que ver con la edad, el peso y la patología.

“Cada ventilador se personaliza según las necesidades del paciente”, dice Lourdez, quien como personal de enfermería se encarga de brindarle los cuidados al paciente y de vigilar que el ventilador esté bien permeable.

Indica que a todos los ventiladores se les brinda mantenimiento y cuando se colocan a un paciente es porque hay certeza de que funcionarán bien. “Los ingenieros de mantenimiento llevan una bitácora y cada semana suben a los servicios a checar, y los que están en uso también reciben mantenimiento. Cuando usamos un ventilador ya sabemos que está bien checado y no va a fallar; pero, en dado caso de que falle, en ese momento se arregla”..— Iván Canul

De un vistazo

Depende del paciente

Lourdez dice que no hay límite para el uso de ventiladores, todo depende de la salud del paciente. “Puede ser una semana o un mes… depende del estado neurológico y cómo responda al tratamiento el paciente empieza el proceso para extubar. No de golpe se le quita, sino que poco a poco se bajan los parámetros hasta que ya se le retire por completo. Este proceso también puede demorar de una a dos semanas”.

El autocine vuelve a brillar