in

Cambia la tradición

María Felipa Caamal Campos enciende un volador para el gremio Unión y Trabajo en la fiesta de Santiago

Una mujer lanza voladores en las fiestas patronales

María Felipa Caamal Campos, vecina de la colonia García Ginerés, se encarga de anunciar fiestas patronales dedicadas a Cristo, a la Virgen María y a los Santos Reyes con una actividad que no es común ver en las mujeres, que consiste en reventar voladores y petardos.

Hace más de 10 años comenzó a reventar los voladores en la novena dedicada a los reyes, ante ausencia de algún varón que hiciera el favor de realizar esta actividad, explica.

“Un día, en mi novena no había quien reviente voladores y dije: Ahí se va mi manita, que Dios me bendiga. Se fue el primero y no paso nada, se fue el segundo y medio quemadita, se fue el tercero y se fue rebién, y dije: Ya estuvo”, relata.

“El miedo se me quitó en ese momento”.

María Felipa Caamal, de 48 años de edad, madre y trabajadora doméstica, comenta que con el tiempo la comenzaron a invitar para encender voladores y petardos en fiestas que se realizan en la parroquia de Santiago Apóstol, dedicada al Santo Cristo de la Transfiguración; de la Virgen de la Asunción, en San Sebastián, y del Cristo de las Ampollas, de la Catedral.

Para la fiesta de Santiago, en la que preside el gremio Unión y Trabajo, descansa estos días de agosto, los de la celebración religiosa, en los servicios de limpieza de casas.

Cuando a mí me llaman para las fiestas, con mucho gusto voy, cuando puedo, comparte de las fiestas religiosas.

María Felipa Caamal comenta que por reventar voladores no cobra, y antes de lanzar al aire uno de éstos se encomienda a Dios.

El que paga es el de arriba. Siempre digo: es tuyo Señor, aquí está, haz lo que tú quieras, en tus manos estoy, comparte. Yo lo hago por devoción y de corazón. Bendito Dios, hasta hoy no me he quemado… lo natural, solo me he manchado la mano.

Además de encender voladores y petardos también revienta “bombazos” cuando se puede, ya que son muy especiales.

Sabe que existen riesgos de algún accidente y por eso trata de trabajar acompañada, de no estar sola cuando enciende esos artefactos.

A veces me llaman para otros lados, pero como no conozco a las personas, no me comprometo a ir, porque éstas son cosas muy delicadas, explica.

Entrevistada, María Felipa Caamal indica que con esta actividad se ha ganado reclamaciones y el enojo de algunas personas por diferentes razones que le han expuesto como el temor que causa en los perros el ruido de las detonaciones o porque les cae el “palito” del volador.

Yo los escucho, que hablen, que Dios los bendiga, porque no estoy haciendo daño a nadie, considera.

Los fuegos artificiales son parte de las tradiciones en las fiestas patronales, agrega.— Claudia Sierra Medina

“Sin éstos no hay fiesta, no se oye que haya fiesta”.

El vestuario

María Felipa Caamal indica que para participar en las fiestas usa su terno o su hipil blanco porque se trata de una fiesta religiosa y su participación en éstas es por amor a Dios, “porque El me ha dado mucha fortaleza para seguir adelante”.

Comenta que le gustaría que más mujeres hagan esta actividad, pero “nadie quiere porque tienen miedo”.

A los caballeros los estoy invitando para enseñarles y no quieren, añade.

Reitera que ni sus manos, oídos y ojos han recibido alguna lesión al caminar entre el humo y el sonido que producen los fuegos artificiales, y lo único que pide es más fuerza para seguir adelante con Dios, para poder caminar con El y que le guíe sus pasos.

“Mis pies y mis manos están al servicio del Señor”, concluye.

Vestuario Terno o hipil

María Felipa Caamal indica que para participar en las fiestas usa su terno o su hipil blanco.

Por amor a Dios

Ello porque se trata de una fiesta religiosa y su participación en éstas es por amor a Dios, “porque El me ha dado mucha fortaleza para seguir adelante”, dice.

Tienen miedo

Comenta que le gustaría que más mujeres hagan esta actividad, pero “nadie quiere porque tienen miedo. A los caballeros los estoy invitando para enseñarles y no quieren”, añade.

Petición

Ni sus manos, oídos y ojos han recibido alguna lesión al caminar entre el humo y el ruido de los fuegos artificiales, y lo único que pide es más fuerza para seguir adelante con Dios.

Cartón de Tony:Honor a quien honor