in

Una revolución lechera

Primera ordeña de vacas en una edición del Tianguis Ganadero

Nuevos esquemas de apoyos para superar inercias

La Secretaría de Desarrollo Rural promueve y aplica desde esta administración estatal un drástico cambio en los esquemas de apoyos a la producción lechera, para revertir la caída que registra desde hace varios años.

Lo primero que realiza la Seder, según informa su titular, Jorge André Díaz Loeza, es promover un cambio de mentalidad entre los productores, para que el lácteo que producen tenga un mayor valor agregado que permita venderlo a mejores precios a los actuales.

Él, como productor ganadero, sabe que la leche puede alcanzar mayor precio en el mercado si se vende en forma directa o se transforma en quesos de buena calidad.

“En mi visita a los ranchos ganaderos siempre me plantean el principal problema de la producción lechera: el bajo precio que les pagan por litro”, señaló. “Mi papá es productor de leche y le ayudaba a venderla. Él vendía a $1.50 el litro a los compradores, pero a mí se me ocurrió hervirla, envasarla y venderla en comercios y me pagaban a $7.50. Yo ganaba dinero sin tener vacas lecheras y allí me di cuenta que al tener un valor agregado el lácteo puede dejar mayores ganancias”.

Solicitud de proyectos

“Lo mismo quiero hacer ahora que estoy en la Seder; he pedido a los productores que presenten un proyecto para empezar a transformar la leche en quesos de buena calidad, quesos que sean cien por ciento de leche de vaca, porque ahora el mercado de los quesos son a base de aceites vegetales”.

La producción lechera de Yucatán, como publicó el Diario el 23 de octubre pasado, acumula una caída constante a pesar de los millonarios recursos que se le destinan. De acuerdo con estadísticas oficiales de la desaparecida Sagarpa, en 2003 los lecheros yucatecos produjeron 9.25 millones de litros, pero la producción cayó año con año y en 2018 apenas fue de 2.79 millones.

Díaz Loeza plantea los principales cambios en los esquemas de apoyos para esta actividad agropecuaria:

1) Se dejará de pagar el subsidio de 50 centavos por litro porque es una cantidad insignificante que no ayuda a mejorar la producción. El subsidio estatal es de $2.500 diarios, dinero que se repartía entre 84 productores, “por lo que el monto no tiene impacto en su actividad y solo beneficiaba a algunos ganaderos. Además, no hay una forma de comprobar que el subsidio se entregara a quien realmente produce la leche y el volumen, pues todo estaba basado en la confianza y palabra del productor. La nueva administración no puede pagar algo si no hay una certeza de que arroja un beneficio equitativo”, dijo.

Mejor alimentación

2) Se mejorará la alimentación de las vacas lecheras para que produzcan mayor cantidad de lácteo. Para ello, se recurrirá al programa estatal “Veterinario en tu Rancho”, para capacitar a los ganaderos en el uso de mejores pastizales, aprovechamiento de praderas, para que produzcan mayor volumen de alimento para las épocas de sequía, para alimentar en forma suficiente a los hatos lecheros y que aprendan a aprovechar al máximo la leche que produce la vaca en su etapa de gestación y amamantamiento.

Comercialización

3) Ya se trabaja en un plan de comercialización para la leche, porque la de Yucatán tiene menor precio a la de otros estados. Por ejemplo, la leche que produce Chiapas se vende a $6.50 el litro y la de Yucatán, a $4.50. Ya se tienen reuniones con el director nacional de Liconsa para que analice la posibilidad de comprar el lácteo yucateco, pues esa dependencia federal tiene un precio de referencia de entre $8 y $8.50 el litro dependiendo de la calidad. En este punto Díaz Loeza admitió, sin embargo, que hay algunos obstáculos para concretar esta operación porque es baja la producción “y no se costearía que los camiones de la empresa lechera venga a recoger la producción, que aproximadamente es de 4,000 a 5,000 litros diarios: además, tampoco se tienen depósitos para el acopio y la producción es dispersa en el Estado”.

4) Ahora los apoyos que otorgará la Seder estarán basados en atender las necesidades reales de los lecheros. “En gobiernos anteriores se otorgaban sin comprobar si realmente se necesitaba el apoyo que se solicitaba. Así se detectó que hubo casos donde a un ganadero que tenía cinco vacas lecheras lo dotaron de un equipo de ordeña para 200 vacas. También se ha constatado que en algunos casos los ranchos solo necesitan de energía eléctrica, aumentar la producción de sus forrajes y pequeños apoyos para continuar laborando, mantenerse en la actividad y aumentar la producción”, detalló.

Mejor genética

5) Se mejora la genética de los hatos que producen carne y leche porque se considera que de esta forma mejorará la producción ganadera en general. Ahora las inseminaciones se realizan con semen de toros campeones y de mucha calidad, lo que en un futuro tendrá alto impacto en la ganadería.

También se capacita a los propios productores para que aprendan a realizar la inseminación y a detectar a tiempo la preñez de la vaca para que realicen un buen manejo, “es decir, transformar al productor en un técnico integral para que sepa cómo manejar correctamente su rancho”.

6) Habrá un cambio en el programa de transferencia de embriones “porque anteriormente se pagaba por cada embrión plantado sin verificar ni tener la certeza de que la vaca quedara preñada y naciera algún becerro”, indicó Díaz Loeza. Ahora la Seder dará el apoyo de $3,000 por cada gestación comprobada por laboratorios certificados para garantizar el buen uso de esta tecnología y tener la certeza de que aumentará el hato del Estado.

Más gestaciones

En la actualidad ya tienen 850 gestaciones por embrión y Díaz Loeza cree que cerrarán este año con más de 1,000. Con esta tecnología, el funcionario tiene la esperanza de que los becerros que nazcan serán de calidad suprema, que seguramente estarán en venta o exhibición en la Feria de Xmatkuil en un par de años. “En el caso de los embriones, ya no vamos a apoyar ilusiones, ahora comprobamos que tengan 4 meses de gestación para dar el apoyo”.

7) La Seder analiza la posibilidad de que se cree un fondo de garantía y que sea aval de los ganaderos para la obtención de créditos. Ahora los ganaderos no tienen acceso al financiamiento de la banca comercial, del FIRA y Financiera Nacional de Desarrollo porque carecen de garantías. El titular de la dependencia ya está en pláticas con funcionarios de FIRA y Financiera Nacional para que abran los créditos a la ganadería y que den tasas de interés preferenciales porque las asociaciones ganaderas cobran de 18 a 20% anual por los créditos, lo que los hace casi imposibles de pagar.

8) Se abrió el programa de mecanización de tierras para el sector ganadero, a fin de que mejoren la superficie que destinan a los pastizales, “para que maquinarias de siembra y cosecha puedan entrar a sus terrenos y aprendan a darle un buen manejo a los minerales de la tierra a fin de mejorar la producción de forraje”.— Joaquín Chan Caamal

Viene “un negocio grande”