in

Único en dos Poderes

El presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura

Interés en mejorar el sistema judicial de su nuevo titular

En su larga carrera de más 35 años en el área jurídica, el 18 de diciembre de 2018 el abogado Ricardo de Jesús Ávila Heredia asumió un nuevo cargo público que lo coloca en la historia política como el único que ha sido titular de dos de los tres poderes de Yucatán.

El magistrado Ávila Heredia fue designado por unanimidad nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, organismos que forman el Poder Judicial.

Sus cargos como juez penal, procurador de Justicia, secretario general de Gobierno, gobernador interino, magistrado penal y ahora presidente del Poder Judicial por los próximos cuatro años los considera oportunidades en su carrera jurídica, pero lo que lamenta, dice en broma, “es que ya no llegaré a la diputación”, con lo cual estaría en los tres poderes políticos.

El nuevo presidente del Poder Judicial del Estado habló de varios temas en amplia entrevista con el Diario.

¿Qué se siente ser titular de dos poderes?

“La oportunidad de ser encargado del despacho fue coyuntural. Estábamos allá y se dio la oportunidad que tratamos de cumplir con responsabilidad en su momento. Hoy, al tener la confianza de ser el presidente del Tribunal es satisfactorio, pero también es un riesgo y una nueva oportunidad donde pondré mi mayor esfuerzo”.

¿Cuáles son los principales retos del Poder Judicial?

“Hay que cambiar algunas cosas, hay que oír lo que nos dicen de afuera, no podemos ser inmunes a lo que ocurre en el campo político y la sociedad porque quizás en algunos casos tengan razón y en otras no, eso es normal; hay que escuchar y hay que ser tolerantes. Qué buscamos, desde mi percepción tratar de motivar a la base del Poder Judicial para que los empleados tratemos de mejorar el trato a la gente, que tengamos ese sentido de sensibilidad que todos estamos obligados a cumplir como servidores públicos, que sean imparciales en sus decisiones y estar cerca de la base trabajadora.

“Tenemos limitaciones, sobre todo económicas, pero eso no quiere decir que no podamos operar. Lo ideal es crecer en algunas áreas de los juzgados; por ejemplo, en materia familiar que es un área muy sensible en nuestra sociedad y muy compleja que libera cosas negativas y positivas en las familias y eso lo resiente el juez. Tenemos jueces sujetos a estrés, enfermos algunos, que atienden 800 asuntos cuando deberían de ver 500 cuando mucho, hay ciertas limitaciones por el sistema de oralidad y por el sistema de informática que cambia rápidamente.

“Tenemos necesidades en materia mercantil para solidificar la cuestión de los negocios y se requiere celeridad en esa área. Próximamente implementaremos un juez itinerante en el área mercantil, que es una petición de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores (Conatrib). En el área penal, que es la más conocida, el número de asuntos va aumentando y en su momento se necesitarán más jueces. En estos momentos realizamos estudios para reducir los tiempos de las audiencias del sistema oral porque no hemos alcanzado el tiempo estándar que permita mejorar salas, que los jueces tengan más tiempo para su trabajo y cumplir lo que señala claramente la ley en cada etapa de la audiencia. A veces la audiencia se prolonga por falta de conocimiento de las partes y son frecuentes los alegatos de situaciones que no son propias de esa audiencia. Por ejemplo, la audiencia de control donde solo se analiza si estuvo correcta la detención que hace la policía, las partes piden la liberación y hablan de la inocencia del detenido, cuando eso corresponde a otro momento jurídico.

“La capacitación es básica para el personal y tendremos mejor organización para que el personal asista descansado a la Escuela Judicial. No podemos exigir a quienes ya trabajaron ocho o nueve horas que vengan a sentarse otras tres horas más en un curso”.

¿Cuántos jueces más necesitaría el Poder Judicial?

“Ojalá que cada año cuando menos nombremos a dos en algunas áreas. Hay las reglas nacionales que dicen que debe haber un juez por cada número de habitantes, pero soy realista y no podríamos sostener a 100 jueces, no hay capacidad económica que lo soporte. Al menos necesitamos abrir de forma inmediata dos juzgados más en familiar, uno en mercantil, uno en civil y cuatro o cinco en lo penal”.— Joaquín Chan

 

Lesionado en Sitilpech

Sólidas promesas de postcampaña