in

Unidad, el gran pendiente

Evocan la luchas del cura Hidalgo y Benito Juárez

“Hoy México muere por una unión, quiere ser verdaderamente independiente, librarse del azote llamado narcotráfico, librarse de ese azote llamado la corrupción, de ese azote llamado demagogia. Para eso luchó Hidalgo”, expresó el orador huésped José Luis Vargas Aguilar en la sesión solemne del Ayuntamiento de Mérida, para conmemorar el 210 aniversario del inicio de la lucha por la Independencia del país.

A lo que Renán Barrera Concha, alcalde de Mérida, agregó que: “Hacer patria, hoy como antes, queridos meridanos y meridanas, implica voluntad, esfuerzo y convicción”, y añadió: “No me imagino al padre Hidalgo privilegiando sus intereses particulares cuando hizo repicar las campanas de su iglesia. No es posible comprender al padre Vicente María Velázquez, recluido en la cárcel más terrorífica de la colonia, en el mismísimo castillo o fortaleza de San Juan de Ulúa, sin mirar la grandeza de su alma, su generosidad para entregarse al bien común”.

Liborio Vidal Cañetas, luego de hacer un repaso general del movimiento de Independencia del país, expresó: “Somos un pueblo que ha luchado por ser independiente y que trabaja en el presente para que nuestra libertad se traduzca en mejores condiciones para las nuevas generaciones, para que vivan con mayor bienestar, en paz y armonía”.

A diferencia de años pasados, en esta ocasión la sesión solemne, como las últimas que se realizaron fue virtual, se inició a las 10 horas con los honores a la Bandera en el Palacio Municipal, y en el salón del Cabildo estuvieron el alcalde; Alejandro Ruz Castro, secretario de la Comuna; Diana Canto Moreno, síndica, y el orador huésped.

A distancia, desde otras partes comunicados por internet, los demás regidores y los representantes de los tres poderes, María Fritz Sierra en representación del gobernador; Ricardo Ávila Heredia, presidente del Judicial, y Felipe Cervera Hernández, por el Legislativo, participaron en esta sesión solemne.

En su turno, Vargas Aguilar, para resaltar la importancia de conocer nuestra historia, recordó la frase de Cerón: “La historia es la maestra de la vida y vida de los tiempos, y el que no conoce su historia está condenado a repetirla y a caer en sus mismos errores”.

“Necesitamos conocer el pasado para entender el presente y así poder transformar el futuro; no podemos transformar nada si no entendemos el presente, y si no entendemos el presente es porque no conocemos el pasado, y entonces caemos precisamente en las incoherencias, en los errores y las contradicciones históricas”, puntualizó.

Para entrar en materia y en alusión a los tiempos que hoy se viven por la pandemia, el también exdirector de la Facultad de Derecho de la Uady recordó que: Precisamente un 15 de septiembre de 1864, don Benito Juárez estaba huyendo, era perseguido por los franceses y le tocó esta fecha en el desierto, una fiesta inédita como la de ahora, porque ahora es un momento histórico inédito donde no se puede festejar como se acostumbra las fiestas patrias.

Situación extraordinaria

“Algo así por el estilo pasó hace ya más de 150 años, cuando Benito Juárez, no por una pandemia, por una invasión a mansalva que se dio nuestro país, que Juárez tuvo que huir no para escapar, sino para defender precisamente desde otro punto la soberanía nacional. Y ahí, precisamente ahí, tranquilamente dio un discurso y claramente dijo estas palabras: Estamos en una situación extraordinaria, no podemos gritar con felicidad Viva México porque estamos siendo ofendidos, pisoteados por la invasión, por la intervención y por la traición”.

El orador acotó que “Hoy podríamos decir por el narcotráfico y por la corrupción; sin embargo, (continuó Benito Juárez en aquel entonces), en el corazón de todos llevamos esa fecha donde el padre Miguel Hidalgo y Costilla rompió esas cadenas del silencio, rompió esas cadenas que nos ataban a 300 años de un silencio en gran parte oprobioso para decir ‘viva la libertad, muera el mal gobierno y viva México’”.

Vargas Aguilar añadió que luego don Benito Juárez, al llegar a Chihuahua después de su peregrinación, hace otro brindis que se puede decir la conclusión de esta frase, cuando dice: “Brindo por la independencia nacional, porque todos los seres humanos tengamos principios, ya que los principios lo son todo. Los seres humanos pasamos, pero los principios no”.

El orador agregó que esto es para reflexionar, sobre todo hoy, no solo para el momento que se vive en cuestión sanitaria, también para el momento histórico que vive el país, el Estado y Mérida.

Consideró loable la hazaña de don Miguel Hidalgo, pero recordó que ese personaje inició el movimiento, no lo logró. Al final, 11 años después, se logra la Independencia. “Desgraciadamente, en nuestro México se ha manipulado y ya se ha vuelto un maniqueísmo la historia de buenos y malos, cuando no debe ser así, recuerden que uno de los puntos para lograr la independencia fue la unión”.

“Pero la unión de todos los mexicanos, no la desunión. Cuánta falta le hace hoy a México esa unión, una en todo sentido, respetando nuestras características y nuestras individualidades personales, la unión ese sueño iturbidista, ese sueño de la consumación, aún está lejos”, opinó.

Mes simbólico

Luego de repasar que septiembre ha sido un mes muy prolífico en acontecimientos para el país, están las fechas patrias, los Niños Héroes hace dos días, también los dos terremotos y en Mérida, los dos huracanes... en fin es un mes simbólico.

“El 15 de septiembre de 1821 se llevó una sesión solemne, aquí precisamente en el Cabildo de Mérida, donde se reunieron las fuerzas vivas para declarar la independencia de la capitanía general de Yucatán respecto a España y la unión a invitación expresa que había hecho el Ejército de las Tres Garantías al novedoso y naciente Imperio Mexicano”, precisó.

También destacó que el Ayuntamiento de Mérida jugó un papel muy importante, como hoy; un papel donde sin disparar un tiro, sin derramar sangre, le daba una enseñanza a la nación de cómo se podían hacer las cosas con base en el diálogo y la diplomacia.

Se consumaba la independencia de Yucatán con respecto a España con base en un acuerdo de las fuerzas vivas reunidas en una sesión solemne el 15 de septiembre de 1821, días antes que el Ejército Trigarante entrara a la Ciudad de México, ya se había firmado el Plan de Iguala y el Tratado de Córdoba, y por tanto México era jurídicamente independiente y se llamaba Imperio Mexicano, ese fue su primer nombre.

De ahí la importancia del el alcalde, los regidores, el síndico. Son los primeros representantes directos de la ciudad, los ayuntamientos, los municipios fueron los que salvaron de España precisamente durante la guerra de reconquista.

“En el Ayuntamiento de Mérida me siento en mi casa, agradezco esta invitación, me encuentro rodeado de cuadros de gente impresionante. Estoy viendo a don Miguel Hidalgo, a don Felipe Carrillo Puerto, a don Juan Crisóstomo Cano y Cano, a don Manuel Berzunza y creo que aquí atrás de mí se encuentra don Benito Juárez. Me parece que está Elvia Carrillo Puerto, en fin, me siento como en un túnel del tiempo y estoy en la historia”, dijo.

El alcalde, luego de repasar los pasajes históricos, citó que “Mérida da la pauta con esta sesión solemne de su Cabildo, que congrega a todos los poderes locales y sus representantes federales. Sabemos que conmemoramos hechos diferentes, pero también que son iguales en el espíritu y el alcance libertario. Sabemos que Mérida, Yucatán y México son el hermoso manto que nos cubre a todas y a todos”.

“Sin embargo, este septiembre de la patria es diferente, de otros, una epidemia mundial ha amenazado nuestra salud, nuestra economía y, desde luego, nuestra normalidad pública acostumbrada a la fiesta popular, a la convivencia de todo el pueblo. Septiembre que siempre es el mes del grito, ahora lo es de las campanas y en cierto modo del silencio o de la alegría íntima y menos compartible en las calles y en las plazas. Vivimos un septiembre diferente, austero, con menos bullicio y un confinamiento obligado para no aumentar los riesgos de la salud”, dijo.

Acto Independencia

Mensajes que se pronunciaron ayer en la sesión solemne del Cabildo de Mérida.

Como en casa

“En el Ayuntamiento de Mérida me siento en mi casa, agradezco esta invitación, me encuentro rodeado de cuadros de gente impresionante. Estoy viendo a don Miguel Hidalgo, a don Felipe Carrillo Puerto, a don Juan Crisóstomo Cano y Cano, a don Manuel Berzunza y creo que aquí atrás de mí se encuentra don Benito Juárez. Me parece que está Elvia Carrillo Puerto, en fin, me siento como en un túnel del tiempo y estoy en la historia”, dijo el orador huésped José Luis Vargas Aguilar.

Iguales en el espíritu

El alcalde citó que “Mérida da la pauta con esta sesión solemne de su Cabildo, que congrega a todos los poderes locales y sus representantes federales. Sabemos que conmemoramos hechos diferentes, pero también que son iguales en el espíritu y el alcance libertario. Sabemos que Mérida, Yucatán y México son el hermoso manto que nos cubre a todos”.

Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia