in

Uso excesivo o inadecuado de cloro puede dañar la salud, advierte el IMSS

El IMSS advierte de riesgos al usar cloro para la limpieza. La imagen es ilustrativa
El IMSS advierte de riesgos al usar cloro para la limpieza. La imagen es ilustrativa

Ante la emergencia por el Covid-19 se recomienda la limpieza y sanitización constante de artículos y superficies de uso común y una de las opciones de desinfección es el cloro de uso doméstico.

Sin embargo, si no se utiliza adecuadamente o se usa en exceso puede causar intoxicaciones y daños al organismo, afirma el IMSS.

Te puede interesar: Los contagios de Covid-19 llevan 7 semanas a la baja

En un comunicado, la Oficina de Representación Yucatán del IMSS aclaró que ese producto es seguro si se siguen las instrucciones adecuadas.

Alonso Sansores Río, titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas, explicó que cuando el cloro se mezcla con agua produce ácidos que podrían dañar el organismo.

Pero es más peligroso incluso cuando las personas lo respiran, ingieren o entra en contacto con la piel, advirtió.

Las consecuencias varían

Las consecuencias y efectos de esta sustancia química en la salud varían según el tiempo de exposición y cantidad, los cuales son las siguientes:

Irritación de mucosas o vías respiratorias, que puede afectar la nariz, garganta y generar tos excesiva, así como lagrimeo y/o irritación de los ojos.

En contacto con la piel puede causar comezón, ardor, urticaria y enrojecimiento.

El especialista señaló que para desinfectar de forma segura es importante seguir las instrucciones del fabricante, que deben estar impresas en el envase.

¿Cómo preparar el desinfectante?

Lo más recomendable para preparar una solución desinfectante de superficies en el hogar es diluir cinco cucharadas (1/3 de taza) de blanqueador por galón (3.8 litros) de agua, o dos cucharaditas (10 ml, aproximadamente) de cloro por litro de agua.

Al colocar la solución se recomienda el uso de guantes y mascarilla o cubrebocas para evitar daños en la piel o al respirarlo.

Se debe dejar reposar al menos un minuto y ventilar bien el espacio durante y después de la aplicación.

Nunca se debe mezclar con amoníaco

Sansores Río advirtió que nunca se debe mezclar cloro con amoníaco o cualquier otro limpiador.

Por último, dijo que en el caso de contacto directo con la piel es necesario lavar con abundante agua y jabón para detener la irritación.

Si se presenta tos, náuseas o dificultad para respirar la persona debe acudir a consulta a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) para prevenir cualquier complicación.

Austera ceremonia del ''Grito de Independencia'', con sana distancia