in

Vacunas con incidentes

Jueves y viernes se formaron en el O’Horán largas colas de trabajadores de todos los departamentos

Acusaciones en el HRAE y desorden en el O’Horán

A pocas horas de la llegada de la primera remesa a Yucatán, la aplicación de las vacunas contra Covid-19 ha generado incidentes en los hospitales Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy) y Agustín O’Horán.

En el primero, numerosos empleados manifestaron públicamente su enojo luego de que, según explicaron, les negaron la aplicación del inmunizante con el argumento de que no están incluidos en esta primera etapa.

Su enojo era mayor porque entre los excluidos hay muchos trabajadores de áreas Covid y, en cambio, en la lista de aplicación hay personas que no son de base e incluso se trata de proveedores.

En el Hospital O’Horán, anteayer y ayer se formaron largas colas de personal que recibiría la vacuna. Surgieron cuestionamientos en torno al proceso de aplicación porque varias personas jóvenes y de rango administrativo, que nada tienen que ver con las áreas Covid, “subieron” a las redes sociales fotografías en las que se manifestaban satisfechas por haber recibido el biológico.

De acuerdo con los datos recabados, ayer viernes se había fijado como día para aplicar la vacuna a personal administrativo y manual, pero la jefa de Recursos Humanos del O’Horán, Claudia Rodríguez, giró instrucciones desde la tarde y noche del miércoles para que empleados de los distintos departamentos hicieran fila desde el jueves. Incluso, dispuso que Recursos Humanos lo hiciera en dos mitades el jueves y viernes, “para no descuidar el departamento”.

La funcionaria dio marcha atrás después de una llamada de atención del subdirector Ulises Ademar Castellanos Herrera, según nuestras fuentes, y ordenó que los empleados administrativos se retiraran de la fila y regresaran ayer, aunque muchos ya habían sido atendidos.

Hay constancias escritas de ambas decisiones, enviadas por una aplicación de mensajería a los trabajadores.

Quienes alcanzaron a recibir el biológico difundieron sus fotografías. Entre ellos había personal de Nutrición, de Psicología, de secretariado, una estafeta de servicios generales, fisioterapeutas y una secretaria de mantenimiento, lo mismo que uno que otro jubilado que utilizó un gafete antiguo. Algunas de esas personas hasta externaban malestares después de recibir la vacuna.

La propia Claudia Rodríguez publicó en Facebook la constancia de la vacuna que recibió, con la leyenda “Siempre vacunada nunca invacunada”.

La cola de anteayer comenzaba en la parte de las cajas del nosocomio y se extendía al área de ex Seguro Popular hasta llegar a la explanada de la Unidad de Especialidad Médica (Uneme).

La de ayer era más larga hasta las 10 de la mañana. La gente se formaba con “tickets” que previamente les entregaban empleados de seguridad. No había más control ni orden. Ni siquiera se dispuso la asistencia escalonada de los trabajadores, lo cual, además, afectó parcialmente los servicios que se prestan en las instalaciones al ausentarse el personal.

En el HRAE, cerca de 40 trabajadores hicieron una manifestación en las inmediaciones del hospital luego de que les indicaron que no estaban considerados para su vacunación en esta primera etapa.

Personal de admisión hospitalaria, químicos, enfermeros y trabajadores sociales que tienen contacto directo con enfermos de Covid reclamaron a la dirección de la institución que no los consideraran como personal de primera línea.

En cambio, dijeron, sí se incluyó a personal no basificado, como guardias de seguridad, personas que trabajan en la cafetería y proveedores.

La química Dianela Vargas relató que ella ya había pasado todo el protocolo necesario para recibir la vacuna, pero cuando estaba a punto de ser inyectada le indicaron que “por órdenes de arriba no se le podía vacunar”, al parecer porque las dosis ya están destinadas a ciertas personas.

“Vi que vacunen a personas que nunca había visto en el hospital”, dijo, aunque aclaró que no sabe si son trabajadores de esa clínica, simplemente ella jamás los había visto.

Karla Vivas, también empleada del lugar, señaló que el hospital recibió 1,800 dosis para 1,250 basificados, pero les indicaron que no había para todos.

Además, aseguró, el hospital donó cierta cantidad de vacunas a otra clínica sin dar preferencia a los empleados de ese nosocomio.

“Este es un hospital Covid, si no hay vacunas ¿por qué están donando? Primero que se preocupen por su personal y si quedan, donan lo que quieran”, señala.

Horas más tarde los quejosos se reunieron con el doctor Alfredo Jesús Medina Ocampo, director del Hraepy, quien les explicó que se había comunicado con Carlos Gómez Montes de Oca, coordinador de la campaña de vacunación antiCovid.

Le había hecho saber que su prioridad era vacunar a la base trabajadora de esa clínica, según les comentó.— ÁNGEL NOH ESTRADA / GABRIEL CHAN UICAB

Sin embargo, el doctor Medina también les precisó que la siguiente remesa de vacunas sería para una segunda dosis de los que ya fueron vacunados, de modo que no hay fecha para que estos trabajadores, quienes aseguran que están en la primera línea de combate al Covid, puedan recibir el biológico.

Las vacunas antiCovid Más detalles

La aplicación de estos días es la primera remesa, destinada a los trabajadores de la salud.

Falta de organización

Al O’Horán se le proporcionaron dosis para vacunar a casi todo el personal, no solo a los de primera línea en el combate al Covid. Se suponía que ayer viernes sería el día para atender a personal administrativo, pero medidas internas propiciaron un desorden desde el jueves, que se reflejó en largas filas y afectación a servicios.

Quejas en el HRAE

En el HRAE hubo quejas porque en esta fase no se incluyó a personal de áreas Covid y sí a gente externa, según dijeron los inconformes.

EE.UU. tomaría otra vez un caso

La Uady exentará 50% en inscripciones