in

“Queremos más vigilancia”

El área acordonada en el Bazar García Rejón luego de que se cayera parte del techo. Locatarios dicen que falta mantenimiento a todo el sitio

Varias mejoras se necesitan en el “García Rejón”

Sobre el estado que guardan las instalaciones del Bazar García Rejón, uno de los locatarios con 30 años de labor de nombre Jorge calcula que la última remodelación a fondo que se hizo del sitio tiene 20 años y pone como acciones esenciales por hacer: Pintura, baños, servicios, estacionamiento para el turismo y quitar a todos los vendedores ambulantes que están en la calle.

Por su parte Jorge Armando Berlín Osorio, comerciante de calzado artesanal, dijo que el bazar tiene 50 años de existencia y al preguntarle sobre sus males respondió: “Te invito a que vengas a las 2 de la tarde a los baños, está asqueroso, no hay agua, los clientes pagan y salen sin usar el baño”.

“Hace tres o cuatro días aquí en el fondo se cayeron cáscaras del techo, antes era ‘richeado’, luego le pusieron masilla y lo dejaron plano y se cayó sobre una vidriera, no sé cómo quedó el señor allá”, comentó el entrevistado.

Berlín Osorio asegura que el lugar tiene más de 10 años sin recibir mantenimiento y lo único que se hace “de vez en cuando” es pintarlo en partes.

“Queremos que se tenga un poco más de vigilancia, vienen personas y se tiran en los pasillos, como es el caso de una señora, hay otro al que le dicen Tarzán, porque viene solo en trusa y se le ve todo, eso no lo ve el Ayuntamiento, vergüenza nos da a nosotros como vendedores”, dijo.

El locatario indicó que en el bazar hay más de 100 locales de artesanías y comida, es lo que predomina.

Wilfredo Pacheco lleva 30 años de laborar en el bazar, asegura que la última vez que el lugar recibió mantenimiento a fondo ya tiene más de 15 años.

Para él los principales problemas son las luces, los ventiladores y ahora el techo, pues se acaba de caer un pedazo del cielo raso.

“Ya vinieron a verlo, dijeron que lo van a reparar, pero lo principal es la luz que casi no hay, vienen y cambian un foco y se echa a perder otro”, indicó el comerciante.

Además comentó que hay entre 10 y 12 ventiladores que no funcionan desde hace mucho tiempo y les dicen que no los pueden reparar porque no hay presupuesto.

Sanitarios

El locatario aseguró que los baños no están aptos para el turismo, de manera continua no hay agua, no se hace el aseo como debe de ser y la gente sale tapándose la nariz porque apesta, la administración de los sanitarios es pésima y a él lo perjudica pues su local está enfrente.

“Entra ahorita y velo, está todo sucio, hasta el espejo está manchado, no te puedes ni espejear para peinarte, el mingitorio siempre está anegado, bueno todo está hecho un desm…”, indicó.

¿Qué le hace falta?

“Pintura, hace rato que no pintan, la gente que limpia lo hace mal y por si fuera poco en los alrededores hay mucho ambulantaje, vienen los clientes y les ofreces una blusa y te dicen que en la calle está a 100 pesos”.

“Nosotros nos defendemos diciendo que son de los chiapanecos, que no es la misma calidad, pues ofrecemos prendas bordadas de Kimbilá y también de Oaxaca, aquí en Bancomer, no sé si ya lo quitaron, pero hasta su tiendita tenía un chiapaneco, también en los hoteles permiten que se pongan vendedores”.

Saúl Celis Flores, quien se dedica al cambio de moneda y a la venta de alhajas, dijo que al paso de los años el bazar ha tenido varios cambios, muchos comenzaron a trabajar de una manera y ahora lo hacen de otra, antes había comida, artesanías, cosas típicas y han cambiado de giro, hay locales vacíos y la gente ha dejado de entrar.— Luis Iván Alpuche Escalante

Comecio

El Bazar García Rejón se ubica en la confluencia de las calles 60 y 65, del Centro.

Servicios

“Los servicios básicos están mal, está lleno de basura, apesta y la última remodelada que yo recuerde fue cuando cambiaron los pisos hace como 30 años, ahora se caen los techos, las rajaduras son muy visibles, los abanicos no funcionan, las lámparas están quemadas, pero lo que no falla es el cobro del Ayuntamiento”, dijo Saúl Celis Flores, quien se dedica al cambio de moneda y a la venta de alhajas.

Seguridad

Comentó que falta seguridad, botes de basura, no hay vigilancia, y eso que se está a 100 metros de la Plaza Grande.

Local

El domingo 4, a las puertas de la “Joyería Lesly” del bazar se cayó una parte del techo. Aunque solo hubo daños materiales, el incidente se pudo convertir en tragedia si alguien hubiera pasado por ahí justo en el momento.

Publican historias pérdidas de amor homosexual de Marcel Proust

Cartón de Tony: #conlashectáreasno