in

Ven poca claridad del manejo oficial sobre la epidemia

Manifestación a las puertas de Palacio después de publicarse la lista de beneficiarios del programa de apoyo al desempleo

Al hacer un balance de la forma en que el gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Mérida han manejado los asuntos de la pandemia de Covid-19, la profesora Blanca Estrada Mora manifestó que hay claroscuros.

“Desde luego, tomando en cuenta la incertidumbre y el desconocimiento de algo que es nuevo, las autoridades gubernamentales han tenido aciertos y también errores”, subrayó la presidenta de la Federación Estatal de Colonos Urbanos de Yucatán (Fecuy) e integrante del grupo promotor del colectivo ciudadano ¡Ya Basta!

Y precisó que los claroscuros durante la contingencia sanitaria no son solo del sector oficial, sino también de los ciudadanos, entre la incertidumbre y el temor social que generó una epidemia cuyas dimensiones se desconocían.

La maestra Estrada Mora formuló esos conceptos al dar a conocer ¡Ya Basta!, en la tercera sesión de seguimiento del Observatorio Ciudadano, una evaluación de los compromisos de la agenda ciudadana que firmaron Mauricio Vila Dosal y Renán Barrera Concha en 2018, cuando eran candidatos a la gubernatura y la alcaldía de Mérida, respectivamente.

En la misma sesión, como ya informamos, se ofreció un análisis del seguimiento a las promesas de campaña más publicitadas de ambas autoridades.

El cuarto punto de la reunión fue un balance de las acciones del gobernador y del presidente municipal en el manejo de la pandemia.

Una de las conclusiones, de acuerdo con la presidenta de la Fecuy, es que se concede prioridad al posicionamiento publicitario y de “marketing” en busca de mayor rentabilidad política.

Análisis básico

Al principio de su exposición, la profesora Estrada indicó que el seguimiento de ¡Ya Basta! sobre el manejo de los temas de la pandemia fue muy básico porque hasta los tiempos de los sistemas de transparencia se detuvieron ante la crisis sanitaria.

Recordó que el 26 de marzo pasado se publicó en el Diario Oficial del Estado la declaración de emergencia en Yucatán a causa del coronavirus y la presencia de los primeros infectados.

Doce días antes, añadió, se habían establecido las primeras medidas de prevención, como fueron el confinamiento domiciliario y la suspensión de actividades escolares en todos los niveles.

Después vinieron otras acciones como el plan estatal para reactivar la economía y el empleo y para reforzar la atención de la salud, así como las solicitudes del Ejecutivo de una ampliación presupuestal, primero, y de la aprobación para contratar un préstamo a largo plazo, que finalmente no pasó la aduana del Congreso estatal. Esto último le ocurrió también al Ayuntamiento meridano.

La maestra Estrada Mora resumió en diez puntos el balance de ¡Ya Basta! sobre la actuación de las autoridades estatal y municipal en torno a la epidemia:

1) Adelanto de las medidas de confinamiento, lo cual potenció la incertidumbre y el temor social.

2) Carencia de un programa integral de atención y prevención.

3) Falta de información precisa, accesible y oportuna, que dio pie a la manipulación informativa.

4) Aprovechamiento de la contingencia para obtener recursos extraordinarios.

Sobre este tema, las respuestas a solicitudes de información no dejan claro el destino de los recursos, sobre todo los $500 millones canalizados al área de salud, como parte de los $1,500 millones de la ampliación presupuestal. “Seguiremos preguntando”, enfatizó la integrante del grupo promotor de ¡Ya Basta!

5) Procesos discriminatorios para el acceso a programas de apoyo y medidas sectarias para la reactivación económica.

En este aspecto citó el programa de apoyo al desempleo: “¿Sabemos si la señora que sobrevive vendiendo panuchitos en la Emiliano Zapata Sur III tiene acceso a una computadora? Y hablamos de Mérida, ni qué decir de Chikindzonot, Maxcanú, Chichimilá, Sotuta... Había que inscribirse por internet. Allí faltó esa planeación, se debió tomar en cuenta la enorme brecha de desigualdad que padece Yucatán”.

6) Violación a las reglas de operación de los programas emergentes.

La dirigente mencionó de nuevo como ejemplo el programa de apoyo al desempleo. Si bien fue positivo y un acto de transparencia que se difundiera la lista de beneficiarios, apuntó, hay que decir que no se cumplió el principio de eficacia ante las quejas y los señalamientos, con nombres y apellidos, de quienes indebidamente aparecieron en la lista. Lo mismo sucedió con los apoyos a las empresas.

7) Opacidad en las adquisiciones sustentadas con el estado de emergencia.

8) Medidas ilegales y arbitrarias.

9) Polarización social ante las incongruencias y contradicciones.

10) Prioridad al posicionamiento publicitario y de “marketing” en busca de rentabilidad política.— ÁNGEL NOH ESTRADA

La pandemia Transparencia pendiente

¡Ya Basta! dice que no hay información clara sobre los recursos para la pandemia.

La ampliación financiera

El colectivo afirma que no se ha transparentado el destino de los $1,500 millones que el gobierno del Estado aplicó en el área de salud y los programas para la reactivación económica y el empleo.

El caso de Mérida

Sobre el Ayuntamiento de Mérida indica que tampoco hay información clara y completa de los recursos que se reasignaron para atender la contingencia.

¿Y el acta de Cabildo?

Incluso, señala que no existe el acta de la sesión de Cabildo donde se aprobó esa reasignación, de acuerdo con la respuesta que ofreció la propia Comuna a las solicitudes de información.

México participará en tratamientos contra Covid de Alemania y Surcorea

Periodista afirma que México Libre está ''infectado'' de García Luna