in , ,

Ven que el “toque de queda” se aplica en forma dispareja

"Amigos de la Salud" recorren las calles del Centro de Mérida regalando cubrebocas y gel antibacterial con letreros y mensajes para cuidar la sana distancia,

Diferente trato oficial a empresas de transporte

El “toque de queda” para restringir la movilidad en Yucatán, decretado el día 15 pasado por el gobierno del Estado a fin de bajar los contagios del coronavirus, aparentemente tiene dos pesas y dos medidas en su aplicación, según se aprecia en la información proporcionada por las empresas locales que tienen servicios nocturnos.

Los pasajeros y trabajadores del Aeropuerto Internacional de Mérida que tienen horarios nocturnos en el período del “toque de queda”, de 10:30 de la noche a 5 de la mañana, pueden transitar sin problemas por calles de la ciudad y esta terminal área siempre y cuando demuestren a agentes de la Secretaría de Seguridad Pública el boleto de viaje o la identificación de trabajo de Grupo Asur, y que transitan en el horario de prohibición por necesidad de viaje o de trabajo.

Sin embargo, este tipo de concesión especial no se aplica para la empresa de transporte ADO, que para cumplir el “toque de queda” tuvo que cambiar la logística de unos 20 servicios en rutas foráneas en la Península y el resto del país.

Estación de camiones del ADO donde tiene poca afluencia en la mañana.

En el aeropuerto se informó que hay vuelos programados desde las 6 de la mañana a distintas ciudades del país y los pasajeros necesitan estar en la terminal a las 4 de la mañana para documentar su vuelo y equipaje. Para transitar sin problema alguno por las calles en el horario restringido, el viajero debe identificarse con su boleto de viaje o su pase de abordar ya impreso.

Horarios de su jornada

En el caso de los trabajadores del aeropuerto que inician su jornada a las 4 de la mañana es igual: deben comprobar que trabajan en la terminal aérea y su horario está en el período de “toque de queda”. Lo mismo sucede con los pasajeros que llegan en el último vuelo a Mérida, que es las 10:50 de la noche, y los trabajadores que salen después del horario prohibido.

“Tenemos una coordinación con la SSP donde los trabajadores cuentan con una tarjeta de identificación aeroportuaria que los acredita como empleados del aeropuerto”, informó el director regional de Grupo Asur, Héctor Navarrete Muñoz. “Solamente deben identificarse con ese documento, que es un documento propiedad del aeropuerto para que pueden transitar a sus lugares de trabajo o retorno a su domicilio. En el caso de los pasajeros, deben mostrar sus boletos o pase de abordar”.

Navarrete Muñoz confirmó la reanudación del vuelo Mérida-Tijuana el 3 de agosto, como lo anticipó la secretaria de Fomento Turístico, Michelle Fridman, en el foro virtual del IMEF Universitario.

“A partir del 3 se agosto próximo, Volaris retomaría parte de sus operaciones que tenía con Grupo Asur hasta antes de que modificara sus operaciones por la pandemia”, dijo.

“Estarán operando esta ruta los lunes, miércoles, jueves y domingo. Operando un avión Airbus 320 con capacidad de 180 pasajeros. Evidentemente la reanudación de estos vuelos se van a reflejar en un mayor número de pasajeros al cierre del mes de agosto”.

Luego recordó que está confiado que la recuperación de la actividad aérea será paulatina y conforme a los resultados de las medidas de control de la pandemia en el territorio mexicano, pero poco a poco aumenta el número de pasajeros que viajan desde el aeropuerto internacional de Mérida. En junio pasado viajaron 32,597 pasajeros documentados, pero es muy inferior al número de ese mes en 2019,que fue de 228,352.

Lee: Más de 22 mil personas esperan diagnostico de Covid-19 en Yucatán

Por tierra

Por su parte, el gerente regional de Grupo ADO, Eduardo Córdova Balbuena, dijo que esta empresa no tiene ninguna concesión especial para que sus autobuses o los pasajeros que usan este servicio transiten sin problemas durante el horario del “toque de queda” en Yucatán.

“Sí nos ha afectado (el ‘toque de queda’), debimos cambiar la logística de aproximadamente 20 servicios”, señaló. “No hay concesiones para nosotros, debimos hacer ajustes en todos nuestros servicios y eso impactó en una caída en el orden del 15% de nuestras ventas. Es un impacto severo si lo sumamos al 80% de las cancelaciones del universo de nuestros servicios desde el mes de abril por causa de la pandemia”.

“El peor momento para ADO fue en mayo, cuando alcanzamos el 87% de cancelaciones”, reiteró.

“A partir del 8 de junio cuando se declaró semáforo naranja en Yucatán hubo una pequeña mejora en la movilidad hacia Quintana Roo y Tabasco, principalmente. Logramos una reactivación de un 12% de nuestras corridas, disminuyendo las cancelaciones en el orden del 78%; sin embargo, con la restricción horaria de movilidad nuestras ventas volvieron a contraerse”.

El ingeniero Eduardo Córdova reiteró que la afectación es muy fuerte para la empresa transportista.— Joaquín Chan Caamal

Sextuplicó los costos: pocos resultados turísticos dejó la Cumbre de la Paz

Las licencias, sin descuento