in

Vivencias al buscar empleo

Una vista de los módulos que se instalaron en la Feria del Empleo que anteayer se realizó en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI

Expectativas a la hora de acudir a una feria laboral

Juan Pablo Chan Aguilar, Víctor Manuel Chi Canul, Fátima Martínez Cauich, Andrés Salas y Georgina Lara no se conocen, pero tienen algo en común: necesitan con urgencia un trabajo y acudieron a la Feria del Empleo, que anteayer se realizó en el Siglo XXI, en busca de él.

“Ya son varias veces que voy a una feria de empleo, como 4 ó 5 veces, mi rama es industrial, puedo estar en almacén, en solución, manejo de personal en varias áreas”, dijo Chan Aguilar.

Indicó que lo más difícil de conseguir empleo es que hay mucha competencia y hay muchos que se ofrecen por menos salario.

“El último empleo que tuve fue de manejo de productos cárnicos, ahí nos quitaron el IMSS, hubo un cambio de razón social y nos quitaron el seguro social y por eso nos vimos obligados a quitarnos sin liquidación y la estamos peleando”, dijo.

Chan Aguilar es vecino del fraccionamiento Piedra de Agua en Umán, llegó desde las 8 y a las 10 ya había recorrido parte de la feria y observado muchos puestos interesantes y llamativos. “los sueldos para los puestos que están ofreciendo me parecen buenos… lo malo es que dicen que te llaman, les dejas tu número y permaneces en espera y eso a veces nunca sucede”.

Chi Canul es estudiante y fue la primera vez que acude a una feria de empleo en la que espera encontrar algo relacionado a las ventas.

“Para mí, es muy fácil conseguir trabajo, solo hay que salir a buscarlo, preguntar y es cuestión de cada uno, hasta ahora ya pasé en dos módulos, ya entregué en Boxito y Tere Cazola”, dijo el joven estudiante.

Fátima Martínez, vecina de Mérida, tiene tres hijos de 20, 16 y 11 años de edad, fue la primera vez que acudió a una Feria de Empleo en busca de un trabajo de medio tiempo para poder atender a sus hijos.

“Hace 12 años que no trabajo porque me casé y me embaracé y estaba con la familia”. Pero ahora ya no les alcanza y tomó la decisión de trabajar de nuevo para ayudar, quiere aprovechar que ahora ya es mayor uno de sus hijos y ya puede trabajar.

“Mi mamá me dijo que había la feria del empleo y me dijo que es un buen lugar para buscar más rápido un empleo, porque mi hermanita así halló trabajo y ya tiene varios años trabajando”, dijo.

Andrés Salas y Georgina Lara son pasantes de ingeniería, a las 9 a.m. llegaron a la Feria del Empleo y fue la segunda vez que acudieron a una. Andrés comentó que sí le ha sido difícil buscar empleo y hay dos cosas difíciles de superar: la recomendación y luego a quién conoces, pues si no tienes ninguna de esas dos no te contratan.

“A veces consigues empleo y te exigen el doble o el triple de lo que ganas, a lo que corresponde, tampoco estamos pidiendo 30 mil o 20 mil pesos, pero sí una paga razonable, que puedas estar cómodo y a gusto, que puedas satisfacer tus necesidades”, detalló.— Luis Iván Alpuche Escalante

Georgina indicó que para personas que no han estudiado si hay empleo, pero en su caso no le han llamado mucho la atención, excepto uno.

La joven señala que no ha trabajado antes, pero ha hecho su residencia, de ahí ha aprendido, pues ha tratado de agarrar experiencia.

“Principalmente te piden experiencia y también preguntan de dónde vienes. Que si del Tecnológico de Mérida, de la Uady, de la Modelo, a veces te dicen: “de aquí no aceptamos”. Así son la mayoría de las empresas”.

“Tienen una manera de etiquetar a las personas según la institución de la que egresan, pero deberían darle la oportunidad a la gente de demostrar lo que sabe. A veces pueden estar rechazando solo por eso a una persona valiosa que puede dar el plus”, precisó el entrevistado.

Dijo que para ello son los tres meses de prueba, para que demuestres lo que sabes, pero a veces pasan esos tres meses de prueba y de repente llega un recomendado y ya no te contratan.

Vacantes Muestra en el Siglo XXI

Georgina Lara indicó que para las personas que no han estudiado sí hay empleo.

Experiencia

La joven señala que no ha trabajado antes, pero ha hecho su residencia, de ahí ha aprendido, pues ha tratado de obtener experiencia.

Origen

“Principalmente te piden experiencia y también preguntan de dónde vienes. Que si del Tecnológico de Mérida, de la Uady, de la Modelo, a veces te dicen: ‘de aquí no aceptamos’. Así son la mayoría de las empresas”.

Oportunidad

“Tienen una manera de etiquetar a las personas según la institución de la que egresan, pero deberían darle la oportunidad a la gente de demostrar lo que sabe. A veces pueden estar rechazando solo por eso a una persona valiosa que puede dar el plus”.

Los Raptors se proclaman campeones de la NBA y hacen historia

Cartón de Tony: Mándalos a volar