in ,

Vivencias en el encierro

Uno de los módulos de la Filey. El escritor Alberto López presenta hoy cuatro libros en la muestra

Alberto López presenta hoy sus libros en la Filey

El escritor y psicólogo Alberto López Vadillo pasó 15 años internado en el Centro de Reinserción Social del Estado, pero dice que fue como si hubiese vivido ese tiempo en un pueblito con un régimen de estricta disciplina.

Quien quiere tener una vida tranquila y apegado a los patrones del proceso de rehabilitación como son el trabajo, capacitación, deporte, salud y educación lo puede lograr, pero es más fácil si el interno recibe el apoyo familiar y de amigos.

“La rehabilitación social mucho depende de la familia”, señala durante una entrevista con motivo de su liberación el viernes 15 pasado al cumplir la sentencia por un delito de privación ilegal de la libertad. “La familia es el soporte y la ilusión de recuperar la libertad es el pilar para vivir con tranquilidad el encierro”.

Para superar esa etapa de la vida también es necesario que el interno reconozca que cometió el error y aunque sabe que una gran mayoría no es responsable de los delitos que les atribuyen, sí tienen culpa en parte porque estuvieron en el momento inadecuado donde ocurrió. Dice que cuando reconoces el error que te tiene privado de tu libertad, en ese momento empieza la reinserción a la sociedad.

No duda en destacar que la vida pacífica en el penal de Mérida es por la forma como el profesor Francisco Brito Herrera dirige ese establecimiento de reclusión.

“El profesor sabe cómo se vive allá adentro, hay seguridad interna, actividades para el trabajo, la capacitación, el entretenimiento y la práctica de la religión”, indica. “La ventaja es que el Cereso tiene una extensión grande de terreno, es la exhacienda San José Tecoh por lo tanto es como un pueblito. Allí tienes oportunidad de trabajar como si estuvieras en la calle, de participar en actividades, pero con mucha disciplina”.

“No cabe duda que el profesor Brito ha hecho un buen trabajo a lo largo de sus 25 años como director del Cereso”, reitera. “Su principal logro es mantener la tranquilidad y darle actividades a la población”.

Oportunidad

Él aprovechó una de esas oportunidades que ofrece el Cereso para cambiar de forma positiva tu vida y se convirtió en escritor, gracias a su gusto por el periodismo, en especial a la lectura de los editoriales.

A su ingreso al penal, López Vadillo empezó a escribir editoriales para Diario de Yucatán sobre sus vivencias, sobre historias penitenciarias y lo hacía con emoción y poco conocimiento de las reglas de la literatura. Sin embargo, la Escuela de Escritores “Leopoldo Peniche Vallado”, dirigido por la doctora Ena Evia Ricalde, ofreció un diplomado en el Cereso, en el cual participó y con ayuda de la directora y la también doctora Elia Góngora Coronado, empezó su formación como escritor y nació la idea de editar libros con sus crónicas penitenciarias publicadas por el Diario y ya lleva cuatro de la serie “Camino que va de regreso”.

López Vadillo ya está libre, pero continuará ayudando a sus excompañeros internos del Cereso de Mérida para que igual que él logren la rehabilitación y recuperen su libertad. Y para ello, junto con otras personas que realizan un apostolado en el penal meridano crearon la asociación civil “Camino que va de regreso”, cuya presentación será el jueves entrante, a las 7:30 de la noche, en el auditorio “Manuel Cepeda Peraza”, del edificio central de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Esta asociación trabaja desde hace 5 años con los internos vulnerables con el apoyo de la iniciativa privada, religiosas y funcionarios gubernamentales, pero hace 3 años se constituyó legalmente. Su primera presidenta es Irma Herrera Hernández, quien trabaja en el grupo y protocolizó la asociación civil.

“Queremos trabajar con los internos de la tercera edad, con internos que tienen condenas largas, con enfermos de vih-sida, con las víctimas, con las familias. Es un proyecto ambicioso para darle calidad de vida a esa gente vulnerable”, subraya.

El psicólogo presentará hoy los cuatro libros de su autoría en el módulo de la Secretaría de la Cultura y las Artes en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey), a las 7:30 de la noche, en el salón Chichén Itzá del Centro de Convenciones Siglo XXI. Allá podrá escuchar su historia y parte de sus crónicas penitenciarias.— Joaquín Chan Caamal

Fallece colaborador de este periódico, tras ser atropellado

Cartón de Tony: Poseído