in

“Ya se va la ‘rama’…”

Niños de Tizimín participan en el canto de la “rama”

Por tecnologías e inseguridad, se pierde tradición

Las “ramas”, una tradición decembrina, han disminuido notoriamente debido a las nuevas formas de entretenimiento y tecnologías, el clima de relativa inseguridad, despoblamiento de algunas zonas, entre otros factores, opinó el antropólogo Indalecio Cardeña Vázquez.

El historiador e investigador indicó que la reducción de las “ramas” se venía observando desde 1995. “Ha ido bajando entonces y hasta ahora, podríamos decir que prácticamente no hay”.

También dijo que en los fraccionamientos nuevos no hay o son muy pocas.

Cardeña Vázquez, quien también es presidente del Círculo de Estudios Humanísticos de Yucatán, añadió que en la disminución de la “rama” influyeron también estos cambios que se dieron en Mérida desde la década de los 90 y en la conducta.

El antropólogo explicó que se pierdan o que se mantengan elementos culturales forma parte de la dinámica misma de las sociedades porque ellas que determinan qué aspectos y rasgos culturales permanecen, se cambian o se abandonan.

Son ellas mismas las que lo hacen por su misma dinámica, por si está cumpliendo una función o no, dijo.

En este aspecto hay que considerar también cuando estos cambios son forzados o inducidos, pero en el caso de la “rama” siento que se debería a la dinámica económica y tecnológica que vivimos, indicó.

La economía de una sociedad, en términos generales, puede influir para que algo se pierda o se transforme como es el caso de las tienditas de la esquina, los tendejones, de los cuales muchos han desaparecido y eso es porque en ese sector económico han surgido las llamadas tiendas de conveniencia, planteó.

El investigador recordó que en el pasado era común ver a grupos numerosos de niños participando en las “ramas” y ahora de los pocos que se ven están compuestos por dos o tres y acompañados de algún adulto, presencia que no se tenía en décadas atrás.

Por supuesto, comentó, a principios de este siglo no había este ambiente de inseguridad que hay ahora.

Asimismo, lamentó que se pierda esta actividad. “Qué pena que ya no haya ‘ramas’, qué pena que los niños ya no tengan un medio más de convivencia, una oportunidad más de socialización, qué pena que eso se haya perdido realmente por esa dinámica”.— Claudia Ivonne Sierra Medina

Tradición

Más del investigador Indalecio Cardeña Vázquez acerca de la evolución de las “ramas”.

Otra extinción

El antropólogo consideró que las “ramas” podrían desaparecer al paso en el que han disminuido en la actualidad, como pasó con las rondas infantiles.

Pesar

Esto, dijo, “es una tristeza porque forma parte de las tradiciones decembrinas. La interacción con personas, convivir con ellas era genial. Si hubiera oportunidad, que se promueva la ‘rama’”. Viéndolo desde un punto de vista afectivo, dijo, resulta triste, lamentable, que se vayan dejando de lado algunas cuestiones, como por ejemplo que una tiendita desaparezca porque se instaló cerca una tienda de conveniencia.

Síguenos en Google Noticias

Cartón de Tony: Prórroga con trampa