in

Yucatán, bajo la lupa de la UIF

Santiago Nieto

Hay sospechas de lavado de dinero vía los bancos

La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF) recibió numerosos reportes de operaciones sospechosas en el sistema bancario de Yucatán, a principios de año, que reflejarían prácticas de lavado de dinero en la entidad.

La UIF registra los reportes de operaciones financieras sospechosas de todos los estados de la República, cada mes, a fin de detectar operaciones de blanqueo de capitales.

Éstas operaciones se dividen en “inusuales”, “relevantes”, “internas preocupantes”, transferencias internacionales, operaciones en dólares y cheques de caja.

Cuando estas actividades reúnen ciertas características —como determinado tipo de actividades, monto y frecuencia de las transacciones y perfil de los titulares de las cuentas bancarias—, la UIF inicia las investigaciones correspondientes, algunas de las cuales terminan en el bloqueo o congelamiento de las cuentas.

En su “Informe de reportes de operaciones, enero 2020”, en poder de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, la dependencia afirma que en el caso de Yucatán se registraron 1,221 reportes de operaciones “inusuales” en el sistema bancario de Mérida, en ese mes, lo que representa un aumento del 778.4% respecto al número de reportes enviados en enero del año anterior.

De acuerdo con ese informe, en el mismo periodo, la capital yucateca se ubicó como la sexta ciudad en el país con mayor número de operaciones “relevantes”, con 8,906 reportes, y en la décima ciudad con el mayor número de reportes de operaciones de expedición o pago de cheques de caja.

Especialistas consultados por Central 9, explican que muchas de estas operaciones —no todas— pueden estar, en efecto, relacionadas con estrategias para lavar dinero.

Según la UIF, las operaciones “inusuales” son aquellas que no concuerdan con los antecedentes o actividades conocidas o declaradas por los clientes de las instituciones financieras o con su patrón habitual de comportamiento en sus transacciones.

En enero de 2019, la Unidad de Inteligencia Financiera recibió apenas 139 reportes de operaciones de este tipo, pero un año después, en enero pasado, la cifra creció a 1,221, un aumento de 778.4%.

Luego de Mérida, la localidad con más reportes de operaciones “inusuales” —de 200 a 300 al año— fue Progreso. Le siguieron Valladolid —entre 200 y 300 reportes— y los municipios de Tizimín, Buctzotz, Dzilam Bravo, Dzidzantún, Motul, Tekax, Oxkutzcab, Ticul, Maxcanú, Hunucmá e Izamal, que registraron cien reportes de operaciones “inusuales” en promedio en el periodo de enero 2019 a enero 2020.

Los reportes de operaciones “inusuales” en Mérida representan el 0.9% del total nacional, lo que ubica a la ciudad en el lugar 19 con más reportes de este tipo en el país, dice el Informe.

En el lugar 17 aparece Cancún, con 1,242 reportes.

La UIF recibió en enero, en todo México, 142,087 reportes de operaciones “inusuales”, un incremento del 608.7% respecto del mismo periodo de 2019 (20 mil 50 reportes).

El 74.9% de los reportes de operaciones “inusuales” se generó en 10 entidades: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Baja California, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Chihuahua y Michoacán.

El 98% de estos reportes, en Yucatán y en el país en general, se levantó en las sucursales de la banca múltiple.

Los funcionarios de estas instituciones redactan reportes de operaciones “inusuales” cuando sus clientes proporcionan datos de identificación falsos, modifican frecuentemente a sus beneficiarios y muestran disgusto o nerviosismo si se les pide más información sobre ellos o sus empresas.

Asimismo, los bancos reportan las cuentas que registran retiros frecuentes de efectivo por montos importantes, sin estar relacionados con la actividad del titular; o por el sobrepago de tarjetas de crédito, para mantener saldos a favor que luego se convierten en dinero líquido.

También cuando los cuentahabientes reiteradamente solicitan cheques de caja, órdenes de pago o cheques de viajero, por montos considerables, sin razón aparente y pagando en efectivo.

El cheque de caja, precisamente, es otro tipo de operación sospechosa, usada frecuentemente para lavar dinero.

Por este motivo y de acuerdo con la ley, los bancos deben emitir un reporte de operación sospechosa por cada expedición o pago de cheque de caja realizada por sus clientes, por un monto igual o superior al equivalente en moneda nacional a diez mil dólares (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

En enero de este año, la UIF recibió 12,393 reportes de cheques de caja con estas características emitidos en Mérida, igual al 2.5% del total nacional.

Esta cifra ubica a Mérida como la décima ciudad en el país con mayor número de operaciones de ese tipo, “lo que muestra la magnitud de las operaciones sospechosas identificadas en Yucatán”, dice el Dr. Jaime Iván Martínez Herrera, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, experto en el tema.

 

Cheque de caja Operación sospechosa

El cheque de caja es otro tipo de operación sospechosa usada para lavar dinero.

Reporte

Por este motivo y de acuerdo con la ley, los bancos deben emitir un reporte de operación sospechosa por cada expedición o pago de cheque de caja realizada por sus clientes, por un monto igual o superior al equivalente en moneda nacional a diez mil dólares

Mérida

En enero de este año, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda recibió 12,393 reportes de cheques de caja con estas características emitidos en Mérida, igual al 2.5% del total nacional.

Magnitud

Esta cifra ubica a Mérida como la décima ciudad en el país con mayor número de operaciones de ese tipo, “lo que muestra la magnitud de las operaciones sospechosas identificadas en Yucatán”, dice Jaime Iván Martínez Herrera, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, experto en el tema.

El número de pacientes baja