in

Yucatán está en la NASA

Un empleado de Grupo Alsico, en Valladolid, supervisa la calidad de una prenda para la NASA.

En Valladolid, se confecciona la ropa especializada

La ropa de un astronauta debe ser técnicamente perfecta, lo necesario para la comodidad y seguridad de los técnicos y astronautas de alto nivel que operan en la prestigiosa Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Para ello, la agencia espacial confía en las detallistas y delicadas manos artesanales de los pobladores del sur de México, más exactamente en Yucatán, donde en una fábrica en el Parque Industrial de Valladolid artesanos locales fabrican todo tipo de uniformes, botas, chamarras, batas, entre otras prendas cuyo destino es la agencia espacial americana. Los detalles del insólito origen de estos insumos de la industria aeroespacial fueron publicados en el diario El Universal.

Instalado hace menos de un año en el Parque Industrial de Valladolid, Grupo Alsico Promex ha capacitado a sus trabajadores para manejar maquinaria de tecnología avanzada y tiene acceso a telas tecnológicas del mercado internacional.

Está respaldada con una inversión de 52 millones de pesos. El 90% del capital proviene de Bélgica y el 10% restante de inversionistas mexicanos. Hasta el momento ocupa alrededor de 400 empleados para cubrir su demanda de productos, pues no solo confecciona para la NASA, sino que otro de sus principales compradores es Europa.

La labor de cada trabajador debe ser precisa pues el más mínimo error dentro del proceso representa una prenda sin correcciones que debe ser desechada. Esto representaría pérdidas para la compañía.

Destinatarios

De acuerdo con “El Universal”, los trajes que se realizan por encargo para la NASA son producidos para técnicos y científicos que laboran dentro de la plataforma o áreas reservadas de la compañía estadounidense, responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial.

Para elaborar los trajes de la agencia se tiene un riguroso plan de supervisión que evita fallas. Algunos de los lineamientos que la dependencia les ha pedido son, por ejemplo, trabajar con tela “cleaning room”, que ninguna prenda contenga electricidad estática o que pueda acumular un exceso de esta carga, esto para que el producto sea aislante, y, además, no deben tener hilos sueltos ni desprendimientos.

El mencionado grupo también se encarga de elaborar ropa para laboratorios internacionales, como Pfizer, donde las prendas deben ofrecer protección ante todo tipo de químicos.

También produce trajes con la capacidad de convertirse en cenizas al contacto con el fuego, sin adherirse a la piel. Además generan indumentaria para guardabosques, personal de protección civil y personas que trabajan con altas temperaturas.

Los encargados de la empresa planean expandirse a otros municipios y posiblemente ampliar su mercado a la industria hotelera.

Especializados

Para elaborar los trajes de la agencia se tiene un riguroso plan de supervisión que evita fallas. Algunos de los lineamientos que la dependencia les ha pedido son, por ejemplo, trabajar con tela “cleaning room”, que ninguna prenda contenga electricidad estática o que pueda acumular un exceso de esta carga, esto para que el producto sea aislante.

Incautan especies en peligro en el aeropuerto de Mérida

“Quiero vivir por mi hijo”