in

Yucatán y China, similares

Foto: Megamedia

Seminario sobre la civilización shu llega a su término

Las culturas maya y china comparten varias características. Una es que ambas tienen una veneración por los elementos naturales, como el sol y la lluvia, según indicó Ninfa Montaño Claros, coordinadora general de la Asociación China Península de Yucatán.

Además, dijo que como deidades tienen a dragones con cuerpo de serpiente y serpientes que bajan del cielo, y hasta el inframundo para obtener agua y que las tierras sean fértiles.

La ponente indicó lo anterior ayer durante la jornada de clausura de un seminario académico sobre las civilizaciones shu y maya.

También estuvo la exposición “El reino misterioso de la antigua civilización shu”, evento organizado por el gobierno central de China por medio de la Oficina de Prensa del Gobierno Popular de la provincia de Sichuan. Asistieron alrededor de 200 personas entre el sábado y ayer domingo.

El evento, que se realizó desde el sábado pasado en el Centro Internacional de Congresos, tuvo como objetivo generar un encuentro entre ambas culturas, las autoridades de estos países y la gente local.

No divide, une

De acuerdo con Ninfa Montaño, la cultura no es divisoria, de partidos políticos o creencias religiosas, sino que gracias a ella se une todo por un desarrollo en común: el crecimiento cultural hacia otros países.

Entonces, agregó, los representantes que vinieron de China participaron en este seminario con los representantes de la cultura maya, donde se aprendieron peculiaridades de ellas que no se dicen los libros.

Además, los asistentes pudieron observar los sitios arqueológicos de ambas culturas a través de lentes de realidad virtual.

La cultura shu, informó, data de 3,000 años antes de Cristo, y de la maya se sabe que hay vestigios desde los 400 años antes de Cristo. Aunque se pueden ver varias similitudes, como son la veneración al sol y la lluvia.

Asimismo, se tiene a Kukulcán en la cultura maya, mientras que en la china se usa a un dragón con cola de serpiente que va por los cielos para tocar las nubes y traer la lluvia.

Por otra parte, indicó que este seminario también sirvió para que la antropología y arqueología mayas empiecen a intercambiarse con las de China.

La amistad es el primer vínculo en cualquier relación y eso se formó, subrayó la entrevistada.

Las actividades del sábado, dijo, fueron únicamente para representantes de la antropología y arqueología de ambas culturas.

Los asistentes fueron recibidos por un x’men (en maya es un sabio o brujo) que les daba una “limpia”.

Luego hubo un ritual maya donde un hombre recibía la energía de la fuerza del tiempo.— Abraham Bote Tun

 

Cecilio Domínguez, del América, sufre una fractura de mandíbula

Hasta bebés comparecen