La caravana migrante llega a Tapachula en su viaje a EE.UU.

Escrito en MÉXICO el
  [gallery ids="241064,241063,241062,241061,241060,241059,241057,241056,241055,241054,241053,241052,241051"]   TAPACHULA (EFE).— La caravana migrante que se dirige a la frontera con Estados Unidos llegó hoy a Tapachula, Chiapas, entre llamados de las autoridades de migración para regularizar su estatus legal. Al menos 2,000 miembros de la caravana que lograron superar las exigencias migratorias de México salieron a primera hora del paso fronterizo de Ciudad Hidalgo para una jornada a pie de unos 40 kilómetros hasta Tapachula, donde pernoctarán. El objetivo es alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, lo que supone un recorrido de 2,000 kilómetros hacia la zona Noreste o de casi 4,000 kilómetros si se opta por la ruta del Noroeste, que lleva a Tijuana.

Dos caminos

En el puente fronterizo de México y de Guatemala quedaron centenares de hondureños a la espera de ser atendidos por Migración o, en su caso, intentar adentrarse en cruces ilegales por el río Suchiate, la frontera entre México y Guatemala. La caminata se extiende varios cientos de metros por la carretera y a lo largo del camino algunos pobladores se acercan a ofrecerles agua, alimentos y otros enseres de higiene personal, como pañales desechables para los bebés. También se observa a personal del Instituto Nacional de Migración y representantes de organismos civiles y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) acompañando la marcha hasta llegar a Tapachula, la segunda ciudad más importante de Chiapas.

Acompañamiento oficial

El Comisionado Nacional de Seguridad, Manelich Castilla, declaró a la prensa que el gobierno decidió acompañar el andar de los migrantes a fin de que se mantenga el orden en la misma. El delegado de Migración, Francisco Echavarría, dirigió un mensaje a los caminantes para que regularicen su estadía en México y les reiteró que este país les ofrece la posibilidad de solicitar la condición de refugiados. No obstante, la mayoría se abstiene de aceptar la oferta por temor a ser deportados, un destino que parece inexorable para los 900 compatriotas que, según el gobierno, cruzaron de manera irregular por el río Suchiate.

En busca de mejor vida

El hondureño Miguel Ángel Molin, originario del departamento Comayagua, asegura que este es su tercer intento para llegar a la frontera de México con Estados Unidos en busca de una vida mejor. “Venimos honradamente a trabajar al país que nos toque, ya sea Estados Unidos o Canadá, esa es la meta de nosotros”, afirmó. La Policía Federal, que fue trasladada en aviones a la frontera Sur días antes de que los migrantes tocaran las puertas de México, tiene un puesto de vigilancia con cientos de agentes en la carretera que llega a Tapachula. La Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó que el total de hondureños llegados a la frontera Sur es de unos 4,500.

Piden el estatus de refugiados

De ellos, 640 hicieron oficial una petición de refugiado y fueron llevados a un albergue para completar los trámites. Alrededor de 900 buscaron entrar por cruces no formales por el río Suchiate, quienes después de ser rescatados serán sometidos a los procedimientos legales correspondientes, que incluyen la posibilidad de ser repatriados. El gobierno también confirmó que poco más de 2,200 migrantes continúan en el puente fronterizo entre Ciudad Hidalgo (México) y Tecún Umán (Guatemala) a la espera de que sean atendidos por las autoridades de migración mexicanas.