Enérgica protesta ante el IMSS por falta de medicamentos

Pacientes de VIH, sin los retrovirales desde hace meses

Escrito en MÉXICO el
Pacientes de VIH, sin los retrovirales desde hace meses CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Pacientes que viven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) exigieron ayer a las autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) medicamentos antirretrovirales y atención adecuada tras varios meses padeciendo escasez de estos fármacos. “Si no tenemos medicamentos no vivimos. Queremos vivir, queremos que no se nos niegue el tratamiento”, dijo a EFE Aldair Jiménez, activista, paciente y quien junto con decenas de integrantes de organizaciones civiles y representantes de derechos humanos cerraron la céntrica avenida Reforma de la capital. De acuerdo con Jiménez, quien forma parte de la organización Inspira Cambio, desde hace aproximadamente dos meses varias asociaciones civiles han recibido unas 1,000 quejas y denuncias por falta de antirretrovirales en esta institución. Pero esos, dicen, son solo los casos documentados. Sin embargo, aseguran que en el país hay muchos casos más. “Los pacientes del IMSS están abandonados, están sufriendo la omisión de una institución que les quita su dinero sin dar nada a cambio, ni siquiera lo más básico que es dar su atención integral”, aseguró Alaín Pinzón, defensor de los derechos humanos y coordinador del grupo de apoyo comunitario VIHveLibre. El activista denunció que la situación es preocupante debido a que desde que comenzó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el IMSS ha habido escasez incluso de pruebas de CD4 y carga viral. Desde que López Obrador asumió la presidencia, el 1 de diciembre de 2018, la crisis por desabasto de medicamentos en México se ha agudizado, debido principalmente a los recortes presupuestarios y a los cambios en los esquemas de compras de fármacos impuestos por el Ejecutivo federal. Pero además del desabasto, los activistas reclamaron que los medicamentos que proporciona el instituto son obsoletos, lo que evita que los pacientes tengan una atención correcta.
“¿Qué está esperando el IMSS, qué espera Zoé Robledo (titular del IMSS), qué espera el presidente de la República?”, dijo Pinzón.
Aunado a la falta de medicamentos, los activistas denunciaron que los cambios en los esquemas de tratamiento han afectado a los pacientes ya que estos son de forma desordenada, no homologada y con deficiencias. A Aldair lo diagnosticaron en octubre de 2015. Un mes después ya estaba bajo un tratamiento antirretroviral, el cual mantuvo durante más de cuatro años. Pero en diciembre pasado, su médico sin explicación alguna le dijo que le cambiaría su esquema de medicamentos. “Me cambiaron el esquema de un día para otro, eso es algo que la norma internacional dice que no se puede hacer”, aseguró. De acuerdo con Alaín Pinzón, este cambio se ha dado en la mayoría de los pacientes con el argumento de darles medicamentos más innovadores. Muchos reportan que en este mes ya no tienen tratamiento. Es por ello que hoy pacientes mexicanos viven con miedo, ya que esto pone en riesgo su vida. “Sin el medicamento lo que hace el virus es continuar su replicación, si el virus se replica puede ser que tome resistencia y que el medicamento ya no sirva”, indicó Aldair Jiménez. En México, los antirretrovirales para el tratamiento de esta enfermedad son gratuitos, sin embargo, a decir de los activistas, el mayor problema es que ahora no están disponibles y muchos pacientes se ven en la necesidad de comprarlos. Según Pinzón, el costo de un tratamiento para un mes puede oscilar entre 10,000 y 17,000 pesos (529 y 900 dólares). En medio de las protestas, representantes del IMSS encabezados por Gabriela Paredes, coordinadora de Vinculación del IMSS, aseguraron este viernes que han logrado garantizar el tratamiento a 96.5% de sus pacientes de sus 63,000 pacientes con VIH. De hecho, por la mañana el instituto lanzó una plataforma de interacción con los derechohabientes para consulta sobre los tratamientos antirretrovirales y atención de quejas. “El IMSS ha trabajado de la mano con ellos, la plataforma fue construida con organizaciones de la sociedad civil”, manifestó.