Personas vuelven a circular entre México y EE.UU.

Personas vuelven a circular entre México y EE.UU.

Escrito en MÉXICO el
CIUDAD JUÁREZ (EFE).— El norte de México vivió ayer con ilusión la apertura de la frontera con Estados Unidos tras 20 meses de cierre por la pandemia, una oportunidad para volver a unir familias binacionales y reactivar por completo la economía. En Ciudad Juárez, centenares de viajeros esperaron por horas en las instalaciones de los puertos terrestres que conectan esta localidad con El Paso (Texas). Los viajes no esenciales a Estados Unidos, prohibidos desde marzo de 2020, se permitieron para mexicanos vacunados con los fármacos anticovid avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Hoy también ya se abre la frontera con Estados Unidos, poco a poco se va a ir normalizando, puede ser que hoy todavía haya alguna dificultad porque es el primer día, pero ya vamos caminando hacia la normalidad", celebró el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ante esta reapertura de puentes, las autoridades de vialidad lanzaron una operación especial con 40 agentes distribuidos en los cruces fronterizos de Ciudad Juárez. Mientras que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) también pidió preparación y paciencia para los viajeros, dado el creciente volumen de viajes y al tiempo de espera. Las autoridades pidieron a los viajeros tener a la mano el comprobante de vacunación anticovid para poder agilizar el cruce. Además, se autorizó que los niños ingresen cuando estén acompañados de un mayor con su esquema completo. Carlos Miranda fue de los primeros en ir El Paso. “Voy de compras, a comprar juguetes y ropa. Esta noche nos quedaremos con un familiar que nos espera y mañana temprano vamos a salir de compras”, declaró. Otro caso es el de Alberto Salazar, quien dijo: “Estamos muy contentos porque de aquel lado vive mi familia. Es una gran emoción, somos ciudades que nos hacemos falta uno a la otra y voy a ver a mi madre. Tengo toda la documentación en regla, todo listo para que nos reciban las autoridades”.

Menos flujo en Tijuana

En la ciudad de Tijuana las autoridades esperaban una respuesta ciudadana de gran magnitud para cruzar a Estados Unidos, pero las garitas de San Ysidro y Otay tuvieron una afluencia regular tanto en los puertos para automóviles como en los peatonales. Desde la medianoche de ayer, los agentes del CBP comenzaron a solicitar de forma aleatoria el certificado de vacunación emitido por el gobierno. Lo anterior generó emoción para quienes iban llegado de forma paulatina para pisar tierra estadounidense después de 20 meses de no hacerlo, algunos con la intención de visitar a sus familiares y otros para consumir productos que en México no han podido obtener. Norma, una joven tijuanense, esperaba el momento en que abrieran las fronteras para poder comprar varios artículos que en Tijuana no ha podido encontrar o cuyo precio es mucho mayor del lado mexicano. “Voy a comprar unas cosas que aquí en Tijuana no venden. Me siento bien, pensé que iba a haber más línea (cola) pero vi las noticias que no había línea y por eso decidí venir hoy”, compartió durante un recorrido por las filas de cruce binacional. Daniel es otro ciudadano que cruzó a San Diego a través de la garita de Otay. Él se dijo sorprendido por la poca afluencia de personas. “Está muy solo hoy a pesar de que es lunes. Esperaba que llegaría más gente por lo que se acaba de levantar el libre acceso al turismo”, manifestó el entrevistado. Mientras que César, un vendedor de comida rápida entre los carriles de cruce de vehículos, deseó que aumentara el flujo de personas, especialmente turistas, para poder vender más burritos. La apertura de la frontera de se da cuando en México una caravana migrante avanza por el sur del país.

Filas Automóviles

México registra kilométricas filas de autos para cruzar a EE.UU. tras la reapertura

Reapertura

México registró ayer kilométricas filas de automovilistas en sus cruces a Estados Unidos tras la reapertura de las fronteras para viajes no esenciales, luego de más de 18 meses de restricciones por la enfermedad del nuevo coronavirus