Matan a su hija y por exigir justicia le asesinan a otros 2 hijos

domingo, 11 de julio de 2021 · 13:36

CUAUTITLÁN IZCALLI.- María Magdalena sufrió el feminicidio de su hija y, como si eso no bastara, después tuvo que soportar la pérdida de otros dos hijos asesinados en venganza por exigir justicia.

Sin embargo, a siete años de los hechos en este municipio el Estado de México solo hay un detenido.

Te puede interesar: Golpean a funcionarios y toman alcaldía por muerte de 3 mujeres

El 4 de enero de 2014 Fernanda Sánchez Velarde —de 18 años— fue hallada sin vida en casa de la familia de su pareja Led "N", en la calle Atlamica, colonia San José Buenavista.

Estaba embarazada cuandola mataron

A los deudos no los dejaron entrar. La familia de Led aseguró que Fernanda se suicidó, pero los peritajes revelaron que la joven madre —quien estaba embarazada y dejó en orfandad a un niño de un año— recibió golpes hasta la muerte.

"Mi hija es asesinada brutalmente, es golpeada, colgada y después de muerta le cortan sus venas, todo esto lo quieren hacer pasar como un suicidio", relata María Magdalena.

"Pero también los policías presentes ese día me empiezan a decir que me ponga lista, que mi hija no se quitó la vida".

"Ella ya me había contado que Led la golpeaba, que llegaba borracho y andaba con otras mujeres. Incluso su suegro, al parecer, también la acosaba", continuó.

Una tía del agresor, funcionaria del MP

Meses antes de su muerte Fernanda denunció a Led por una golpiza, pero no hubo investigaciones.

La Ministerio Público de la entonces Procuraduría estatal era María Díaz, tía de Led, quien al parecer alteró las indagatorias.

Mientras buscaban que autoridades reclasificaran el crimen a feminicidio, en septiembre de 2014 María y su esposo fueron golpeados por policías que pretendían detenerlos en su domicilio.

Al ver el forcejeo, su hijo mayor intervino, pero los policías le dispararon sin herirlo. Ese episodio los orilló a irse del municipio.

Secuestran y matan a hermanos de la asesinada

Los hermanos de Fernanda —Daniel y Alberto, de 24 y 26 años— regresaron a la colonia el 27 de mayo de 2017, cuando acudieron a una fiesta.

Ahí los secuestraron, torturaron y ultimaron al parecer en venganza por exigir que investigaran a Led.

Con el tiempo los familiares del agresor le confesaron a María Magdalena que Led asesinó a Fernanda en su recamara y, con ayuda de su madre, alteraron el lugar para simular un suicidio.

María, su esposo y sus nietos —hijos de las víctimas— viven escondidos desde hace siete años, pues aunque en abril pasado detuvieron a Led las amenazas continúan.

Otras Noticias