“La democracia pagará las consecuencias": Lorenzo Córdova

martes, 31 de agosto de 2021 · 04:30

El consejero presidente del INE advierte riesgos si la reforma electoral anunciada por López Obrador responde a caprichos y revanchas

Una prueba irrefutable de que en México el ejercicio de derechos —y en general la democracia— ha logrado avances considerables en materia electoral está en que el índice de alternancia en las votaciones ha alcanzado un 73.74%, el mayor porcentaje de nuestra historia.

Esto quiere decir que el partido que gana una elección tiene solo una de cuatro probabilidades de repetir su triunfo en los comicios siguientes, señala Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE).

“Por supuesto, la democracia va mucho más allá de la mera dimensión electoral, pero también es cierto, como decía Ortega y Gasset, que al final del día ‘la democracia depende de ese mísero expediente técnico que son las elecciones’”, apunta, durante su participación en la presentación oficial del Índice de Desarrollo Democrático de México (IDD-Mex): 10 años de evolución y retos de la democracia.

Como hemos informado, el IDD-Mex es un estudio que, desde 2010, evalúa año con año el comportamiento y la evolución de la democracia en cada uno de los 32 estados del país.

Para Córdova Vianello, el alto grado de alternancia que ha alcanzado el sistema electoral demuestra que al menos en esta dimensión —una de las cuatro que mide el IDD-Mex— están dadas las condiciones básicas —equidad en la competencia y garantía del voto libre— para ser un país democrático.

El país, mal

El escenario para que los mexicanos puedan decidir con su voto si hay alternancia o no, es propicio, a pesar de que, como el IDD-Mex refleja, en las otras tres dimensiones (social, económica y de Estado de derecho) el país está francamente mal.

El problema de México parte entonces no del sistema electoral, sino de las “promesas incumplidas” en las otras tres dimensiones de la democracia, como pobreza, desigualdad, corrupción, impunidad, violencia, inseguridad, debilidad del Estado de derecho, considera.

“Es allí donde tenemos mucho por hacer y donde deberíamos enfocar nuestros esfuerzos si logramos trascender esa especie de miopía que nos ha llevado una y otra vez en los últimos 30 años a estar metido en esta noria electoral”.

Córdova Vianello expresa una vez más su preocupación ante la eventual reforma electoral anunciada desde la presidencia y refrenda que de hacerse sin respetar las reglas, sus resultados podrían alterar la convivencia democrática.

“Desde luego que las reglas electorales son perfectibles, lo van a ser siempre”, apunta. “Hay una máxima en la ciencia política alemana que dice que si hay alguna reforma interminable, es la electoral”.

De tal suerte, siempre hay cabida para revisar las reglas, a partir de la intensa dinámica y de los nuevos desafíos que surgen año con año en la vida pública, en el ámbito del acceso al poder político, continúa. “Sin embargo, también es cierto que si algo ha caracterizado al país ha sido una construcción sedimentaria, paulatina, gradual de reglas electorales que han ido resolviendo distintos problemas a lo largo de nuestra evolución democrática”.

Avances

Entre esos avances, destaca la inclusión y la incorporación del pluralismo político tanto en la arena electoral como en los espacios de gobierno.

También la creación de normas claras, ciertas, precisas, que han permitido inyectar certeza en los resultados electorales y la construcción de condiciones de equidad en la competencia, lo que subyace en el hecho de que en los últimos años todas las fuerzas políticas han ganado y perdido elecciones.

“Esas condiciones de equidad ya existen y hay que preservarlas”, sentencia.

Tras señalar que antes de emprender una nueva reforma valdría la pena identificar cuáles son las necesidades más urgentes y construir en torno a ellas los grandes arreglos democráticos que permitan al país seguir avanzando, Córdova advierte sobre la amenaza que significaría emprender la reforma desde la lógica de las filias y las fobias, de los momentos y coyunturas.

“Si no miramos lejos, podemos emprender un camino que resultaría a todas luces inconveniente, el camino de la regresión democrática. Muchos países, muchas experiencias de tiempos presentes y pasados nos enseñan que la democracia no solo camina en un sentido, sino puede implicar regresiones”.

Toca a todos los ciudadanos, con compromiso, con altitud de miras, defender lo que como sociedad nos ha costado tanto tiempo construir, exhorta. Los resultados permiten decir que en la dimensión electoral se está haciendo un trabajo satisfactorio. “Sin lugar a dudas tiene espacios para mejora, pero, como suele decirse, ‘si funciona no lo intentes reinventar porque puedes descomponerlo’”.

Promesas incumplidas

El consejero presidente del INE considera que el IDD-Mex señala con claridad dónde deberían centrarse los esfuerzos de las autoridades —en el contexto de gran diversidad y pluralismo político que caracterizan al país— para tratar de resolver los verdaderos desafíos.

“La promesa de justicia social, que fue la que provocó y motivó la Revolución Mexicana, lleva sin poderse cumplir más de 100 años”.

“Actualmente, con distintos tiempos, con distintos grados de avance, como lo refleja el IDD Mex, la justicia social sigue siendo, en términos generales, una esperanza lejana”, indica.

Por último, el presidente de la autoridad electoral mexicana expresa que los esfuerzos deben centrarse en generar políticas para resolver los problemas sociales más apremiantes en lugar de intentar destruir lo que afortunadamente se ha hecho bien.

“Enfoquémonos en lo mucho que todavía tenemos que hacer”, finaliza.

IDD-Mex 10 años

Fue presentado en la capital el IDD-Mex 10 años: Evaluación y Retos de la Democracia.

Evaluación

El documento da una mirada en retrospectiva para entender la tendencia del desarrollo democrático en la última década en cada uno de los 32 estados.

Esfuerzo

El IDD-Mex es resultado del esfuerzo de varias instituciones: la consultora PoliLat, el INE, el Centro de Estudios Políticos y Sociales, la Unión Social de Empresarios de México y la Fundación Konrad Adenauer.

Mesa panel

Integraron el panel Hans Blomeier, director en México de la Fundación Konrad Adenauer; Jorge Arias, director de PoliLat; Arturo Germán Belmont, presidente del CEPOS; Eugenio Cárdenas Zaragoza, presidente de USEM, y Lorenzo Córdova, del INE.

Otras Noticias