Una ánfora para definir quién pregunta en la mañanera, propone AMLO

Escrito en MÉXICO el

Debido a críticas por la discrecionalidad con que cede la palabra a los reporteros, el presidente López Obrador propuso utilizar un ánfora

CIUDAD DE MÉXICO.- Este jueves, durante su habitual rueda de prensa matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso utilizar una ánfora para decidir quién podrá hacerle preguntas durante las conferencias mañaneras en Palacio Nacional.

Al ser cuestionado sobre el criterio que utiliza para ceder la palabra a los comunicadores durante las conferencias matutinas, el mandatarios propuso, “pues si quieren pongan aquí una ánfora, si les parece mejor“.

Y agregó: “Resuélvanlo, porque lo mejor es una tómbola y solo se deja un lugar, uno, por si viene una persona del extranjero, una cuestión grave, se le da un lugar. Esa sería una forma buena, porque a mí también me meten en líos porque me levantan la mano y no sé a quién darle la palabra", argumentó.

Todos pueden preguntar

López Obrador aclaró que él no tiene ningún problema en recibir preguntas de todos los reporteros que acuden a la “mañanera“, como se conoce a su conferencia de prensa diaria.

“Es que yo no tengo problema porque no tengo nada que ocultar, al contrario“, insistió.

El mandatario aseguró que no tiene preferencia por ningún medio de comunicación en específico. “Saben que no hay preferencias para nadie, ahora que tienen cubrebocas ni les veo bien la cara“, añadió.

La "mañanera", todos los días

En forma cotidiana, desde las siete de la mañana y de lunes a viernes, el presidente López Obrador ofrece una conferencia de prensa con la que marca la agenda política y mediática del país.

La dinámica del encuentro con los medios es igual todos los días. El mandatario se presenta tras una reunión con su equipo más cercano, comenta las últimas decisiones que ha tomado y abre una ronda de preguntas con los periodistas.

Informadores "incómodos"

En la rueda de prensa, López Obrador señala al reportero al que le permite preguntar, aunque hay quienes han criticado que niega la palabra a los informadores “más incómodos".

Al respecto, un reportero dijo este jueves que le parecía injusto que diera la palabra hasta tres veces en una misma semana a un mismo reportero y a otros les negara la posibilidad de hacer preguntas o lo hiciera solo esporádicamente.