MÉXICO

Víctimas de L12 del Metro niegan haber aceptado algún acuerdo: abogado

El abogado de, al menos 20 víctimas de Línea 12 del Metro, Cristopher Estupiñán, rechazó que el 80% de los afectados haya firmado acuerdos reparatorios.

Escrito en MÉXICO el

CIUDAD DE MÉXICO.- Un grupo de víctimas del colapso de la Línea 12 negaron haber aceptado algún acuerdo reparatorio como lo aseguró la fiscal capitalina, Ernestina Godoy Ramos, durante su segundo informe de actividades. 

Además acusaron que previo al evento de la titular de la FGJ, fueron hostigados por personal de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAVI) para que firmaran la indemnización ofrecida por Grupo Carso.

El abogado Cristopher Estupiñan indicó que no se ha cubierto el 80 por ciento de acuerdos con las víctimas como lo dijo ayer Ernestina Godoy Ramos, sino que además se las está presionando y amagando para que firmen el acuerdo que no conocen aún; han ido a la casa de cada uno de sus representados, para advertirles que deben aceptar la indemnización y librar a la firma de toda responsabilidad, o de lo contrario se quedarán sin nada

"Es indignante que el personal de la CEAVI, junto a personal que se presenta como de la empresa Grupo Carso, se presente sin previa cita ni abogados ni asesores jurídicos acreditados a las casas de las víctimas para hostigarlas y presionarlas a fin de que firmen un convenio de reparación integral en el que se libere de cualquier responsabilidad a las empresas.

 

 

Lee: Acusan a 10 exfuncionarios del derrumbe en la Línea 12 del Metro

 

"Se trata de un monto determinado de manera unilateral, sin previa consulta y sin darles la oportunidad a las víctimas de analizarlo y revisarlo con sus asesores jurídicos. Tampoco se les permitió tener una copia del documento para su revisión, alegando burdamente que para eso está el personal de la Comisión, para orientarlos. Una orientación que solamente responde a los intereses políticos del actual gobierno", señaló el litigante.

A través de una tarjeta informativa dijeron que las víctimas se sienten amedrentadas por el Gobierno de la ciudad, para que ya acepten un acuerdo reparatorio.