MÉXICO

Se tensan relaciones por plan diplomático

Escrito en MÉXICO el

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Las designaciones diplomáticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, que incluyen exgobernadores opositores y un aliado acusado de acoso sexual, tensan la relación con España y Panamá, pero también con la oposición, feministas y el cuerpo diplomático.

El mandatario sorprendió esta semana con una lista en la que destacan los exgobernadores de Campeche Carlos Miguel Aysa, y Sonora Claudia Pavlovich, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), además de Pedro Salmerón, historiador aliado de Morena que está señalado de acosar a alumnas.

Claudia Pavlovich será cónsul en Barcelona, Aysa embajador en República Dominicana y Salmerón en Panamá, donde agrupaciones civiles y feministas se han manifestado contra su nombramiento mientras en México arrecia la campaña “Un acosador no debe ser embajador” por presuntamente acosar a estudiantes del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

“Lo que se lee detrás de esas nominaciones es obviamente la complicidad, los pactos, el que México sigue teniendo un gobierno de compromisos más que en un gobierno de agenda pública e interés nacional”, expresó a EFE la internacionalista Arlene Ramírez Uresti.

Además, López Obrador insistió esta semana en que España acepte la designación de embajador de Quirino Ordaz, exgobernador del PRI en Sinaloa, quien no ha recibido el beneplácito del gobierno español a pesar de que su propuesta ocurrió desde septiembre pasado.

El que un beneplácito “tarde tanto tiempo no es algo normal”, opinó Ramírez Uresti, quien considera que “se ha generado una rispidez innecesaria” por la exigencia del presidente mexicano de que el gobierno español ofrezca disculpas por los estragos de la conquista y la colonización.

El caso de España

Pero en España también puede haber molestia por las designaciones de Ordaz y de Claudia Pavlovich, señalados por supuestos actos de corrupción, añadió el analista internacional Fausto Pretelin.

El Consulado de México en Barcelona es polémico desde el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien nombró como su titular a Fidel Herrera, exgobernador del PRI en Veracruz, donde estuvo acusado de nexos con el narcotráfico.

“Esto creo que allá en España debe tener una lectura muy clara y evidente de que es utilizado el país como un bote de basura en donde van todos los desperdicios políticos mexicanos”, comentó Fausto Pretelin

Sacudida interna

Aunque los nombramientos son al exterior, Andrés Manuel López Obrador ha causado una sacudida interna por designar a opositores.

“El gobierno no puede representar, como era antes, a un partido, el gobierno es de todos. Si están participando ellos es porque queremos que México se exprese en el mundo como es, plural”, justificó el mandatario en su conferencia diaria.

El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, amenazó con expulsar del partido a quienes acepten el cargo, mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) denunció que los nombramientos son “premios al entreguismo y a la lealtad a ciegas”.

El analista Pretelin coincidió en que las designaciones pueden interpretarse como premios a los exgobernadores del PRI en Sonora, Sinaloa y Campeche, donde están acusados de apoyar al partido del presidente AMLO, Morena.