MÉXICO

Los hermanos de Lourdes Maldonado perdonan a sus asesinos

Escrito en MÉXICO el

TIJUANA (EFE).— Entre exigencias de paz y alertas a los periodistas para que cuiden su vida, familiares, colegas y amigos despidieron el miércoles a la periodista mexicana Lourdes Maldonado López, quien fue asesinada el domingo pasado en la ciudad de Tijuana, frontera con Estados Unidos.

Lourdes fue tiroteada a las afueras de su casa antes de descender de su automóvil en la ciudad de Tijuana. La periodista era beneficiaria del programa de Protección para Periodistas de Baja California, tras un problema legal que sostuvo con el exgobernador Jaime Bonilla, del partido Morena.

Lourdes, también analista política, murió antes de que llegaran al lugar paramédicos de Cruz Roja, quienes solamente asistieron para declararla sin vida y de acuerdo con Iván Carpio, Fiscal General, “el crimen no tiene relación con su labor periodística”.

El asesinato de la mujer ocurrió con unos días de diferencia del crimen del fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel, quien al salir de su casa recibió un balazo en la cabeza, el 17 de enero en esta misma ciudad.

Ambos casos causaron tristeza y molestia entre los periodistas, y reporteros, quienes el martes organizaron una protesta nacional para pedir fin a la violencia y agresiones a la prensa.

Anteayer miércoles, a las 7 de la noche, compañeros, colegas y familiares se dieron cita en una funeraria de la Zona Urbana del Río Tijuana, en donde dieron el último adiós a Lourdes, quien fue sepultada ayer jueves.

Hugo Maldonado, hermano de la fallecida, expresó su agradecimiento a los medios de comunicación y sociedad que han apoyado en protestas, al tiempo que pidió a los periodistas cuidarse.

“Es una desgracia, no para la familia, sino para todo México, para mucha gente, para ustedes que hoy se matan trabajando para que algún pendejo haga este tipo de cosas... quiero agradecerle a todos ustedes y decirles, cuídense, que en cualquier momento puede sucederles algo así”, dijo entre lágrimas.

Carlos Maldonado, también hermano de Lourdes, dijo que no se irá de Tijuana por miedo a represalias sobre ellos, sino que se quedará aquí y perdonará a quienes cometieron el crimen.

“Nosotros lo que queremos es paz, le dejamos la responsabilidad a las leyes, que hagan su trabajo y Dios que haga su trabajo si puede recibir a mi hermana y perdone a las personas que mataron a mi hermana como nosotros los perdonamos”.

“Ojalá que esto se escuche en todo el mundo y empiece a haber paz, yo amo Tijuana y no me voy a ir de aquí, doy la bendición para Tijuana, para que siga adelante porque no hay que dejarnos”, añadió Carlos Maldonado.