Predial 2022: Mexicanos empeñan sus bienes para pagar en enero

Escrito en MÉXICO el

MÉXICO.- Es común que a principio de año los mexicanos recurran a las casas de empeño para enfrentar la cuesta de enero y ayudar a los Reyes Magos a solventar los gastos para los regalos de los niños. Otro de los motivos son los pagos, como el del "Predial 2022".

Sin embargo, este año en pandemia aún en los hogares de Ciudad de México, por ejemplo, se ha notado poca afluencia en las casas de empeño del Centro Histórico.

Lee: Mérida: Aumentaría el predial en 2022 por actualización catastral

Aunque las sucursales de préstamos prendarios también han recibido la visita de los Reyes Magos, la concurrencia constante ha sido de ciudadanos de a pie que buscan echar mano de sus pertenencias de valor para sortear la crisis económica y desempleo que ha dejado la pandemia de Covid-19.

Para pagar el predial 2022

Tal es el caso de Carlos Soria de 54 años, quien con su esposa e hijo acudió desde Tepepan, en Xochimilco, a empeñar una máquina de granizado valuada en 25 mil pesos y por la cual le prestaron 3 mil pesos, con los que pagará el predial de su casa.

"Unos vienen a empeñar para sacar para los reyes, yo para pagarle al gobierno", dice Carlos quien agrega que ha tenido que entrar en la informalidad laboral, sacando recursos de donde se pueda.

Para la familia de Carlos la cuesta de enero -que se prevé sea la más dura en 21 años- vaya que les ha costado, pues hace poco su papá falleció y él y su hijo están desempleados además que comenta que "ahorita por año nuevo ya estamos muy gastados".

Carlos era gestor en una institución de asistencia privada, pero cuenta que a raíz de la pandemia lo despidieron. "Me quedé sin trabajo por eso venimos a empeñar. Si yo tuviera trabajo, no lo hubiera hecho", dice.

A las dos de la tarde, en El Monte de Piedad ubicado a un costado de la Catedral Metropolitana había cinco personas, mientras que en las casas de empeño aledañas había, en promedio, entre tres y cuatro personas evaluando donde les convenía empeñar sus alhajas, celulares y demás artículos.

Atrás quedaron las imágenes de años pasados en que las casas de empeño lucían abarrotadas de gente en busca de préstamos prendarios, para hacer frente a la cuesta de enero.

Incluso la cuesta de enero de este 2022 pinta para ser la más severa en los últimos 21 años según analistas del Banco de México, pues estiman que la inflación se mantenga en 7% el primer bimestre del año.

Es decir que a mayor inflación menor poder adquisitivo tiene la gente para comprar enseres y productos. Por eso los capitalinos recurren al empeño como una opción viable, y casi por tradición en enero o el inicio del ciclo escolar, pues empeñar sus pertenencias les da opción de obtener un préstamo y recuperar sus artículos.

Aunque no para todos la situación es igual de favorecedora; algunos dejan perder sus pertenencias para ir saliendo día a día con el dinero de su préstamo o ir pagando de a poco sus refrendos e intereses para recuperar cosas de valor.

"Ahorita, como está la situación, que nos ha dejado mal la pandemia, voy a empeñar para gastos personales, más que nada", cuenta José Alberto Hernández quien acudió al Nacional Monte de Piedad de El Carmen, en el centro, a valuar cuánto le podían prestar por una impresora a la que no le da uso.

Lee también: Descuentos para el pago predial 2022: estos son los módulos

Empeños para poder "salir de la necesidad"

José Alberto cuenta que es indígena chiapaneco, lleva 20 años radicando en la Ciudad de México donde es comerciante, y dice que ha notado que a raíz de la pandemia hay más necesidad en la gente, pues desde su puesto -ubicado a unos metros de la casa de empeño- ha visto como las personas llegan a empeñar sus pertenencias.

Explica que lleva años empeñando objetos como bicicletas y alhajas, más que por un apuro o gran necesidad, para comprar cosas que le sirvan para el día a día y cuenta que hay artículos o prendas que ha dejado perder, pero otras como su bicicleta que ha sacado del empeño "porque los necesito".

"Ahorita sí, creo que recurrimos mucho ahorita a la necesidad de empeñar" dice y asegura que la crisis económica ha pegado duro y "ya algunos pesitos que me den son buenos, son muy buenos unos centavitos", indica sobre la impresora que, asegura, no piensa recuperar.

Señala que en la zona ha visto llegar a bastante gente a comprar juguetes y regalos de Reyes Magos para los niños y "poco a poco se ha ido levantando la venta, pues hace dos años estuvo bien flojo por la pandemia".

Te puede interesar: Predial en Mérida, con fuerte incremento este 2022