CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— La defensa de la autonomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más grande de América Latina, será “una prioridad y un compromiso ineludible” durante la gestión como rector de la institución de Leonardo Lomelí Vanegas, quien ayer viernes asumió en el cargo para el período 2023-2027.

Además, llamó a los universitarios a “tomar conciencia de la gravedad de los problemas políticos, económicos, sociales y ambientales que enfrenta la humanidad y asumir el compromiso de avanzar, desde la universidad, en la generación de alternativas de desarrollo socialmente incluyente y ambientalmente sustentable”.

“La autonomía es una condición necesaria para que las instituciones académicas podamos formar profesionales críticos y comprometidos con la solución de los problemas que aquejan a México y al mundo, para que la investigación se realice sin restricciones temáticas o metodológicas y para que la difusión cultural se pueda desarrollar sin cortapisas ideológicas”, dijo Lomelí Vanegas en su primer mensaje como rector de la UNAM.

El economista e historiador, quien se convirtió en el rector número 35, recordó que en la UNAM “confluyen todas las clases sociales y las ideologías” y que “en esa pluralidad reside gran parte de su fortaleza”.

Crícitas desde el poder a la UNAM

La llegada de Lomelí Vanegas a la rectoría de la UNAM ocurre antes de las elecciones presidenciales de 2024 y en una etapa en la que las críticas del presidente Andrés Manuel López Obrador han arreciado contra la institución, a la que señala de volverse “elitista”.

Además, el nuevo rector se pronunció por una Universidad “más incluyente e igualitaria”, por lo que refrendó el compromiso institucional con la igualdad de género, por dar continuidad al programa de renovación de la planta académica y atender la problemática del personal de asignatura.

En su mensaje, Lomelí Vanegas reconoció que asume la rectoría “en una época de constantes cambios y de grandes retos”.

Sin embargo, dijo que el malestar con la forma en la que se ha gestionado la globalización económica en las últimas décadas y sus costos sociales, también “han generado un cuestionamiento a la ciencia y un desencanto con la política que se traduce en actitudes extremistas”.

También reconoció que, como universidad pública, “la UNAM es un importante canal de movilidad social, y que al mismo tiempo enfrenta el reto de atender al mayor número posible de estudiantes y generar las mejores condiciones para que puedan aprovechar la oportunidad de acceder a la educación superior”.

Lee también: Quién es Leonardo Lomelí Vanegas, nuevo rector de la UNAM