in

25 años de autonomía

Pie de foto

Evalúan objetivos y la evolución del Banco de México

CIUDAD DE MÉXICO.— Durante los últimos 40 años se demostró que la autonomía de los bancos centrales generó mayor eficiencia en el cumplimiento de su objetivo, que es mantener la estabilidad de precios, en lo cual México no es la excepción.

En los años previos a la autonomía de Banco de México (Banxico), la inflación promedio de 1970 a 1994 fue de 38 por ciento, posteriormente de abril de 1994 y la fecha, la variación de los precios fue de 8.6 por ciento.

En el marco del Seminario del 25 Aniversario de Banxico, organizado por la Facultad de Economía de la UNAM, Jonathan Heath, subgobernador del banco central, señaló la importancia de asignarle a la institución la prioridad de combatir la inflación.

Explicó que el funcionamiento actual de banco mexicano está sostenido por tres pilares: el primero, en la autonomía del ejercicio de sus funciones y en su gestión; el segundo, en procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional fortaleciendo con ello la rectoría del desarrollo nacional que corresponde al Estado, y el tercer pilar, que es una ventaja del banco frente a otras instituciones, es que tiene autonomía en el manejo de su presupuesto.

Con respecto a su objetivo prioritario, que es la estabilidad de precios, el subgobernador refiere que no se trata de un mandato único ya que también se tiene la responsabilidad de contribuir en el crecimiento.

“Banxico no tiene un mandato único; es más si vemos bien el artículo 28 de la Constitución, donde se habla de que su objetivo prioritario será procurar el poder adquisitivo, dice que con eso se va a poder fortalecer el desarrollo nacional que corresponde al Estado y en el artículo 25, que explica qué es el desarrollo nacional que le corresponde al Estado, lo define como el fomento económico y el empleo, entonces de una forma y otra, o indirectamente, hay una cierta responsabilidad para contribuir en el crecimiento económico del país”, señala.

Heath agregó que la mejor forma en que una política monetaria pueda contribuir al crecimiento económico nacional es creando un ambiente de estabilidad, en el cual haya certidumbre para los inversionistas y el poder adquisitivo.

Entorno complicado

El subgobernador recordó que el año donde se estableció la autonomía del banco central fue muy complicado por el contexto político y económico que vivía el país.

“1994 fue un año muy singular, entró en vigor el Tlcan, inició el conflicto armado en Chiapas, ha mediados de febrero en Estados Unidos inicia un ciclo al alza en sus tasas de interés, lo cual empieza a dar un giro en los flujos de capital, nueve días antes de que empieza la autonomía asesinan al candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, el banco empieza en medio de una crisis” Es en esta época cuando se viene la famosa devaluación de diciembre, cuando ya el Banco de México no tiene de otra que dejar una libre flotación”, recuerda.

Indicó que cuando se hizo el anuncio de la libre flotación, el 22 de diciembre, no estaba pensando en que fuera permanente sino que duraría un par de meses, sin embargo, los primeros meses de 1995 fueron caóticos, en marzo el tipo de cambio ya estaba en 8 pesos a diferencia de los 3 pesos en que había estado un año antes, se pidió un “jumbo” préstamo de 52,000 millones de dólares y a partir de ahí fue que se trató de estabilizar a la moneda mexicana y bajar la inflación que estaba en 52%.

“La autonomía después de seis años muy difíciles empezó a producir resultados, se logró bajar la inflación de 38% promedio (antes del 1994) a 8.6%”, indica.

Sobre la evolución de los tipos de interés, Heath explicó por qué han ido de la mano de la Reserva Federal de Estados Unidos.

“Cuando Estados Unidos empezó a aumentar, México también aumentó; somos un país con mucha interacción con dicha nación, no podemos manejar una política monetaria ignorando la de nuestro vecino del norte, por lo tanto la postura monetaria es relativa”, expuso el subgobernador.— El economista

El subgobernador justificó el actual nivel de las tasas de México: “Si vemos una inflación cerca del objetivo de 3% y por otra parte una economía estancada creciendo cerca de 0%, es difícil justificar el hecho de que se tiene una postura de tasa elevada y esto tiene que ver con la incertidumbre que se ha vivido en el país, aunado con al gasolinazo que hizo que la inflación se elevara”.

Refirió que si no se tuviera una política monetaria relativamente restrictiva, se habría devaluado más el peso, generando más inflación y no estarían contribuyendo a un ambiente de estabilidad.

 

Sujeto le toca los glúteos a joven en calles del centro; policía lo arresta