in ,

“Alerta roja” en Cancún

Vista de una playa vacía de Cancún antes de la llegada del huracán “Delta”. A la izquierda

Largas filas en los supermercados y en las gasolineras

CANCÚN (El Universal).— Supermercados atiborrados de personas que buscaban abastecerse de víveres, largas filas de autos en gasolineras, gente con garrafones en mano y de tienda en tienda para surtirse de agua potable, y gente tapiando ventanas de comercios y casas, esas eran las escenas que se vivían en esta ciudad, horas antes de que el huracán “Delta” tocara tierra.

En poco más de 24 horas, el fenómeno meteorológico evolucionó de tormenta tropical a huracán categoría 4 “extremadamente peligroso”, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El martes por la mañana se desalojó la isla de Holbox, mientras que en la zona hotelera, unos 35 mil turistas, de los 49 mil 900 alojados en la zona norte de Quintana Roo debieron ser desalojados, informó la Secretaría Estatal de Turismo.

La titular de la dependencia, Marisol Vanegas, explicó que 11 centros de hospedaje certificados como auto-refugio mantendrán a sus huéspedes, mientras que otros 30 mil debían ser trasladados a refugios, uno de los cuales fue instalado en el Centro de Convenciones de Punta Cancún. La alcaldesa de Cancún, Mara Lezama, dijo que existen 67 refugios habilitados, con capacidad para 16 mil 680 personas, incluido uno para personas con mascotas, y anunció que se desalojó a los habitantes de las zonas bajas de la ciudad.

 

La vacuna, a finales de año, dice la OMS

Repudian grupos cívicos iniciativas de tres senadoras