in

Anulan suspensión

Un militar da el “banderazo” de inicio de los estudios técnicos en Santa Lucía

Se abre la puerta para fallos a favor de Santa Lucía

CIUDAD DE MÉXICO (EFE, Notimex y El Universal).— Un juez anuló una de las suspensiones que impiden la construcción del nuevo aeropuerto de México en la base aérea militar de Santa Lucía, uno de los proyectos insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, informó ayer el Poder Judicial.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) publicó la resolución adoptada el lunes por el Juzgado Quinto de Distrito en Materia Administrativa del Primer Circuito, con sede en Ciudad de México, contra la suspensión judicial otorgada previamente por otro tribunal.

El Juzgado Quinto consideró “procedente y fundada la solicitud de modificación o revocación de la suspensión definitiva” hecha por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que argumentó que la detención de las obras daña el “interés nacional” al considerar que la base aérea es una “instalación estratégica”.

Por tanto, el juzgado revocó y negó la suspensión otorgada inicialmente al Despacho de Investigación y Litigio Estratégico, una de las agrupaciones civiles que promovieron más de 140 amparos contra la obra, argumentando la omisión de realizar evaluación de impacto social del nuevo aeropuerto.

Hasta ahora los tribunales han otorgado cuando menos nueve suspensiones, pero la resolución del Juzgado Quinto —que aún puede ser apelada— abre el camino para revocarlas.

El presidente López Obrador ha denunciado un “sabotaje legal” por parte de “corruptos” en contra del proyecto de Santa Lucía.

Ayer en su conferencia matutina, el mandatario expresó su expectativa de que “lo más pronto posible se resuelva lo de los amparos para que podamos construir el aeropuerto en Santa Lucía”.

“Y estoy seguro que una vez que se resuelva lo de los amparos va a iniciar el trabajo. Ya están todos los proyectos y vamos a avanzar mucho y vamos a cumplir con el compromiso de que en (el año) 2021 esté construido el nuevo aeropuerto”, añadió.

Tras el nuevo fallo y las declaraciones del presidente, el grupo #NoMásDerroches, que representa a más de una decena de asociaciones civiles y empresariales, pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atraer el caso al acusar al Gobierno Federal de “presionar” y “lastimar la independencia” del Poder Judicial.

El colectivo consideró que la Suprema Corte debe determinar si se suspende el inicio de obras públicas cuando “no cumplen con los requisitos legales” y si es permisible “el peligroso precedente de privilegiar la ‘seguridad nacional’ en obras públicas” cuando afecten el derecho a la vida y a un medio ambiente sano.

“Hay mucho en juego, tanto en el ámbito del desarrollo económico como en la construcción de un verdadero Estado de Derecho para nuestro país. Es por eso que debe ser la Suprema Corte la que decida este trascendental asunto”, argumentó la agrupación.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos, lamentó la revocación de la suspensión definitiva sobre el caso del aeropuerto en Santa Lucía, porque la obra “está condenada a ser un ‘elefante blanco’ en pocos años.

El dirigente del organismo que representa al sector industrial consideró que en esa decisión debería haber sensatez para corregir el camino antes de desperdiciar más recursos económicos.

“No tiene ningún sentido estar generando una austeridad férrea e incluso recortando puestos de trabajo, si el dinero se va invertir en un agujero negro que no va tener ninguna utilidad”, manifestó en rueda de prensa.

Castellanos Férez insistió en que el proyecto de Santa Lucía carece del aval de las autoridades especialistas en la materia.

Consideró que en el país existen obras necesarias para impulsar el desarrollo, como el corredor interoceánico, y otras de “cuestión ideológica”, como la de la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

De ahí que las obras de infraestructura deben basarse en proyectos sólidos y bien planeados como los hacen algunas naciones, entre ellas Singapur o China, y no en “quimeras o buenos deseos” que al final de cuentas sean paliativos, como el caso de Santa Lucía, añadió.

Rechazo al NAIM

En la conferencia matutina del Presidente, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú afirmó que sería una “barbaridad” preservar las obras que se llegaron a realizar en lo que sería el Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco (NAIM).

El funcionario destacó que las obras construidas son “prácticamente nada” y que se han ido hundiendo varios centímetros desde que se detuvo el proyecto. “Si desde lo legal hay un proceso para conservarlo, desde la ingeniería no tiene ninguna razón”, apuntó.

“Desde un punto de vista legal hay un amparo que se preserven las obras porque existe la idea de que a lo mejor un día alguien decide volver a hacer el aeropuerto de Texcoco, cada día hay más información, datos y constancias de que eso no debió haber sido nunca construido. Eso ya se ha hundido, desde que se paró, varios centímetros hoy. Está instrumentado. Es una barbaridad, si legalmente tiene algún juicio, ingenierilmente no tiene ninguna razón”, dijo el funcionario.

Jiménez Espriú dijo que lo que se ha construido son unos fonibles para la estructura del techo, la cimentación, el apisonado, de lo que serían las pistas y la plataforma que representó, “una cantidad enorme de gasto, concreto y pilotes”.

“Todo está enterrado. Eso no se puede preservar así por las propias condiciones del terreno. Es un terreno que se hunde, que sube, baja y se mueve diferencialmente. Eso se tiene que mantener con un peso para que no se suba o para que no se hunda. La conservación de eso es una barbaridad, no sirve para nada”.

“Pronto habrá ahorros”

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que entre más pronto se resuelvan los amparos respecto al aeropuerto en Santa Lucía, más pronto se procederá con este proyecto que permitirá un ahorro de más de 100 mil millones de pesos.

Cumplirán compromiso

Dijo que el objetivo es trabajar lo más pronto posible para asegurarse de que las obras no causen el mayor daño y se cumpla con el compromiso de que en 2021 esté construido el nuevo aeropuerto.

Proyecto al despeñadero

“México se salvó de terminar con un proyecto que lo conduciría a un despeñadero, toda vez que se trataba de una obra estimada en 300 mil millones de pesos, mientras que con Santa Lucía se reduce a la mitad”, afirmó.

Vocación natural

En cuanto a la observación de que se tienen que preservar las obras hechas en Texcoco, señaló que “lo mejor para mantener esa zona es que se le dé su vocación natural, que sea lago como lo ha sido por siglos”.

Justin y Hailey Bieber presumen fotos muy románticas de su boda