in ,

Anuncian boicot a Chichén Itzá las agencias de viajes de Q. Roo

Turistas en Chichén Itzá

CANCÚN (Infoqroo).— La protesta contra las zonas arqueológicas de Yucatán, en particular Chichén Itzá, no es una cuestión de precios, sino de servicios, de modo que desde hoy, salvo las ventas ya contratadas, no enviaremos turistas a ese sitio arqueológico, anunció Sergio González Rubiera, presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) en Cancún.

La medida, explicó, se aplicará en tanto no se logre un trato favorable y ahora promoverán con mayor intensidad los sitios de Quintana Roo, particularmente Tulum y Cobá.

Te puede interesar: “Un abuso” el alza a las tarifas de acceso a Chichén Itzá

“Pedimos una prórroga de seis meses para el cobro (en Chichén Itzá) y que después el incremento sea gradual, no de un día para otro”.

“Al mismo tiempo, pedimos que se defina un calendario con fechas de avance y algunos criterios de medición de las mejoras y, sobre todo, de la reubicación de los vendedores ambulantes que trabajan dentro de la zona arqueológica, cuyo número se acerca a mil”, afirmó González Rubiera.

“Eso es lo deseable. El asunto no se resuelve elevando el precio de las excursiones que se venden a los turistas”, agregó.

Te puede interesar: El alza a tarifas en Chichén Itzá traería beneficios

El entrevistado señaló que durante muchos años han solicitado a las autoridades de Yucatán la reubicación de los vendedores ambulantes que laboran en el sitio arqueológico, quienes generan mala imagen, acosan a los turistas “y venden de todo, pues sabemos de buena fuente que no solo ofrecen artesanías”.

“Una mafia” en la zona arqueológica

Sergio González Rubiera, presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) en Cancún (Foto de Infoqroo)
Sergio González Rubiera, presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) en Cancún (Foto de Infoqroo)

“Se habla de toda una mafia allá adentro, con la cual colaboran los custodios del INAH, quienes les permiten estar ahí mediante el pago de una cuota. Es un negocio ilícito impresionante. Lo hemos denunciado por décadas y no los quitan”, insistió el entrevistado.

González Rubiera señaló que además se afronta la carencia de servicios del Patronato de Servicios Turísticos y Culturales (Cultur), “al que también hemos solicitado reiteradamente el mejoramiento de las instalaciones, de los baños, que se agilice el acceso, que haya una taquilla preferente para quienes generan mayor volumen y, en general, que se mejore el sitio arqueológico”.

“A cambio de eso nos duplican la tarifa, lo que es incongruente”, expresó

“También se debe mejorar la ‘zona de influencia’ de Chichén Itzá, en particular la población de Pisté, que está en el abandono y debería ser un pueblo bonito, mágico, donde la gente se quede más tiempo y derrame más dinero para los habitantes”, continuó.

Según dijo, las agencias de viajes de Cancún, Riviera Maya y Cozumel aportan a Chichén Itzá el 70% de sus visitantes, que son más de 2 millones cada año.

Lo que esperan de las autoridades

En consecuencia, prosiguió, lo menos que esperarían es que directivos de Cultur se sienten con la AMAV a platicar, expusieran sus planes para mejorar el sitio arqueológico y se mostraran dispuestos a llegar a un acuerdo.

“Por otra parte, si tienes un negocio y un cliente que te genera el 70% de las ventas y tienes que elevar precios, lo primero que haces es hablar con ese cliente que es casi tu socio y ver juntos cómo resolver el problema. Aquí nos aumentaron el precio de un día para otro a cambio de nada”.

Opinión sobre el servicio de Uber

Al hablar de otro asunto, reiteró que las agencias de viajes están a favor de la libertad de turistas y ciudadanos para elegir su medio de transporte.

Uber podría representar competencia para nuestros asociados, pero somos congruentes y le damos la bienvenida. Es el colmo que una ciudad como Cancún no tenga ese servicio, que ya se presta en muchas ciudades del país y del mundo”, expresó.

Plan Digital para combatir la corrupción en la CDMX

BREXIT

Theresa May intenta por última vez conseguir apoyo para el Brexit