in

Muere combativo dirigente campesino campechano

El dirigente campesino Luis Antonio Che Cu, líder del Frente Campesino Independiente “Emiliano Zapata”, falleció hoy sábado en Campeche.- Foto de Martín Acosta

CAMPECHE.- El sempiterno dirigente campesino Luis Antonio Che Cu, líder del Frente Campesino Independiente “Emiliano Zapata” (Freciez) falleció la madrugada de hoy sábado 15 de agosto en un hospital de la capital campechana.

El dirigente fue víctima de Covid-19 que, según datos no confirmados, habría cobrado también la vida de dos de sus familiares cercanos.

Che Cu, fue hospitalizado hace varios días por las complicaciones que le generó contagiarse del virus, y tras casi 12 días de permanecer ingresado y auxiliado con respirador volumétrico perdió la vida al amanecer de hoy.

Trayectoria

De carácter recio, pero trato amable con los campesinos y representante de los medios de comunicación, Che Cu dejó huella en la vida política al convertirse en 2015 en el primer candidato independiente o ciudadano la gubernatura de Campeche. El registro fue aprobado por el pleno del Consejo General del Instituto Electoral del Estado.

Se caracterizó por su defensa a la cultura maya y fue de los principales promotores del fomento y reconocimiento de los artesanos, además de su insistencia para que Jacinto Canek, originario de Lerma, fuera resaltado para conocimiento de las nuevas generaciones.

Extrabajador de la desaparecida Secretaría de la Reforma Agraria, Che Cu comenzó un movimiento campesino que lo llevó a radicar varios años a la zona sur del estado, concretamente en la región de Candelaria.

Ahí emprendió una lucha para la asignación de tierras en favor de los campesinos de esa zona en terrenos nacionales que fueron desplazados y desalojados de las ampliaciones forestales de ejidos como Pomuch y Champotón.

Cárcel y amenazas

Los movimientos que encabezó lo llevaron en varias ocasiones a la cárcel y en el sexenio del gobernador Jorge Salomón Azar García estuvo a punto de ser quemado vivo en la comunidad de Pomuch, donde fue atado en un árbol en la plaza comunitaria, pero fue rescatado por agentes de la Policía Estatal.

Luis Antonio fue constante en sus denuncias de tráfico de madera, de armas, drogas, indocumentados y del narcotráfico en la zona sur del país, colindante con Guatemala y llevó esa queja hasta la Secretaría de Gobernación para exigir la atención, que él consideró como un grave problema de seguridad nacional.

Incómodo para funcionarios

Sus manifestaciones de protesta fueron incómodas para algunos funcionarios y gobernantes y satanizados en diversos medios de comunicación, lo que indujo a la animadversión de un sector de la población.

Sin embargo, siguió en la defensa de las comunidades indígenas y logró que tras varios años de lucha por fin se permitiera a los artesanos independientes del Camino Real exponer, por temporadas, sus productos en el principal espacio público de la capital campechana: la Plaza Principal.- Martín Enrique Acosta Pacheco.

Realizan rosario móvil en los hospitales de Mérida

El llanto de Vidal, tras el sexto gol al Barcelona