in ,

“Policías bajo la lupa”

Un policía detiene a un manifestante durante una protesta en Chile

Presenta Amnistía Internacional un informe regional

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Amnistía Internacional (AI) divulgó ayer un informe sobre las violaciones a derechos humanos en América Latina por parte de policías, y consideró que para poner fin a la impunidad se debe atender frontalmente este problema “estructural” y en conjunto con la ciudadanía.

“Nuestras investigaciones en Latinoamérica y el Caribe, a lo largo de varios años, demuestran que, en esa región, la comisión de violaciones de derechos humanos por la policía es la norma, no la excepción”, declaró Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, y recoge un comunicado.

El informe lleva por nombre “Policías bajo la lupa: Cinco claves para la supervisión y la rendición de cuentas de la policía en las Américas”, y resume las conclusiones de una conferencia regional virtual celebrada en enero de 2021 y auspiciada por Open Society Foundation (OSF) y AI, entre otras instituciones.

Amnistía indicó que “si de verdad quieren poner fin a la impunidad imperante”, las autoridades de la región deben “abordar” el problema en los cuerpos policiales de forma “estructural” y aplicando protocolos de investigación, “sometiendo a escrutinio la actuación de los altos mandos y trabajando con la sociedad civil”.

Cinco claves

El informe señala cinco puntos clave para poner fin a la impunidad y los abusos cometidos por la policía.

En primer lugar, AI insta a introducir mecanismos independientes y efectivos de supervisión y rendición de cuentas de la policía.

En segundo, pide reconocer y fortalecer el crucial papel de las organizaciones de la sociedad civil y de los grupos de víctimas en los sistemas de supervisión y rendición de cuentas de la policía.

Como tercer punto, señala que se debe garantizar que las posibles muertes a manos de la policía se investiguen de conformidad con el Protocolo de Minnesota.

En cuarto, ve necesario abordar la violencia policial ilegítima como problema estructural.

El quinto punto es “establecer con claridad” en las leyes y normas la responsabilidad de los mandos y demás superiores en la violencia policial “ilegítima”.

“Ninguna de estas recomendaciones puede ser eficaz por sí sola. Sin embargo, todas ellas juntas, sumadas a la abundante determinación y experiencia que existe en Latinoamérica y el Caribe, pueden configurar una sólida hoja de ruta hacia una actuación policial efectiva, que rinda cuentas y que proteja los derechos humanos”, dijo Guevara Rosas.

 

Manifestantes Fuerza de disuasión

Más datos del informe “Policías bajo la lupa...”, de Amnistía Internacional.

Uso ilícito

En los últimos años, Amnistía ha documentado el uso policial ilícito de la fuerza para disuadir y dispersar a manifestantes en países tales como Chile, Colombia, Honduras y Venezuela.

Pandemia

“Asimismo, se ha constatado el uso ilegítimo de la fuerza en operaciones policiales para hacer cumplir las restricciones impuestas para frenar la propagación de la pandemia del Covid-19 y para controlar la delincuencia”, apuntó. Todo ello, destacó la ONG, impregnado de impunidad.

“Condena a muerte”

Así, en lugares como Río de Janeiro, la policía “es con frecuencia una ley en sí misma, que investiga, detiene y condena a muerte”. Mientras que El Salvador “se distingue por registrar no solo la tasa de homicidios más alta del mundo, sino también la tasa más alta de homicidios cometidos por la policía”.

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Escrito por Agencia EFE

La Agencia EFE es una empresa informativa multimedia con una red de periodistas mundial, donde más de 1100 profesionales de 60 nacionalidades trabajan 24 horas al día desde más de 180 ciudades de 120 países y con cinco mesas de edición, distribuidas en Madrid, Bogotá, El Cairo (árabe), São Paulo (portugués) y Bangkok, para ofrecer sus productos a clientes en los cinco continentes.

Agreden a un sujeto en Ticul

Enfrentamiento entre vándalos deja un hombre gravemente herido

Música para la juventud