in

Tala ilegal de árboles en CDMX; empresa “rompió” trato con autoridades

CIUDAD DE MÉXICO.—El sábado pasado, personal de una empresa cerca de 60 árboles de la calle Real de Mayorazgo, en la alcaldía Benito Juárez

Por esta acción se arrestaron a nueve personas y decomisaron vehículos que portaban de forma indebida logos del Gobierno de la Ciudad de México.

Las personas detenidas son empleados de la empresa Mítikah, que por lo hechos podría hacerse acreedora a una sanción de entre siete millones y 50 millones de pesos, así como la revocación de un Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) que tenía, por el derribo arbitrario de los árboles

Desorden de administración anterior

Este lunes, Mariana Robles, secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México, explicó que dicha irregularidad es el resultado de un desorden proveniente de la administración anterior.

Manifestó su preocupación por el hecho de que en esta obra se tenía una mesa de diálogo con la empresa para ir avanzando en las labores; sin embargo, con esta acción se rompió el protocolo que se estaba llevando a cabo y que implicaba la tala de árboles con un permiso condicionado.

Proyectos desde 2009

Al dar los pormenores de los hechos, la directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), Andrée Lilián Guigue Pérez, dijo que la empresa Mítikah lleva a cabo diversas obras como parte de este proyecto desde 2009.

En el caso particular del deprimido que se pretendía construir en la calle de Real de Mayorazgo, desde avenida Universidad, explicó que se contaba con un Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) para utilizar un espacio público y en el cual se incluía el derribo de árboles.

En ese sentido, reveló que se encontró un documento con fecha del 15 de noviembre de 2018 y que señalaba que tras una evaluación, se requería de la tala de 80 árboles por considerarse que impedían la ejecución de parte del proyecto.

Rompieron el trato

Por lo mismo, se otorgaba el permiso condicionado temporal para llevar acabo dicha acción, “siempre y cuando se contara con el visto bueno de la Semovi y la Secretaría de Seguridad Pública en ese entonces”.

Sin embargo, la empresa procedió a la tala sin el respectivo ni el visto bueno, lo que implicó la ruptura del diálogo que mantenía con la actual administración para la continuidad de esa obra.

Como resultado de ello, se derribaron 54 árboles y se afectó siete trasplantes, por lo que se están llevando a cabo los análisis para determinar la sanción económica, así como la revocación del PATR, y la posible detención de los responsables.

Roberto Palazuelos ofrece “abogados picudos” a Pablo Lyle

Árbol cae sobre una mujer en Tzucacab