in ,

Compromiso y Transparencia abre su primera oficina en México

19 Marzo 2019 LOCAL.- Yucatán Country Club: conferencia "Perspectivas políticas y sociales México 18/24" por Agustín Llamas Mendoza, director del Centro de Investigación en Empresa y Sociedad (CIES). Foto Jose Avila.

La Fundación Compromiso y Transparencia abrió su primera oficina de representación en América Latina, en la Ciudad de México, la cual será encabezada por Agustín Llamas Mendoza.

“México reúne muchas condiciones que justifican esta decisión. Se trata de un país con un sector empresarial muy desarrollado, que desde hace años cuenta con instituciones, como el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), que promueven la filantropía y las prácticas responsables en las empresas y el desarrollo. También es un país preocupado por fortalecer la credibilidad de sus instituciones, públicas y privadas, y luchar contra la corrupción”, dijo el fundador y director, Javier Martín Cavanna.

“Es decir, existe un campo abonado para que la Fundación pueda desarrollar su misión de impulsar la transparencia, el buen gobierno y el compromiso social de las instituciones”, continúa.

“Creemos que la Fundación puede ayudar tanto al sector social como al sector lucrativo, nunca dejando de lado al gubernamental, a mejorar sus procesos de transparencia, rendición de cuentas y sustentabilidad”, dijo en entrevista con la revista Compromiso Empresarial.

Agustín Llamas, a la cabeza

“Además de estas razones, hemos tenido la suerte de encontrar un estupendo embajador. Agustín Llamas, conoce como nadie la realidad empresarial y política mexicana”, afirma Martín Cavanna.  

Profesor de entorno político y social de Ipade, la principal escuela de negocios del país, Llamas ha sido director del Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional (CEGI), y consultor de numerosas empresas. Es, además, un conocido articulista y escritor.

Imagen de la nueva cinta de Disney, de Mulan

Zona Play: Mulan recibe buenas críticas

Theresa May

Trump dice que el embajador británico en EE.UU. no sirve bien a su país