in

Construcción de vivienda, al alza

Un obrero prepara cemento en la construcción de un fraccionamiento. El sector de la vivienda se recuperó

Nuevos proyectos aumentaron 12% de enero a agosto

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Después del complicado año que fue 2020 para la industria de la construcción de vivienda, de enero a agosto los nuevos proyectos son 12% superiores a los que se registraron durante el mismo periodo del año anterior.

Gonzalo Méndez, presidente nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), detalló que hasta agosto de este año, se registraron 109 mil proyectos de vivienda en desarrollo ante el Registro Único de Vivienda.

“La industria de la construcción ha entendido muy bien la necesidad de la gente de adquirir una vivienda adecuada donde todos puedan salvaguardar su patrimonio, su persona y a sus familias. Ha habido mucha comunicación con la banca de desarrollo para que no deje de haber recursos para la construcción de nuevos proyectos. Las tasas de interés a un sólo dígito, que son históricamente las más económicas, son una gran alternativa para adquirir un patrimonio”, dijo Méndez Dávalos, durante su participación en el foro Encuentro Líderes de la Industria.

El presidente de la Canadevi comentó que el año pasado se perdió 1.9% del mercado de vivienda, ya que no salieron a la venta.

Señaló que la estrategia para superar este efecto de la pandemia fue coordinarse con el Infonavit y el Fovissste para que los derechohabientes que estaban a punto de adquirir una vivienda antes de la cerisis sanitaria, no se desperfilan y no perdieran su capacidad de crédito.

“Se conversó con el Infonavit para que los que estuvieran a punto de adquirir una vivienda mantuvieran el nivel de cotización previo a la contingencia sanitaria”, indicó el directivo.

Por su parte, Jesús Orozco de la Fuente, director general de Tinsa, expuso que la resiliencia del sector se debe a que las personas con capacidad para adquirir vivienda media, con un precio que va de los 530 mil a 1.9 millones de pesos, ya representan entre 57 y 58% de las ventas.

"Son viviendas que los desarrolladores pueden construir en un suelo adecuado para tener la rentabilidad que necesitan las empresas y en ese segmento de la población, el nivel de ingresos de los trabajadores se vio fortalecido porque fueron menos vulnerables a la pérdida de empleo", explicó.

Por el contrario, la venta de vivienda con valores menores a los 530 mil pesos representan apenas 35% de las colocaciones del sector. Los desarrolladores de vivienda están conscientes de que la vivienda media y residencial tiene una fuerte demanda, pero también existe un rezago en la construcción de vivienda social, de la cual se están edificando apenas 20% del número de viviendas de este segmento que se construían en 2015.

En cuanto a precios, Tinsa destacó que se han mantenido pese al incremento de varios insumos como el acero y el cemento.

 

Harán “un replanteamiento” sobre las mascotas

Actualización de la Iniciativa Mérida