in

Cuidarse depende de cada persona

Una persona toma fotos durante un recorrido por el Zócalo capitalino

Capitalinos salen a pesar del nivel alto de contagios

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Capitalinos que visitan el Centro Histórico en medio del semáforo rojo ven con buenos ojos la apertura de negocios no esenciales en el primer cuadro, pero aseguraron que dependerá de las personas si se cuidan o no para evitar contagios de Covid-19.

Aunque el semáforo rojo continúa por una semana más, el gobierno capitalino permitirá que cuatro actividades puedan reabrir, como papelerías, artículos de cocina, ópticas y tiendas de acabados.

En un recorrido por la zona se observó cómo, a pesar del arribo de capitalinos, las actividades no están del todo abiertas, sobre todo las comerciales, pues en su mayoría los negocios siguen con las cortinas abajo.

Algunos locales ubicados en la calle 16 de Septiembre operan con las cortinas metálicas abajo, con una puerta abierta y con trabajadores afuera para captar clientes, como las tiendas de fragancias o perfumes.

Aunque se espera que en febrero puedan abrir otros negocios, como tiendas de ropa en plazas comerciales, en el primer cuadro de la Ciudad algunos de estos giros continúan sus ventas, o trabajadores acuden para revisar la mercancía.

“Que los restaurantes hayan sacado sus mesas le da más vida al Centro”, dijo una de las visitantes, quien acudió el mediodía de ayer a visitar las ópticas de Tacuba, quienes durante la contingencia han desplegado a sus trabajadores por diferentes calles de la colonia Centro para llevar clientes.

Otras personas refirieron: "Es muy difícil que las actividades puedan seguir detenidas, a muchos nos están afectando, incluso si queremos venir a comprar algo, todo está cerrado. Ahora sí que dependerá de uno si se cuida o no". Para la señora Martina, la apertura debe ser gradual, como lo ha anunciado el gobierno local, pero dijo que "los bares y antros aún tienen que esperar, si no esto no se va a detener".

 

Gallos, por el invicto puma